Cultura

Se comienza a derrumbar el techo, el piso, la hora…

Por: César Álvarez Fraga

En la historia literaria de nuestra isla, se han repetido diversos procesos que han enriquecido y conllevado a diferentes vertientes estéticas, en las que tributaran nuestros textos de mayor impacto por su ordenada y precoz posición en dicha historia. Uno de estos procesos los trata con certera posición y voz, el gran poeta, periodista e historietista Pedro Plégez Gonzáles quien es autor de un importante artículo que se acercará a lo que el definió como la revitalización de la décima escrita cubana, en el texto nombrado como ¨El Drama del Iceberg¨ se estima de este fenómeno lo siguiente:
¨El actual proceso de revitalización de la décima escrita cubana, iniciado hacia fines de los ochenta del pasado siglo y extendido hasta nuestros días, es un fenómeno sin precedentes en la trayectoria de la estrofa, como parte de la historia de la nación.¨
El autor considera y expone, que en esta revitalización, los concursos han hecho una labor imprescindible ya que han escrito magnos poemarios para suerte y fervor de la décima cubana, y por tanto alega del concurso Iberoamericano Cucalambé en la categoría de la décima escrita:
¨… ha sido el Cucalambé, por anual y especializado, el que más ha marcado la ruta crítica de la espinela escrita y sus variantes en la finisecularidad cubana, dando a la luz decimarios de alto vuelo, algunos de los cuales significaron puntos de obligada referencia en los noventa: Donde rompe la crecida (Domingo Mesa), Sábado solo (Renael Gonzáles), Robinson Crusoe vuelve a salvarse (Alexis Días Pimienta y David Mitriani), El mundo tiene la razón (Ronel Gonzáles y José Luis Serrano), Sueño sobre la piedra (Alberto Garrido) y Perros Ladrándole a Dios (Carlos Esquivel).¨
Estos poemarios van a dar partida a unos años que nos dejan muy buenos sabores en la práctica de la décima escrita. Dicha estrofa va encontrando otras fronteras en el plano estético e ideo-temático que no se entendían con tal profundidad en años anteriores, si leemos estos decimarios como ya diría Plégez, de alto vuelo, verán a la rima diseccionar los temas más contemporáneos y descarnados de la poesía, vemos a través de dichos libros la búsqueda de nuevas sonoridades dentro de la misma estrofa, que permitirán una mayor fijación del código que da nacimiento al propio hecho poético. En el premiado libro ¨Examen de fe¨ también con el galardón del Cucalambé (2001) se vislumbra un Serrano cuestionador, que va al centro del hecho y del hombre, de su pensamiento más pretencioso, decimas que transitan entre la muerte y el conocimiento, conservando el tradicional esquema de la espinela (tan gustoso como apretado), lo dicho se puede observar en el poema que a la vez es un cúmulo de decimas el ¨Bufón ante el Espejo¨:
¨Buenas noches¨ Estoy solo
con mi peor enemigo
Es decir, estoy conmigo.
¨Buenas Noches¨ Estoy solo.
Un esquimal en el polo
refuta las profecías
de Nostradamus. Las Frías
paredes de su morada
lo guarnecen de la Nada.
¨Buenas Noches¨ ¨Buenos Días¨.
Este será el inicio de uno de los poemas más populares del autor, que arranca el conflicto en la primera de sus ocho décimas. Los nexos con pensamientos filosóficos de figuras universales, y la intromisión suspendida en el mundo interior del inolvidable personaje le da un arranque original y conflictivo al texto que terminará así:
¡Abajo la podredumbre
que nos puebla la memoria!
¡Abajo los muertos! ¡Gloria
a los que están en la cumbre!
Nos morimos por costumbre.
Sin esfuerzo, sin trabajo,
nos vamos por un atajo
que no conduce al misterio.
Morir es algo más serio
¡Abajo la muerte! ¡Abajo!
Si estudiamos la obra del citado autor nos percatamos de su magistral manejo del encabalgamiento que va a ser uno de los principales impactos en la técnica de su poesía, y otro recurso ya mencionado, que lo aplica toda esta generación se puede apreciar en el primero y segundo verso de esta décima y en el primero, segundo, y ultimo verso de la primera décima del poema. Este autor en su obra más amplia hace que sea muy admirable y característico en el poeta, su manejo de las rimas en esdrújulas demostrando un vocabulario que transita desde lo palpable, a barrocos derroches de la lengua haciendo lucir la rima.
Los exponentes que han hecho posible el fenómeno de la revitalización de la décima, han dejado una innegable marca en la literatura cubana, que ya es, y será influencia segura de muchas generaciones de la décima escrita. Esto nos conlleva a la presentación de uno de sus dignos herederos.
Jorge García Prieto (1979) poeta y promotor cultural, a quien se le ha condecorado con el Premio Nacional de Decima Francisco Riveron Hernández 2017, es uno de los decimistas que ha alcanzado un valor estético, único y admirable en su poesía. Se pueden apreciar influencias palpables que llegan desde el gran legado-antes consultado- que le separa por escasos años. Dicho poeta, arquitecto de la espinela en su más alto esplendor, ejerce en su obra una versión acertada, pero a la vez estremecedora del hombre que se le presenta, estamos hablando del hombre como ser que duda, que va en busca de conocimiento y plataformas para ejercer su humanidad, descubrimos al hombre cuestionador y cuestionable, que se lanza por los huecos del hambre, lo inseguro, y la espiritualidad que se fabrica a partir de un alto costo del ser:
Muerde el hombre nace y muerde.
Domesticado y locuaz.
El hombre con un disfraz
de hombre sin disfraz se pierde.
Ve carmelita lo verde
y transparentes las huellas
de sus naufragios estrellas
y yugos como ambas caras
se invierten en las cucharas
y el fondo de las botellas.

Para el arte de morder
nace el hombre y luego muerto
sigue su instinto despierto
como intentando volver
sonriente a su deber
soldado de la angostura
prisionero de la dura
misión dentada emergente.
Muere el hombre diente a diente.
Renace sin dentadura.
Las pasadas decimas figuran, en un proyecto de libro que él llamó públicamente en YouTube como GAME OVER. Jorge apuesta por un hombre sumergido en histérica melancolía, y trata esto con descaro e irreverencia, obliga al hombre a preguntarse sobre los acontecimientos complejos que le devienen en procesos históricos de los que el mundo (y el mismo) ha sido testigo y participante:
¿Qué sigue intacto a cuál costo
lo vertical se posterga?
Se va la crisis de juerga
regresa el futuro angosto
abril se dobla y agosto
deja un espacio vacío.
El hoy no amanece mío
y las mañanas despistan.
No se derrumben: resistan…
Ordena el libre albedrío.
Heredero más que digno de la décima cubana, el poeta que va al extracto de la razón del hombre para hallarse alrededor del dolor. Heredero más que digno de la décima cubana, quien asume la influencia de un pasado con total mérito y originalidad, presentándose de cara a la estrofa nacional con una masividad de recursos que van a poner dulzor al oído o a la vista, ya sea de cualquier forma que el lector o escucha se presente a estos textos. Esta obra es resultado de un autor consiente de la realidad, que se basa en el extrañamiento(a veces bresquiano) para mostrarla en su sentido más reverberante y lúgubre. El conflicto del poeta con su medio, del intelectual apretado por las circunstancias que amenazan su labor, ese carácter estoico que se vislumbra cuando cada uno de sus personajes (y a veces el mismo) entran con total organicidad en sus textos. Jorge quien en vivo abraza con los versos cada vez que declama un poema. Hace lujo de su percepción creativa de la realidad y nos teje un mundo en que la muerte es solo un instinto del vivo, en que condicionarnos en el conocimiento de la historia es un boleto de ida, pero nunca de vuelta. Asecha en una realidad, que tanto sus semejantes como él, entran en el proceso que pregunta y confiesa su décima siguiente:
Se comienza a derrumbar
el techo el piso la hora
la fecha tu edad la aurora
del calendario insular.
¿Bajo cuál bunker salvar
el aura los abisales,
reflejos los animales
que somos el sueño extinto?
¿Cómo espantarle al instinto
sus caries accidentales?

Un Comentario

  • Sender Escobar

    Cesar te felicito por la claridad del artículo y el bosquejo de las nuevas voces de la décima cubana que sin duda han aportado otra visión al panorama literario cubano y que refrendan los sentires de nuestro país en versos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: