Fotografía: Wendy Pérez Bereijo
Economía en Cuba

Convertibilidad de monedas nacionales

En respuesta a “El peso incovertible”

Por: René Portuondo

Texto en respuesta al post “El peso inconvertible” de Eduardo Perez Castel, publicado en La Joven Cuba el día____

Si bien pocas veces participo en los ya cotidianos debates que sobre los principales temas de la economía nacional que se dan en la blogosfera cubana, el texto en cuestión considero que no podía quedar sin respuesta. En tanto, pocas veces puede leerse tantos errores en tan pocas líneas. Intentadado no caer en juicios de valor o normativismos -como está lleno el texto del autor-, me limito a presentar hechos comprobables.
Sin más dilación comencemos:
Perez Castel afirma: “lo cierto entonces y ahora es que ni el CUP ni el CUC eran, ni son, convertibles internacionalmente. O sea, cualquier entidad cubana, sea estatal o privada, que desee importar algún producto del mundo para venderlo luego en Cuba, no puede hacerlo con CUP o CUC”
“(…) monedas inconvertibles son la mayoría. Es inconvertible el peso argentino, es inconvertible el real brasileño, es inconvertible la lira turca, es inconvertible el rand sudafricano, es inconvertible el rublo ruso, es inconvertible el won sudcoreano y muchas monedas más que harían muy largo este párrafo. Solo alrededor de 10 miembros tiene el selecto club de monedas convertibles internacionales”
Aunque en apariencia sea cierto, es el inicio de una serie de razonamientos que dan muestra de la ausencia de conocimiento de ciertos mecanismos que rigen la economía cubana y la economía mundial.
En primer lugar, claramente ninguna de nuestras dos monedas nacionales, ni el CUC ni el CUP, son cambiables en suelo internacional de forma generalizada. Más allá de alguno que otro país en donde de manera informal se pueda realizar dicho cambio, la generalidad es que las mismas no pueden ser libremente convertibles a otras monedas nacionales en sus países de emisión. Esto como bien dice el autor, no es una particularidad de nuestra moneda, la gran mayoría de las monedas nacionales no pueden ser utilizadas en el comercio internacional, en tanto las mismas no logran desempeñar la función de “dinero mundial” o “divisa”; en tanto no son reconocidas como medida de valor ni medio de circulación a nivel mundial. Pero este hecho no significa en ningún momento que nuestras monedas no sean convertibles, la convertibilidad de una moneda que no es divisa se determina en su área de acción, en la arena nacional.
El autor confunde, la función de “dinero mundial” (o como dice la ortodoxia: ser divisa) del dinero, con la capacidad de la moneda de ser convertible por otra. En la primer se denota la propiedad que adquieren algunas monedas de desempeñarse como equivalente general de cualquier mercancía a nivel mundial, la segunda se refiere a un intercambio entre dos mercancías dinerarias a una relación cuantitativa determinada (tasa de cambio). No toda moneda es divisa, pero eso no significa que sea inconvertible, la convertibilidad de la moneda se expresa en su capacidad de que sin ser divisa pueda ser cambiada por una divisa, que es en última instancia la reserva de valor por excelencia en las economías monetarias modernas.
Pongámoslo así, por ejemplo, el caso de Argentina, país con una moneda inestable, no puede, como generalidad, realizar transacciones internacionales en su moneda. La capacidad del peso de ser convertible a una divisa según una tasa de cambio dada, es la única posibilidad que tiene dicha moneda y los agentes nacionales que la poseen, de comprar bienes y servicios en el resto del mundo. ¿Eso significa que la moneda argentina sea inconvertible? Claramente no, los agentes de la economía argentina que transan en su moneda nacional necesitan para realizar transacciones con el resto del mundo adquirir divisas, y estas últimas están determinadas por el monto de divisas captadas por la economía argentina para hacer frente a la demanda de las mismas por los agentes nacionales. No importa si el tipo de cambio, pasa de 100 pesos por dólar a 1000 de pesos por dólar, mientras exista dicha relación de intercambio cuantitativo, existe convertibilidad. Dicho en otros términos, mientras el valor reconocido en la mercancía dineraria (peso) tenga un equivalente (dólar) en donde pueda expresar su valor, existe una convertibilidad, el valor de una masa de pesos se refleja al mismo valor en otra masa de dólares. La relación de intercambio surge de enfrentar los valores que se reconocen en cada unidad monetaria individual.
