Economía en Cuba

La tortuga, la liebre y las regulaciones del 7 de diciembre

 Por: Miguel Alejandro Hayes

La liebre era mucho más fuerte que la tortuga, por eso le daba ventaja a la tortuga en la carrera. La liebre esperaba en su descanso a que la tortuga lo estuviera alcanzando para volver a correr y sacarle ventaja nuevamente.

Un día, ya cercano a la meta, lo tortuga avanzó y por descuido de la liebre, ya era muy tarde, y a pesar de su velocidad, la tortuga ganó. No siempre es tan importante ser el más rápido, sino hacer las cosas en su momento.

Entonces, ¿ Por qué reaccionar a algunas de las deficiencias de las regulaciones -luego de un casi un año -, horas antes de su entrada en vigor? Puede que un día nos ocurra como a la liebre, y no podamos obtener la victoria deseada, a pesar que tengamos el potencial para ello

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: