Una sospecha para salvar a Marx (I)

Por: Miguel Alejandro Hayes Martínez

Soy un apasionado del debate. Conozco perfectamente sus límites, pero valoro mucho  su importancia. Me gusta que se haga con respeto, incluso, dentro del blog donde comencé a publicar habitualmente (La Joven Cuba), he participado en polémicas siempre con respeto, con otros articulistas, producto de la cual ha surgido una simpatía.

Sin embargo, cuando el ego y la arrogancia prima, la cosa es diferente.  Hasta ahora he visto que en cualquier diferenciación de criterios, no paran de enviarse los adjetivos. Como mismo en materia política se acusa en sentido peyorativo de disidente, en materia de marxismo la acusación más habitual es la de “subjetivista”. Es con motivo de esa calificación, y otros, que hago estas líneas.

Aclaro que no tengo nada en contra de Astarita, incluso creo que de seguro compartimos ideas políticas. Esto a tal punto, que varios de sus artículos de contenido político, y otros teóricos los he compartido en mi pequeño blog La Trinchera. Pero con motivo de sus respuestas, aquí va la mía.

Para ser honesto esperaba otro tipo de reacción. Estoy acostumbrado a debatir de economía marxista con grandes personalidades que admiro mucho, casi todos profesores de mi Universidad de la Habana. No he recibido adjetivos de ellos, sino un diálogo respetuoso y conciliador. A pesar de eso, entiendo las reacciones de Astarita, y no me interesa una querella personal, sino defender ideas.

***

Comienzo  a acercarme un poco a la cuestión e intentaré no usar adjetivos. Primero, es que se me acusa de dogmático y subjetivista al mismo tiempo. Eso es algo muy contradictorio, primero porque una persona que va contra todo lo que está socialmente aceptado-yo-, no puede ser dogmático ¿De qué soy dogmático entonces? Por otro lado se me dice subjetivista. ¿Entonces soy dogmático de los subjetivistas por estudiar a Marx?

No soy dogmático de los subjetivistas porque no los estudio ¿Lo soy de Marx? En todo caso, el peyorativo que se me puede imputar es el de revisionista, porque estoy mostrando otra interpretación a la teoría de Marx. De ser posible, quien quiera ofenderme, por favor, use un adjetivo coherente.

***

Respecto al método, se perfectamente la implicación de usar citas, pero las uso para aquellos que se muestren incrédulos puedan verificar. Es decir, hay muchos que necesitan la fe en las palabras textuales, y para eso las uso, si no hicieran falta, no las usaría. No obstante, mis artículos hasta ahora intentan ser lo más reflexivos y expositivos posibles, y para ello, las citas ayudan mucho (más adelante me referiré a eso)

****

¿Se sabe hasta ahora por qué he escrito esas visiones sobre la teoría del valor? Lo primero es que todo es un intento de darle continuidad al pensamiento marxista. Es decir, desde mis estudios he llegado a esas conclusiones, que difieren mucho del marxismo. ¿Es eso algo no-marxista? ¿Tiene el marxismo que se haga nuevo cumplir con todos los cánones de los anteriores? ¿Si no se cumple esto, no se pueden traer nuevas interpretaciones? Yo podía haber mostrado mis ideas como propias, o mostrarlas bajo otras etiquetas teóricas, sin embargo preferí continuar dentro de la tradición marxista. ¿Por qué? Esa es la gran cuestión.

Escribo sobre el pensamiento de Marx, porque no estoy de acuerdo con cosas que se dicen dentro de este ¿No es esto normal? ¿No mostró Lenin su propia interpretación? ¿No lo hizo Althusser, Lebowitz y muchos otros? Cada cual lo ha hecho, y donde ha tenido que –desde su óptica-señalar alguna deficiencia de Marx lo ha hecho. ¿No es esto necesario? ¿Cada cual no pude fabricarse su propia interpretación de Marx?

Yo comencé a hacer mis propias investigaciones sobre Marx, bebiendo de Hegel, Lefebvre, y no tomando como referencia a otros economistas previos a Marx. ¿Carece eso de legitimidad? Si se desea refutar mis tesis, estoy abierto a un debate teórico.

Yo considero muy legítimo hacer investigaciones y caminos propios para entender a Marx como han hecho muchos. Pero ante esto, no pueden faltar las acusaciones. Pareciera como si el marxismo fuera una caja de cosas establecidas ya, que no merecen ser discutidas, tal como dije: cánones. Eso fue lo que me asustó de unos cuantos marxistas. Todo se ha reducido a axioma bien definidos: lucha de clases, valor-trabajo, etc, que son esquemas para juzgar el mundo, y se centran en ir al este a demostrar la lucha de clases, el valor-trabajo, y para decir, cómo el mundo está muy mal por cómo se relaciona respecto a la doctrina de la lucha de clases y el valor-trabajo. Eso me recuerdo mucho a lo que Engels le llamaba filosofía especulativa, teorizar para demostrar una idea preconcebida ¿No es eso enajenación?

Ese marxismo que me cuestiono, elabora axiomas.  Tal parece matemática, un teorema, por el cual demuestro cómo funciona el mundo. No sé, pero si a algo se le puede llamar dogmático, es a ese tipo de razonamiento. De ponerse esto en duda ¿conoce usted las críticas de Hegel al silogismo en su libro la Ciencia de la Lógica? En ella, Hegel se cuestiona el uso de formas ya elaboradas, esquemas, reglas universales de razonamiento para llegar a conclusiones, y una de ellas, es el hecho de partir de axiomas. Espero que no admita discusión, el hecho de que esto Marx lo asumió muy bien.