Pongo el caso de Argentina para resaltar que aún en condiciones tan negativas, el peso puede intercambiarse por una divisa. Igual pasa con la economía venezolana, si bien en algunos momentos en el mercado formal existieron problemas de convertibilidad a la tasa de cambio oficial, el bolívar nunca fue inconvertible al dólar. Ya fuera por un millón o dos millones de bolívares por dólar, el mercado informal o paralelo, que también es reflejo de la convertibilidad y de la tasa de cambio coherente de la economía, pues el bolívar era convertible.
Un mecanismo semejante pasa en Cuba, con dos grandes diferencias. La primera, que nuestro tipo de cambio es fijo. La segunda, es que ante una fuerte segmentación de los mercados en la economía existe un sector de la misma (el estatal) en donde la moneda nacional es convertible con restricciones.
El primer tema, el tipo de cambio fijo. El Banco Central fija y defiende un tipo de cambio dado, en nuestro caso 25 cup o 1 cuc por 1 dólar (eliminando el gravamen impuesto al dólar y tomando el dólar como referente de cualquier otra divida). El Banco Central se compromete con la población a vender y comprar toda la divisa, que en generalidad la población oferte o demanda.
Al entrar un dólar como remesa, el mismo es comprado por el banco central que entrega a cambio 1 cuc o 25 cup al sector de la población, vía banca nacional (Banco metropolitano, BANDEC etc). El banco central está obligado, si quiere defender su tipo de cambio y mantener su credibilidad ante la población, a vender cuanta divisa demanda el sector de la población a dicho tipo de cambio, si aumenta la demanda por divisas, el Banco Central tendrá que aumentar su oferta de divisas, disminuyendo las reservas internacionales de divisas de la economía. En regímenes de tipo de cambio flexible ante un aumento muy fuerte de la demanda de divisas y se mantiene constante la oferta del Banco Central, lo que ocurriría sería una depreciación de la moneda nacional lo que aumentaría la tasa de cambio, más moneda nacional para comprar una misma cantidad de divisa. En régimen de cambio fijo, el Banco Central está obligado a ampliar la oferta monetaria de divisa si no quiere que el tipo de cambio tenga fuertes presiones a la depreciación que se notaría como la imposibilidad de la población de ir a CADECA y poder cambiar sus monedas nacionales en divisa. En tipo de cambio fijo la oferta de divisas del banco central es endógena, depende de la demanda, el banco central pierde la capacidad de elegir cuanta divisa vende, siempre y cuando quiera seguir manteniendo el tipo de cambio que fijo.
En tanto un escenario de inconvertibilidad masiva de las monedas nacionales en manos de la población, no ha ocurrido en los últimos 20 años, es un error a todas luces decir que para el sector privado (población) las monedas nacionales son inconvertibles.
Algo diferente ocurre en el sector empresarial, en donde la convertibilidad de las monedas nacionales está limitada y controlada por un plan central de asignación de divisas. En dicho contexto solo a aquellas empresas que se le asignen podrán adquirir divisas, aun cuando cuenten con monedas nacionales para adquirirlas. En este contexto se establece una convertibilidad con restricciones. Dicho proceso ocurre en gran medida por una tasa de cambio sobreevaluada que hace imposible sostenerla sin controles administrativos.
En esa situación, el sector empresarial estatal, es el que ajusta el modelo. Si la economía ingresa supongamos, 100 dólares vía exportaciones, y la población demanda 80, pues solo quedarán 20 para utilizar por el sector estatal. Si aumenta la demanda de divisas de la población quien se ajusta es el sector estatal, pues en la población el Banco Central defiende un tipo de cambio y hay plena convertibilidad de la moneda. En resumen: el sector estatal presenta continuamente restricciones de liquidez de divisa, mientras que en el sector de la población la convertibilidad es plena.
Más adelante el autor expresa:
“la trampa del importador: el importador nunca genera divisas, sino que las extrae del sistema O lo que es lo mismo, el importador en dependencia de sus prioridades e intereses, usa las divisas que generó otro para traer algo que puede ser útil o no, que puede ser prioritario o no para el país”
La primera idea, es una verdad de perogrullo y no dice mucho en realidad, por definición, importar es un ejercicio en donde siempre se sacan divisas de la economía y claramente no las crea el importador. Es más, lo mejor es que no las cree, para eso existe un banco central que compra y vende divisas entre los diferentes agentes de la economía, para poder sostener la especialización del trabajo y que no tenga que ser la misma empresa que importa la que tiene que exportar para poder comprar en el exterior. ¿Se podrá imaginar algo más ineficiente? Y en cuanto a lo útil o prioritario para el país, pongo seriamente en duda de que todo lo que el estado importe caiga en ese calificativo, no ya por el viejo cuento de las barredoras de nieve, sino porque es solo ir a una tienda y encontrarnos muchas mercancías que tienen una ínfima demanda a los precios en que se venden, que se vencen sin venderse o que pasan a ser inventarios ociosos o de lento movimiento.
Además, el componente de importaciones por partes del sector privado que forma parte de la oferta agregada de la economía, si bien no es en montos totales una parte fundamental, el mismo cumple una importante función social. Que no se olvide qué ocurrió cuando se acabó el desodorante, o cómo la gente importo las motos eléctricas que tanto resuelven a más de uno, o cómo entrar por frontera televisores, refrigeradores, zapatos, y otros artículos que en el mercado estatal o no existen o simplemente cuestan el doble de lo que por esta vía se pueden obtener, alejándose mucho más de la frontera de posibilidades de los deprimidos salarios de nuestros trabajadores. Tal vez el autor sea la única persona en Cuba que jamás allá accedido a adquirir productos, en el mercado paralelo, pero para el resto de la población dichos productos significan una posibilidad de acceder a bienes de consumo que por otro lado le serían imposible obtener.
Prosigue el autor:
“O sea la disyuntiva en la que se encuentra el gobierno cubano es permitir que las pocas divisas que generan sus empresas estatales se usen para importar ropa, zapatos, gafas y cuanta gangarria de marca “Supreme” exista desde Haití, Guyana o Panamá o que se usen para importar comida, medicinas, guaguas y petróleo desde Vietnam, China y Venezuela”
“El control y equilibrio del flujo de divisas que salen y entran de un país es vital para mantener la salud de cualquier economía. Gracias a ello se pueden utilizar esas divisas para satisfacer las necesidades básicas y crecientes de la población”
No existe tal disyuntiva. Más arriba expliqué que el estado no impone restricciones cambiarias a la población. Siempre que tengan con que, la población puede comprar divisas al Banco Central e importar todos los pullovers “Supreme” que quiera. Que el autor defienda que este marco debe modificarse y se le deben imponer restricciones de convertibilidad a la población para evitar la fuga de divisas, ya es un criterio del mismo, pero no es lo que sucede en la realidad. En Cuba no existe tal control al flujo de divisas que entran y salen en el sector población, donde existe plena convertibilidad.
Por otro lado, repito lo que dije anteriormente, ¿las importaciones de privados no satisfacen necesidades básicas y creciente de la población? ¿Entonces por qué tienen demanda?
Para finalizar, algo de teoría no estaría mal. Cualquier moneda que haya funcionado con una relación de convertibilidad directa al oro, ante de los años 70s parecía reflejar plena capacidad de convertibilidad. Pero esto era solo una ilusión, en ningún momento de la historia moderna existieron en las bóvedas de los bancos oro suficiente para convertirse en la moneda que decían que podía ser intercambiada por el oro. Ni aún en el periodo posterior a la Segunda Guerra Mundial en donde se fijó la paridad oro – dólar a una tasa de cambio de 35 dólares por onza, existía tal convertibilidad. Siempre existieron más dólares que reservas de oro, pero la ilusión de la convertibilidad, la confianza en la existencia de la misma, la hacía realmente posible.
En las monedas modernas pasa un fenómeno similar, si se intentara cambiar todos los euros en manos de los ciudadanos de la Unión Europea por dólares, a la tasa de cambio vigente, pues sería imposible, ningún país cuenta con reservas de divisas externas tan grande. Pero la confianza de la convertibilidad es la basa fundamental de su existencia. Igualmente, si mañana todos los cubanos corriéramos a cambiar nuestros pesos por dólares u otras divisas, descubriríamos que el Banco Central no puede hacer frente a dicho tamaño de demanda a la tasa de cambio 25cup por 1 usd, estaría obligado a devaluar el tipo de cambio. Pero mientras dicho pánico no ocurra y se pueda mantener una estabilidad en los flujos de divisas, la convertibilidad es un hecho, no una ilusión.

19 Comentarios

  • Ernesto Núñez

    Puedo decir, sin temor a equivocarme, que a pesar de no ser esta mi carrera el autor logra explicar detalladamente los temas y puntos que usa para el debate. Muchas dudas aclaradas. Solo debo decir que por ser un artículo teórico y extenso, por momentos se hace exhaustiva la lectura, aun así logré terminarlo. Por favor, que no se tome esta última frase como una depreciación del texto. Entiendo que debido a la complejidad del tema en cuestión – para los simples mortales – es necesario masticar toda la explicación para que nada se pierda. Gracias por el texto. Miguel ya me había hablado del texto al que le respondes y asombrado me decía que habían muchas cosas mal, yo confieso que como no sé nada de economía cuando leí aquél artículo que Miguel me decía lo vi todo bien – entienda que estudio cine – y ahora gracias a su artículo lo entiendo mejor todo. Saludos

  • ismael Zuaznabar

    Ninguno de los autores saben nada de economía y una cosa es la convertibilidad y otra la divisas , ninguna de las cuales son en realidad dinero pues su creación no le da valor suficiente intrínseco para cumplir sus funciones.
    Con estos trabajos se incrementa las dificultades en entender los complejos problemas de la economía cubana y menos llegar a sus soluciones

    • Hayes Martinez

      Ismael, más creo que es usted quién no sabe de Economía, pero no sé preocupe. Ahora mismo voy a buscar bibliografía para dejarle las páginas y se informe.
      No obstante, explique su punto con mayor rigor, porque ahora tendrá que estar a la altura de un debate económico. Saludos

  • ismael Zuaznabar

    De bate económico con quien no sabe diferencia que es dinero, divisa y convertibilidad? Interesante respuesta donde hasta reconoces vas a buscar bibliografía para enterarte de algo que si acaso leístas de corrida y no sabes. Cuando de seguro no habías nacido ya daba clases de economía internacional y los aplique en la viuda real y no en tertulias sin sentido y dices tantos disparates que sería demasiado de mi tiempo en y además veo nó te lo mereces si te la saberes todas.
    Esto es un disparate.
    El autor confunde, la función de “dinero mundial” (o como dice la ortodoxia: ser divisa) del dinero, con la capacidad de la moneda de ser convertible por otra
    Dinero mundial léete en el Capital las funciones del dinero y veraz nada que ver con divisas que es otra cuestión y surge tras la aparición del papel moneda y los representantes del dinero
    Las monedas se compran y se venden pero no son dinero cuya única representación real es el oro y la plata

