A propósito del centrismo (I)

Por: Miguel Alejandro Hayes Martínez

Cuando ocurrió el boom del debate acerca del centrismo, aún no me encontraba inmerso en escribir y colaborar en un blog. Prefería mantenerme al margen de ese asunto y solo compartir el tema con algunos amigos y compañeros a nivel de pasillo. Sin embargo hoy, no puede evitar exponer parte  de las ideas surgidas en esos días.

Sé que muchas veces los revolucionarios nos dejamos llevar por la efervescencia del momento, y en eso (y ya lo hemos vivido) cometemos actos que sentimentalmente después nos arrepentimos. ¿Hemos asumido con la suficiente seriedad (teórica y política) esa cuestión del centrismo?  Como creo que hacerlo es importante, hacia eso vamos.

Me maravilla cómo los que dicen ser marxistas (como si fuera un adjetivo liberador) hacen renuncia de lo que el marxismo puede aportar como herramienta. ¿Acaso arremeter contra un fenómeno con un libro que lo condena como parte de una campaña  es algo marxista? ¿Qué se busca con esto, que los que puedan sumarse no lo hagan porque entendieron que es malo, o que los que son centristas dejen de serlo?

Comprendo el valor informativo que la publicación pudo tener, pero es solo eso, un texto informativo, y sin ofender, está más cerca de la mayéutica que de la dialéctica.  Este es a veces positivista (cuando lo necesita), a veces normativo (cuando lo necesita).

Sin hacer leña de este árbol (tema) no caído pero si  viejo, ¿dónde quedó la lucha de clases? ¿Qué pasa con explicar las condiciones de vida y de reproducción (sentido hegeliano) que generaron el fenómeno? Será que la ciencia social sólo se usa para criticar lo que está fuera de las fronteras y con lo que ocurre a dentro solo se utiliza el  ´´me sigues la corriente o eres mi enemigo´´? Pero yo sí creo en la ciencia social que hemos construido…

Lo primero es que si el centrismo, activó censores en el país, es que en términos numéricos ya es importante. Imagino que no se lanzará toda una campaña contra algo que lo que tenga sea ´´3 gatos´´. Así que sus dimensiones nos permiten decir que no es un fenómeno fortuito, casual, sino que es algo condicionado. Si son esos 3 gatos, se puede considerar aleatoriedad (3 gotas no son océano), pero si es grande es de preocuparse, hay causalidad.

Lo anterior quiere decir que hay determinadas condiciones sociales (sostenidas o en ascenso) que lo están generando. Digo sostenidas, porque si un día me pisan en la guagua un pie, me limpio y ya, pero si me ocurre todos los días, posiblemente le  haga desprecio a la ruta. Por eso digo, que si existe el fenómeno, es porque sus causas duran lo suficiente como para que este exista. Lo cual nos lleva a otra conclusión, y es que lo que sea que genera el centrismo se reproduce (porque dura en el tiempo) en nuestra sociedad.

Sé que hasta aquí los resultados  no son las más alentadoras, pero ¿qué se pretende que pase con el centrismo y que se oculta al no llegar a explicar las condiciones de nuestra sociedad que lo generan? ¿Acaso explicarlo así sería aceptar determinadas formas de realidad social  que determinados grupos no les conviene aceptar su existencia? ¿Realmente se quiere combatir al centrismo o solo crear una imagen de desprestigio alrededor de este?

Reconozco que son muchas preguntas, pero no puedo dejar de hacérmelas al ver la manera en que ha sido tratado el tema. Si de verdad preocupa, hay que pensar hasta encontrar la raíz del problema.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.