****

Me cuestiono mucho el hermetismo y lo mesiánico del marxismo. Existe una fuerte tendencia a no construir un marxismo desde su tradición de pensamiento. No creo que pueda hacerse un pensamiento que entienda a Marx solo leyendo sus obras. Se debe hacer todo el recorrido que hizo Marx, partiendo de los griegos, luego en sus contemporáneos y terminar con él. Dentro de este ciclo, destaca el estudio de Hegel, con la Fenomenología, La Lógica, para poder entender El Capital. Insisto en preguntarme cuántos marxistas han hecho eso, y sobre todo, cuántos estudiosos de la economía política de Marx lo han hecho. Me gustaría respondiera con sinceridad  Astarita y tantos otros a esa cuestión.

Por otro lado, aparte del corto recorrido que han hecho muchos para entender a Marx que me cuestiono, está el hecho la poca capacidad de diálogo y estancamiento. Me refiero al hecho de que algunos marxistas se centran solo en Marx, y se olvidan de otras disciplinas como la lingüística, la psicología, etc. No hablo de esos grandes como Lucaks o Lefebvre de gran interdisciplinariedad, sino a ese marxismo que no es capaz de dialogar con otras ciencias, que lo tiene todo resuelto, y solo aplica su herramienta a la realidad. No creo que una forma de pensamiento que no se plantee que encierre en sí mismo, y que no se plantee nuevas cuestiones vaya de forma muy positiva en su avanzar.

****

He dicho todo lo anterior, no por “palabrería dialéctica”, sino para introducir a lo que quiero caer. Antes de continuar, aclaro que no hablo de todo el marxismo, sino de ese marxismo, que consciente o no, se ha convertido en un triunfalismo teórico, que tiene todo resuelto y solo aplica lo que sabe sin buscar horizontes.

Una de esas cosas es la interpretación socialmente aceptada de la teoría del valor, llamada teoría valor-trabajo. Aclaro que no niego su existencia, sino su interpretación.

Ya que se me cuestiona el uso de las citas, trataré de usarlas lo menos posible. No hablaré de Marx, sino simplemente una reflexión.

La mayoría afirma, tal y como dice El capital, que el valor no es más que ese tiempo de trabajo socialmente necesario para su producción, es decir, la media social para crear una determinada mercancía.

Eso quiere decir, que el valor de algo, es la media social del tiempo de su producción. Así el valor del pan, es la media en horas para su producción. Me pregunto ¿qué sentido práctico, útil, tiene esto? Es decir, tomar el tiempo medio dirá el valor, pero resulta que eso no se puede medir. Ya he escrito sobre esto, pero me vuelvo a preguntar, ¿alguien puede mostrar evidencia histórica de donde el hombre ha medido su tiempo de trabajo abstracto para hallar el valor de las mercancías? Entonces, si soy consecuente con toda esa tradición marxista, me está diciendo que el valor es una cosa que el hombre no se ha dado cuenta que existe hasta que Marx lo descubrió, y hasta ahora todo el mundo ha funcionado mal porque no ha sido consecuente con el valor. No me sorprende que haya algún marxista por ahí que diga que para que exista el socialismo las cosas deben cambiarse por su valor.

De todo esto se desprenden muchas cosas. La primera, es que exista una regla universal para el valor: la media social del gasto de trabajo. Esto es un axioma, independiente de la voluntad del hombre, un determinismo del más cruel con el hombre. Siguiendo esa lógica, el valor tiene una regla, y el hombre solo puedo intentar disminuir sus gastos de trabajo para obtener más ganancia. Le guste al hombre o no, el valor es la media social de gastos de trabajo. Así, el valor queda como algo con vida y reglas propias-según lo que cuestiono-.

Si se me pide ser un poco riguroso-solo un poco- con la filosofía de las ciencias, creo que esto es un mecanicismo clásico. Como mismo para algunos economistas clásicos (algunos fisiócratas e ingleses) las leyes que rigen la sociedad las leyes naturales, mecánicas y automáticas, esta idea del valor se presenta igual. Es decir, se presenta una ley del valor automática, autor-regulada.  Así como las leyes de Newton o la gravedad, el hombre solo puede usarlas o servirse de ellas, esta la ley del valor, que al parecer “el hombre capitalista y los anteriores han estado violando” ,como sociedad  no nos queda más remedio que adaptarnos al sistema de la media de gastos de trabajo.

Otra cosa que me resulta interesante es el concepto de media social aplicado al valor. Es decir, al afirmar que es el medio eso implica un número no entero casi siempre.  Es decir, al calcular la media de un conjunto de horas, esta dará como resultado un número no entero (con coma), a no ser que la distribución de la muestra sea una distribución normal (campana de Gauss). De no ser así, el valor quedaría cercano a los gastos de trabajo de mayor frecuencia absoluta, pero sería exactamente ese valor. Entonces, esta ley mecánica del valor nos dice que automáticamente se conformara una medida de valor abstracta, muchas veces con lugares decimales.

Por otro lado me pregunto es importante ver dónde queda la lucha de clases para esta concepción. ¿Cómo puede articularse la lucha de clases con el valor? Si esta se da solo para insertarse de manera favorable en la dinámica del valor, es decir, que los gastos individuales de trabajo queden por debajo de tan citada media social. Sin embargo, vemos que el capitalismo actual, muchas veces no invierte para reducir su tiempo de trabajo sino en esa publicidad para le permitirá subir el precio y obtener más ganancia. ¿Es esto una aberración del capitalismo o una insuficiencia de la teoría humana?

Después de ver todo eso, me resulta imposible no dudar los resultados mostrados de interpretar la teoría del valor, no deban someterse a revisión.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.