    Otro disparaté
    No toda moneda es divisa, pero eso no significa que sea inconvertible, la convertibilidad de la moneda se expresa en su capacidad de que sin ser divisa pueda ser cambiada por una divisa, que es en última instancia la reserva de valor por excelencia en las economías monetarias modernas.
    La convertibilidad es la tasa de cambio con cualquier otra moneda según le convenga al comerciante o al gobierno dado y mira que el peso mexicano no aparece entre las principales monedas convertibles y en Cuba se cambia
    • Dólar estadounidense
    • Euro
    • Libra Esterlina
    • Yen Japonés
    • Franco Suizo
    • Dólar canadiense
    • Dólar australiano –NO SE CAMBIAN EN CUBA
    • Dólar neozelandés – NO SE CAMBIAN EN CUBA
    • Corona sueca NO SE CAMBIAN EN CUBA
    • Corona danesa NO SE CAMBIAN EN CUBA
    • Corona noruega NO SE CAMBIAN EN CUBA
    • Yuan chino NO SE CAMBIAN EN CUBA
    • Rublo ruso NO SE CAMBIAN EN CUBA

    Pero Las CADECAs (Casa de Cambio) es la casa oficial de cambio en Cuba. Las únicas monedas que se pueden cambiar en Cuba son las siguientes:
    • Dólar canadiense (CAD)
    • Franco suizo (CHF)
    • Euro (EUR)
    • Libra esterlina (GBP)
    • Yen japonés (JPY)
    • Peso mexicano (MXN)
    • Dólar americano (USD) *Con un impuesto adicional del 10%

    En Cuba no puede cambiarse –
    Dólares australianos,
    Coronas suecas,
    Dólares hongkoneses o ninguna otra moneda. Para actualizar la información sobre qué monedas pueden cambiarse y su tasa de cambio en Cuba,

    Sigue estudiando

    • Hayes Martinez

      Gracias por sus comentarios Ismael. Le sugiero ser más respetuoso con los colaboradores de este proyecto, o sencillamente será baneado. Si quiere vociferar, puede irse a otro espacio. Es la segunda vez que le hago el llamado a la modernización y al respecto. Valórelo. Le agradecemos que nos acompañe, pero hay que respetar.
      Ahora, le respondo.
      Lo primero, y le sugiero como regla de debate, que lea siempre con atención. Lo otro es que tenga en cuenta que usted nunca puede saber mejor que el que transmite un mensaje, lo que esté quiere decir. Le explico.
      En mi mensaje de la mañana…estaba conectado rápido en un parque WiFi. Había ido a enviar un correo y respondí apurado su comentario. Le segiero que lea bien, o que vuelva a leer hasta que se de cuenta que no soy el autor del post. De ahí que su soberbio comentario de que si leí de refilón o de que si ahora voy a informarme, es, como mínimo, el resultado de ni siquiera darse cuenta de quién es el autor del post. Ahora, suponiendo que sea conmigo, porque en su descuido dirigió sus argumentos hacia mí, le respondo.
      Yo hacia alusión a mostrar las referencias de, de dónde el autor del post obtiene la información que muestra en él. A eso me refería, a buscar las fuentes, para ser más específico, conectarme, escribirle al autor, para que explicara (más) sus fuentes, sus ideas.
      Pero usted se equivocó. Primero, aunque ese no sea mi tema, no usaré como argumento unos modestos semestres de macroeconomía de pregrado. Conozco el Samuelson, lo conoce usted? He leído ha Ricardo, y a Marx. Yo sería incapaz de escribir de algo de refilón, cuando escribo, lo hago con propiedad, con conocimiento de causa, porque tengo responsabilidad intelecual, sabe, no hablar de lo que no se sabe. Así que no se equivoque usted.
      Sobre el Capital y leer, gracias por su consejo… Le respondo de atrás pa alante. Se nota que cuando yo no existía usted estaba estudiando. Se nota porque reproduce los esquemas de intolerancia de una generación que aprendió marxismo de palo. Sí, leyó bien, marxismo de palo. De una generación que se pasó la vida repitiendo la palabra dialéctica sin saber las diferencias entre, Kant, Proudhon y Hegel, y que lo más serio que leyeron de filosofía fue el Anti-Duhrin ( un libro muy endeble, por cierto). Pero no se preocupe, podemos lidiar con eso.
      Yo he leído el Capital. 3 veces el tomo primero, para ser exacto. Y tengo la certeza que lo entiendo mejor que usted. Por qué? Si estudió algo de Lenin sabrá que este hablaba de que sin HEGEL no se entendía el sistema de Marx. El mismo Engels también dijo cosas similares. Ya me dirá usted si conoce Hegel. Yo lo estudio, mucho. Y como le gustan los criterios de autoridad, sí, lo estudio con alguien que sabe de eso. Así que ya me dirá usted de leer el Capital a mí. Y no es que sea el que más sepa, ni que me lo crea, pero está errado si viene como si no se supiera con profundidad del tema.
      Igual le digo que tengo más páginas publicadas sobre el Capital que las que usted pueda entender con un sentido común construido desde una racionalidad de la educación sovietizada. Si tiene duda, lléguese por mis textos en Rebelión. Pero igual le agradezco la intención.
      Sobre asuntos específicos de tasas de cambio, no es mi campo de estudio. Pero le respondo…
      Habla del dinero, oro, plata. Es cierta la referencia de Marx al oro y la plata. Pero si se lee el capítulo tercero con calma, verá que se explica que cualquier mercancía puede tomarse como referencia para el dinero. Él, pone el ejemplo de esclavos. También, la TMM ( no sé si la conozca) coincide en la creación arbitraria del estado moderno del dinero. Usted quedó atrapado en un modelo keynesiano de dinero, ya superado. El dinero es equivalente general, eso es lo esencial. De todos modos, le sugiero leer El midas moderno, un buen ensayo de Russell, amigo personal de Keynes, que expone con claridad asunto del dinero.
      También le aclaro, que quien escribió este post, no es un improvisado. Pero como ya dije, usted es de su generación, y arrastra la necesidad de criterios de autoridad. En este espacio, así sea María del Pilar Díaz Castañón, escribimos sin poner los honores.
      Perdone si he sido grosero, pero usted pasó una línea. Aquí todo el mundo escribe con responsabilidad. No forcejee intelectualmente, un consejo.
      Y si quiere cuestionar mis textos, ahí están. Están en la web.
      Reciba un saludo.

  • ismael Zuaznabar

    Es verdad tu generación se las sabe todo y soy de los que no solo lee libro sino me faje a tiros en Angola cuando a lo mejor tus progenitores estaban en la playa.
    Confiesas no es tu tema el que criticas y entonces para que te metes.Dices haz leido 3 veces El Capital y eso no lo hizo ni Engel y se ve lees de todo, criticas a todos y deberías empezar por criticarte tu por meterte donde el agua te da al cuelo.

    Si dijeron tu y el primario disparates y no saben nada de la vida real y si quieren arreglar a Cuba con superficialidades están mal y seguirán mal

    Con refritos no se filosofa y con mil paginas escritas quizás en todas ellas no haya ni un párrafo interesante y original

    Sea martiano y tenga ideas y esa tónica de regaño a sus mayores dejarla para otro momento.

    Digo lo que pienso y no tolero sandeces y si quiere elimine de su blog o lo que sea que nada perderé y nada aprenderé.

    • Hayes Martinez

      No señor, sandeces dice usted. Respete, y es la última vez.
      No tolera lo que tiene como defender sin ofender. Lo que demuestra su falta de pericia en debates teóricos. En esos casos, simplemente se responde señalando las ideas con las que no se está de acuerdo y el por qué de eso. Pero veo que la descalificación, como ya dije, es una enseñanza que algunas generaciones no pueden soltar.
      La especificidad de las cantidades de las tasas de cambio (cuantía), eso que se le llama información positiva ( datos), no los conozco. Pero puedo debatir desde el punto de vista teórico

    • Hayes Martinez

      Soy martiano y más. Si no tiene más argumentos teóricos, pues no ofenda. Aprenda a dialogar. Saludos

  • ismael Zuaznabar

    Ustedes si pueden criticar a todo el mundo pero tienen la piel sensible cuando lo adversan.Bloqueame y escriban con mas tono y cientificidad.No perdere nada

    • oscaracso28944

      A usted solo le pedimos que critique, con respeto, pero que lo haga. La crítica nos hace crecer a todos. Pero por favor, respeto. Todos somos humanos y no nos gustan los insultos. No queremos banear a nadie. Usted y Miguel están teniendo un debate, que si usted se decide a dejar de insultar y a usar argumentos sólidos en sus comentarios, puede ser muy beneficioso para todos. Saludos

    • Hayes Martinez

      Usted hasta ahora no hecho más que ofender. El texto está claro. Si tiene algún comentario en particular, explique. No ponga adjetivos, explique sus puntos. Podrá hacerlo, o seguirá gastando espacio con sus (des)calificaciones?
      Si no tiene ideas para aportar, si no tiene argumentos, respete.
      Le ayudo a entender lo que la soberbia no deja. Puede exponer con respeto, dónde y por qué de los errores del texto?
      Ah, y no hable de ustedes. Esto no es un partido ni una organización, ni un bloque. Es un espacio, y bien heterogéneo. No juzgue este espacio desde la lógica de monolito que se estila usar.
      Si usted busca confrontación, se equivoca espacio. A gritar consignas, a descalificar a otra parte.
      Si no va a usar conocimientos, no rete el intelecto. Por último, le recuerdo algo, si usted dice que el texto está equivocado, tiene que demostrarlo ( presunción de inocencia se llama, la conoce?).
      Este no es lugar para el autoritarismo estalinista. Si le molesta lo que se escribe… si quiere seguir ofendiendo, le puedo sugerir espacios a los que puede ir a escribir.
      Saludos

    • oscaracso28944

      Migue… yo creo q este tipo solo está aburrido. Déjalo. Dalo por loco. Si da argumentos se le responde. Y los insultos se ignoran. Mejor no coger cargue con esta gente. Lo que más le molesta es que la trinchera esgrima sus banderas mejor que ellos. Los hacemos ver como inútiles…

  • ismael Zuaznabar

    Dices no ofendes pero releete y dile a Óscar que tipo sera su progenitor y gente son los piojos y aburrido es su comunicación

    Si no tiene ideas para aportar, si no tiene argumentos, respete.
    Le ayudo a entender lo que la soberbia no deja. Puede exponer con respeto, dónde y por qué de los errores del texto?
    Ah, y no hable de ustedes. Esto no es un partido ni una organización, ni un bloque. Es un espacio, y bien heterogéneo. No juzgue este espacio desde la lógica de monolito que se estila usar.
    Si usted busca confrontación, se equivoca espacio. A gritar consignas, a descalificar a otra parte.
    Si no va a usar conocimientos, no rete el intelecto. Por último, le recuerdo algo, si usted dice que el texto está equivocado, tiene que demostrarlo ( presunción de inocencia se llama, la conoce?).
    Este no es lugar para el autoritarismo estalinista. Si le molesta lo que se escribe… si quiere seguir ofendiendo, le puedo sugerir espacios a los que puede ir a escribir.
    Saludos
    Sabes el significado de lo que escribes _ ¿Conoces algo de Stalin? ¿Sabes lo que una idea y un monolito o sea unanimidad ?¿Esto es malo? ¿Leístas bien lo que te mande del peso mexicano y su convertibilidad en Cuba y porque no se cambia la divisa rublo y renminbi? ¿Sabes que es una organización y creo no conoces lo que es un partido? ¿Dices eres martiano y sabes lo que fue el partido que fundó Martí?¿ Lo desapruebas? ¿Estás contra el PCC? ¿Te gusta el autoritarismo de Trump? ¿O prefieres los consejos de Mesa Lago? En fin….. fin del cuento contigo jjjjaaaa Gregorio

    • oscaracso28944

      Bueno. Espero q sepa, Ismael, que Miguel no tiene que decirme nada, yo lo leo bastante bien. Sip, mi progenitor es un tipo, un ser humano, por supuesto. Disculpe si lo ofendió, creo de ahora en más me referiré a usted con el apelativo de vaca con déficit de aprendizaje, seguro le pega más. Lamento informarle que los piojos son insectos, no gente. Pero no se preocupe, no se le puede pedir más debido al retraso mental que tiene, bastante que puede escribir. Seguro le parece aburrida mi comunicación, mi público meta debe tener más de 18 años y una gran consciencia política, usted, a pesar sus más de 60 años tiene la mente de un niño de 5 años. Es lógico que le aburran mis textos.

      Te contesto las preguntas, aunque no son para mí… porque me da la gana.

      Sí conozco de Stalin
      Sí sé lo q es un monolito
      Sí es malo
      Sí lo leí bien
      Sí sé lo que es una organización y un partido
      Claro que conozco el PRC y las razones de su creación
      No lo desapruebo, al contrario, ahora haría falta algo parecido
      No estoy en contra del unipartidismo, y menos si este es comunista. Pero PCC solo es una organización que sirve para legitimar el poder de una clase sobre el resto en Cuba, y eso no es comunismo.
      No me gusta el autoritarismo de Trump
      Prefiero sus consejos, sí.

  • ismael Zuaznabar

    El señorIto OSCAR y sa se definió y yo con contrarrevolucionarios no pierdo mi tiempo y si creen son el futuro están perdidos si piensan como este discuto que dijo

    YA PCC solo es una organización que sirve para legitimar el poder de una clase sovre el resto en Cuba, y eso no es comunismo.

    ni escribir sabe

    No me gusta el autoritarismo de Trump

    Prefiero sus consejos, sí. Se refiere a un declarad enemigo del país como Carmelo Mesa Lago

    En fin empece a leer este blog pensando ra serio y nada que ver–

    Sigan con su libertinaje y faltas de todo tipo y lo poco que dice el señorito que se se me olvidara si los sigo leyendo Y CHAO

    • Hayes Martinez

      1- ha pasado todos los límites de un debate.
      2- De estalinismo sé para darle clases a usted. No porque yo sepa mucho, sino porque usted no sabe nada.
      3- Demuestra una ignorancia política, y un dogmatismo a lo grande. Muestra rasgos de incapacidad de hacer una análisis político serio. Por sí no lo sabe, la noción de PCC que se asume en Cuba, responde a la manera estalinista de pensar el partido. Yo, si quiere, me gusta el partido a lo Gramsci ( ojalá estudie y lo aprenda).
      4- Otro rasgo de su estalinmo es la insistencia en descalificar y de acercar al enemigo. Sus comentarios quedarán aquí, publicados, y todo el que lea verá a un compañero ( léase en doble sentido), ofendiendo, que lo único que es capaz de sostener es un debate de ser Revolucionario o contrarrevolucionario. Lo entiendo hasta cierto punto, después de todo es para lo que está entrenado, para reproducir un mundo binario. Esa es su única razón como lector de este espacio, comparar con su sistema de ideas aprendidas para ver si esto es Revolucionario o su inverso ( en su vulgar simplificación de oficialista ciego o no, claro)
      5- Se nota que Mesa Lago es una espina clavada. Mesa Lago no es enemigo de Cuba, no está a favor del gobierno, más bien. Y eso no es un pecado. Ya que habla de martiano, le sugiero buscar la correspondencia de Martí con Montoro ( del partido autonomista), y verá cómo se trata con un diferente, pero semejante al fin. Mesa Lago no es un santo, claro, errores, como todo el mundo, pero reducirlo a enemigo para no escucharlo, es el menor de los ejercicios del criterio, es la reproducción de la práctica de quien no quiere pensar, de quien no tiene argumentos contra una ideas diferente.
      Le recuerdo que ha pasado todos los límites. Su estilo señala una notable similitud con PostCuba. Valórelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: