Sobre la cuestión coreana (I)

Por: Joel Ernesto Marill Domenech

En este post aplicaré las engañosas estadísticas que tanto disfrutan  usas los politólogos occidentales para exponer un punto que tendrá continuidad en próximas publicaciones. Todos los datos que utilizaré son tomados de instituciones internacionales, por lo que son de muy fácil su comprobación para cualquier interesado.

Corea del Norte es un país pequeño, de tan solo 120 538 Km2, ocupando el lugar 99 a escala planetaria. Para que se tenga una idea, solo 11 000 Kmmás grande que Cuba .Es también un país de población reducida, si tenemos en cuenta sus vecinos como China, Japón, la India o Vietnam, pero mantiene la altísima densidad poblacional de los países asiático, rondando los 25 millones de habitantes.

Casi el mismo territorio que Cuba, tiene quedar  alimento para 14 millones más de habitantes. A todo eso súmele que las tierras cubanas al lado de las de Corea del Norte son extremadamente fértiles, pues aunque las nuestras no son de las mejores del mundo, en Norcorea son de bajísima calidad en casi todo su territorio nacional, son infértiles por su composición química de base (esto está reconocido numerosos los organismos internacionales) y la fertilización y mejoramiento de cara a la siembra conlleva un costo agregado que lo haría irrentable en cualquier lugar del mundo.

El Producto Interno Bruto nominal o PIB nominal (del que tanto gusta hablar en Cuba en la actualidad) de Corea del Norte según  La CIA World Factbook[1] (1) era de 28 000 millones (lugar 91 a nivel mundial) en el año 2013. Pero como esto a la mayoría no nos dice mucho, solo para ponernos en contexto. Se debe recordar que el PIB de Cuba (aún con una difícil estimación por las complicaciones que trae calcularlo con la incidencia de la multiplicidad cambiaria) ronda los 80 000 millones (2) (casi el triple), con una entrada de remesas entre 2000 millones a 3000 millones anuales, cantidad que equivale al 10% del PIB de Corea del Norte.

Para que sea más contextualizada la comparación se puede mostrar que el PIB para la comparación Estados Unidos (más de 19millones de millones) (3), Corea del Sur (más de 1,5millon de millón, 35 veces el de su vecino del norte)(4) y hasta República Dominicana le dobla el PIB con cerca de (70 000 millones)(5).

Como macro indicadores finales, observemos que el PIB per cápita norcoreano es de cerca 1100 dólares anuales (sobre el lugar 160 a nivel mundial) y el nuestro (con las distorsiones ya mencionadas) es superior a los 7000, el de Corea del Sur cerca de 30 000 y el de República Dominicana cercano a los 6000.

Con los datos anteriores, manejados por las instituciones internacionales, Corea del Norte debería ser en la lógica del mundo actual un miserable país tercermundista adaptado a rogar a sus vecinos desarrollados migajas en forma de créditos impagables y  por tanto, un país azotado por la violencia y la inestabilidad política, con un desarrollo científico – técnico y económico que ronda el nivel de los años 60 del siglo pasado.

Ahora bien, antes de sacar conclusiones me gustaría seguir usando esas estadísticas. Solo 10 países en el mundo tienen capacidad de colocar un satélite artificial en la órbita terrestre con rampas de lanzamiento y cohetes propios, estos son: Rusia, Estados Unidos, Francia, Japón, China, Reino Unido, India, Israel, Irán (¿casualidad?) y Corea del Norte.

Solo 10 países cuentan con arsenal nuclear y misiles balísticos intercontinentales para su lanzamiento, Rusia, Estados Unidos, Francia, China, Reino Unido, India, Israel, Pakistán, Sudáfrica y nuevamente Corea del Norte.

Corea del Norte es uno de los países reconocidos por la Organización Mundial de la Salud (6) como uno de los de más bajo índice de mortalidad infantil y de mortalidad materna. Es uno de los países con mejor sistema de atención de salud primaria, la cuales además gratuita y universal.

Es uno de los países de más alto índice de escolaridad y mayor cantidad de universitarios per cápita en el mundo, lo que es entendible, pues si no cómo diseñarían tiene los cohetes, los satélites, la tecnología nuclear, y cómo garantizarían su salud y educación.

Corea del Norte a consecuencia de lo dicho en uno de los párrafos previos sobre su debilidades en la agricultura y la dependencia de su economía de la extinta Unión Soviética, enfrenta a partir de los años 90s una fuerte hambruna que afectó a una parte importante de la población.

Actualmente esto sigue afectando a parte de esta, sobre todo en zonas rurales. A pesar de ello mantiene un índice de desnutrición infantil y a nivel general en la población menor que mucho de los países de la región.

A todo esto sumémosle que Corea del Norte cuenta también con un bloqueo económico por parte de los Estados Unidos, impuesto a través de un gran número de sanciones e instrumentos internacionales que limitan el comercio de la nación asiática. Los cubanos conocemos lo que representa un bloqueo para el desarrollo.

Aún con lo expuesto al inicio no creo que nadie se imagine a República Dominicana con centrales nucleares, satélite orbital, ojivas nucleares, y cohetes intercontinentales que lo mismo ponen un satélite en órbita que deja una bomba atómica en San Francisco. Tampoco nos imaginamos a República Dominicana puntera en campos como la educación, la salud, la biotecnología y las energías renovables (de las que también Norcorea es puntera, sobre todo en el campo de sustituir el carbón mineral por  otros componentes renovables).

Pero en la lógica actual y para el mundo entero Dominicana es un país mucho mejor para vivir y más “desarrollado” que los infelices norcoreanos. No lo digo yo, eso los dice San-CNN y bueno, habrá que creerle entonces.

Para no complicar mi mensaje, quiero que quede claro que no trato de hacer una apología de un país ni un sistema. Que Corea del Norte tenga satélites, arsenal nuclear y desarrollo científico en algunas áreas, así como salud y educación universal, no lo convierte en el mejor país del mundo ni en el paraíso terrenal para sus ciudadanos, ni quita que tal vez muchos de ellos vivan en condiciones paupérrimas. En gran medida el desarrollo en la rama militar de esa nación ha sido a costa de descuidar otros sectores importantes. Pero algo es indiscutible: medir a Corea del Norte con la varilla impuesta por los mecanismos internacionales es una tarea difícil, pues es un país que en más de una dimensión escapa al entendimiento del mundo occidental.

Sin ánimo de seguir en una exposición interminable de datos fríos, invito a que cada cual investigue sobre el tema, los datos aunque muchas veces confusos y en este tema especial mente deben ser tomados con mucha cautela, están ahí, la internet es un camino que va en muchos sentidos y quedarnos con la primera o la información más mediática solo nos llevará a las conclusiones que pueden no ser a veces las más aceptadas ni las más justas, mucho más cuando es un tema tan complejo y tan distante a la luz del sol del Caribe.

 

 

 

[1] compilación de datos de diversos países del mundo realizada por la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos y con el aval de alguna de las instituciones financieras más reconocidas a nivel mundial como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.