Fotografía: Daniel Toledo Guillén
Economía en Cuba

Salario y corona

Por: Miguel Alejandro Hayes

No creo que vaya a decir algo que sea nuevo. Ni siquiera que sea novedoso. Lo que aquí comunico, es muy simple…
…pero las ideas simples son las más difíciles de ver -justo por eso, por estar delante de tu cara todo el tiempo-. Si no se cree, pregúntesele al que gritó y que descubrió la palanca. También se le puede preguntar a Newton. ¿Todo el mundo veía las cosas ascender y descender, no? Sin embargo, tuvo que venir él a darse cuenta de lo obvio de “todo lo que sube baja”. Locke nos enseñó la importancia de esas imágenes apartamentemente poco elaboradas que produce la mente. Las imágenes simples que producen grandezas como la de la palanca o la gravedad.
Y ya que hablamos de lo obvio, antes de hacer un acercamiento a las oscuridades de la economía cubana -su politización, su desajustado marco institucional, su mal diseñado esquema empresarial, sus dinámicas contables, su falta de transparencia, su burocracia, su falta de democracia, y un ene más uno de etcéteras-, busquémoslo.
No hay mucho de nuevo. La economía cubana – que a veces es un eufemismo llamarle así- viene arrastrando los mismos problemas desde…bueno, ¿no es obvio?
Nuestras fortalezas coloniales se constituyeron con dinero mexicano. Desde el siglo XVII, los cubanos eran fieles a la corona y al contrabando. Siempre se ha pedido la diversificación, y la dependencia del sector externo es crónica. La permanencia de brechas sociales, no han dejado nunca de acompañarnos.
Nuestras victorias han sido paradójicas. La eliminación de la Enmienda Platt fue seguida por lo del diferencial, que ataba a nuestra burguesía azucarera a la voracidad del mercado norteamericano. La revolución que acabó con la dictadura-la del 59, amiguitos disidentes- provocó una serie de ráfagas por parte del vecino del norte. La eliminación de la injerencia norteamericana terminaría en exceso de… cooperación -una palabra más ideológicamente correcta que las otras que me vienen a la cabeza- con la URSS y el resto de la gente del Este.
Nosotros, hoy, seguimos dependiendo del sector externo, nuestra nomenklatura sigue atada a la voracidad de ciertos mercados, la agricultura no es la mejor y somos, todavía y la vez, fieles a la corona y al contrabando.
Ahora tenemos más burócratas, es verdad, ¡pero antes teníamos rancheadores! Y los funcionarios corruptos, vendepatria -a una metrópoli o a otra que niegue serlo- han existido siempre.
¿Un aumento salarial es una gran señal? ¿Todo podrá resolverse con un aumento? Pensemos en una idea simple. Durante siglos, las asimetrías resultantes de la manera en que asimilamos nuestra relación con el resto del mundo solo se han perfeccionado. Han cambiando las épocas, las formas de gobierno, incluso los tiempos efectivos de nuestros gobernantes; pero sigue la esencia de los males y las deformaciones que nos impiden ser una economía contenta consigo misma.
Nuestra economía y su círculo vicioso no reconfigurarán su fuerza centrípeta por una mera modificación en el monto salarial, más aún cuando esto no abarca las tres cuartas partes de la población laboral activa, y sin todavía situar al salario medio cerca del precio de una canasta básica.
Celebro -por lo pronto- por los beneficiados. ¡Se lo merecen! Solo que eso no nos redirecciona el rumbo. La estructura económica, de la que el salario como poder de compra del trabajador va a ser resultado no se ha subvertido, pero eso ya es otra historia.

4 Comentarios

  • Jorge Alfonso

    Mi comentario no pretendo que sea un aporte a tu interesante cuestionamiento a veces directo, otras un poco figurado “a las oscuridades de la economía cubana -su politización, su desajustado marco institucional, su mal diseñado esquema empresarial, sus dinámicas contables, su falta de transparencia, su burocracia, su falta de democracia, y un ene más uno de etcéteras-“, es solo que encontré en el estudio de la intervención del Ministro de Economía en una Mesa Redonda donde al parecer lo enviaron al suicidio, para que explicara lo que correspondía a un político, para explicar la situación económica actual y fomentar esperanzas irreales para tiempos indeterminados pero no para lo que creo debía ser palear la succionan actual, fundamentar el posible pero no probable crecimiento económico para el 2019 y el porque no regresaríamos a situación similar al periodo especial.
    En mi resumen encontré, contradicciones, falsedades, falta de argumentos fundamentados, y exceso e optimismo que mas que elevar la fe y la confianza en la población levantan dudas de la veracidad de lo que esta informando.

    Lo Negativo:
    1.-La economía cubana enfrenta en la actualidad una coyuntura compleja, ¿es similar a la de la etapa más aguda de los años noventa?
    2.- El recrudecimiento del bloqueo, la aplicación del Título III de la Ley Helms-Burton y la reciente prohibición de los viajes de cruceros, tienen un efecto en la economía y hacen que sea más difícil alcanzar las metas y objetivos propuestos por el país.
    3.- A su vez, tenemos deficiencias internas: problemas de productividad, déficit en el proceso inversionista, incumplimientos de los ingresos por exportaciones, falta de incentivos para exportar más, desvíos de recursos, indisciplinas, trabas y burocracias.
    4.- Hay un escenario interno y otro externo, de presión del bloqueo. Como ha dicho el Presidente, nosotros no podemos decretar el fin del bloqueo, no tenemos esa posibilidad, pero sí podemos enfocarnos en resolver los problemas internos.

    Quiero resaltar algo que hoy es muy común, y es la referencia a supuestas ideas o freces “brillantes” el nuevo presidente, me deja dudas si el es un “milenio” o alguien recién incorporado a la dirección del país que desconoce las veces que ese mismo su enfoque ha sido enarbolado en discursos y reuniones. ej: nosotros no podemos decretar el fin del bloqueo, no tenemos esa posibilidad, pero sí podemos enfocarnos en resolver los problemas internos. Me da la idea, que necesitamos las crisis para enfocarnos en resolver lo problemas internos, o son solo palabras cuya realidad se remonta al periodo revolucionario y nunca resolvimos nuestros problemas internos, y no hablamos del bloqueo cuando fluía la ayuda de la URSS y demás países socialistas y recurríamos a el para todas las culpas cuando llego la crisis el Periodo especial y hasta nuestros.
    días.

    Lo positivo:
    5.- Hoy tenemos una economía más diversificada.
    6.- En los años noventa el país perdió de un golpe (de un año a otro) el 30% de su Producto Interno Bruto, el 80% del comercio exterior, se tuvieron que aplicar medidas para sobrevivir y, hasta cierto punto, ralentizar lo que se estaba haciendo para el desarrollo del país.
    7.- Tenemos un comercio exterior mucho más diversificado, se han realizado importantes inversiones en el turismo
    8.- Además, en la actualidad la Isla dispone de un potencial científico, que cada vez más se pone en función de aportar a la economía.
    9.- Cuba cuenta con un programa para que en 2030 el 24% de la generación energética del país sea mediante fuentes renovables de energía.
    10.- disponemos de crudo nacional. Recientemente el Ministerio de Energía y Minas informó que teníamos un respaldo de energía eléctrica para asegurar la venidera etapa de verano.

    Caven dudas de que la diversificación de la economía sea tan significativas pues en los noventa, no teníamos Turismo pero la Industria Azucarera produjo mas que hoy hasta 1995 mínimo y era mucho mas eficiente en ingresos netos por dolares invertidos, hoy tenemos el Turismo que aunque idealizan con utilidad neta el 60%, serian cifras que debían argumentar a la población para comprobar su veracidad.
    Es inoportuno hablar ahora de proyecto hasta el 2030, y respecto sobre la estabilidad energética, ya en este verano se produjeron apagones de hasta 6 horas durante tres días en provincias, mientras se protegía la Capital.
    Hay algo que no quiero pasar por alto, en Cuba tuvimos una flota pesquera, hasta que se exploto sin mantenimiento ni inversión en ella y se destruyo, tuvimos el Combinado Avicola Nacional para producir ponedoras de reposición, y pollos de engorde, hasta que alguien con números alterados con dobles monedas y arbitrarias tasas cambiarías convencieron a nuestras autoridades que era mas económico comprar pollos, y se dejo de engordar pollos, nadie se acordó el bloqueo y de la independencia alimentaria, y de la generación de trabajo que ocupaba la ceba e pollos en cuba, aun sin hablando esas estupideces cuando producir el pollo era el nacimiento de una Industria en el país que podía crecer hasta la exportación, ahora empresas privadas foráneas van a engordar pollos en Cuba, y de donde creen sacaran las divisas para adquirir el alimento, de la venta de pollos a la población, acaso el presidente considera imposible la crianza y engorde e pollos por cooperativas y familias cubanas. Creo que se hace necesario un análisis de conciencia en nuestros dirigentes quizás descubran que cambio de mentalidad y del liderazgo con nueva mentalidad puede servir a nuestro socialismo aun vigente.

  • Hayes Martinez

    Jorge, gracias, pero sin dudas mi reflexión no es interesante. Se me pierde en que escribo de la misma forma en que me siento. Los ir y venir de mi contexto, los reflejo cuando escribo. Este es un texto herido. Prometo, aunque tampoco creo que aporte algo nuevo ( Téngase presente es en cuenta lo que sepublicaica El estado como tal),

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: