Historia

Maceo, Martínez Campos y el Combate de Peralejo

Las Taironas, Peralejo y Mal Tiempo,
Céspedes, Agramonte y Martí,
Moncada, Quintín Banderas y Maceo,
y la Trocha que cruzara el fiel mambí
(Del Himno de la Juventud Socialista Popular)

Por: Norma Normand Cabrera

Desde hace varios días vemos con relativa frecuencia diferentes spots televisivos que utilizan, sin mencionar a su autor, la célebre frase con la que dícese que el Mayor General Antonio Maceo dio por terminada la entrevista sostenida con el General Arsenio Martínez Campos en los campos de Baraguá el 15 de marzo de 1878: No nos entendemos. Se da por sentado, al parecer, que la conocemos todos los cubanos. Debía ser así, en efecto, mas sabemos que no lo es. En mi opinión, corresponde dar el crédito. De paso recordaríamos al Apóstol, quien nos enseñó que honrar, honra.

Martínez Campos marchó a España ente 1879 y 1896

No sería aquella tarde en Baraguá la despedida final de los adversarios, sin embargo.
La Guerra del 68 concluyó poco después, por otras razones internas y externas, ninguna atribuible a la labor de Martínez Campos, mas éste, con la creencia de su éxito en tal empresa, marchó a España, donde entre 1879 y 1893 ocupó diversas responsabilidades militares, casi todas vinculadas a su pericia de mediador en conflictos armados. Por eso, al reanudarse la Guerra de Independencia, el 24 de febrero de 1895, fue designado Capitán General de Cuba.

el Mayor General Antonio Maceo le infligió una rotunda derrota en el Combate de Peralejo.

Llegó a la Isla en abril, cuando estaba en su apogeo la Campaña de Oriente, liderada por Antonio Maceo. Conocedor Martínez Campos de los méritos de aquel y lo que significaba que estuviese al frente de las fuerzas cubanas que allí combatían, decidió trasladarse a esa región para dirigir personalmente las operaciones, al mando de un contingente de hombres suficientemente pertrechados.
Pero esta vez fracasaría en su astuta política pacificadora: el 13 de julio de 1895 fue solo el comienzo, cuando el Mayor General Antonio Maceo le infligió una rotunda derrota en el Combate de Peralejo.
Acampado el 11 de julio en las inmediaciones de Bayamo, supo Maceo que Martínez Campos preparaba en el cercano poblado de Veguitas un convoy con el objetivo de dirigirlo a Bayamo al día siguiente. Concentró entonces sus tropas en Vegas de Yao, con el propósito de presentarle combate. Contaba con más de ochocientos hombres y experimentados oficiales, entre ellos Jesús Rabí, Quintín Banderas, Joaquín Tamayo y Saturnino Lora.

No contaba Maceo con la traición de dos falsos comerciantes

El día 13, temprano en la mañana, Maceo dispuso sus fuerzas entre la sabana de Barrancas y el Río Mabay, paraje que da la espalda a la sabana de Peralejo, lo que le permitía dominar todos los caminos de acceso a Bayamo y sorprender así a las columnas de los Generales Martínez Campos y Santocildes.
No contaba el General Maceo con la traición de dos falsos comerciantes, quienes informaron a los jefes españoles de la presencia de las tropas cubanas y su ubicación. Los dos Generales españoles unieron sus columnas, que habían marchado por separado hasta llegar al Río Buey: cuatrocientos infantes y cuarenta jinetes la de Martínez Campos, y mil cien infantes, la de Santocildes, De ese modo pudieron evadir las emboscadas cubanas y llegar hasta el bosque donde se encontraba la impedimenta mambisa, compuesta en su mayoría por personal incorporado recientemente y con muy pocas armas.

El combate resultó violento para ambas partes. Pero Maceo equilibró las acciones mediante oportunas maniobras de la caballería y la infantería. Él y los suyos cercaron a las tropas españolas y las fustigaron durante seis horas, al cabo de las cuales Martínez Campos logró escapar, ayudado por sus hijos, cual fuera comunicado por los prisioneros al General Maceo:
…los hijos del General Campos para salvar a su padre del eminente peligro que corría de morir de bala o ser hecho prisionero lo acostaron en el suelo sobre una manta en la cual lo conducían entre soldados, formando una espesa muralla que hacía de la columna un pelotón inmenso, estando obligados a ello por las constantes cargas de los jinetes y ataques de la infantería; se lo llevaron en peso hasta que la oscuridad de la noche vino a perturbar por completo la tenaz persecución que le hacían los bravos soldados de la región.

Ocho días tuvo Maceo acorralado en Bayamo a Martínez Campos.

Los cubanos tuvieron ciento treinta y dos bajas, entre muertos y heridos. Entre los primeros, los brigadieres Goulet y Suárez, y el comandante Moncada. Las tropas españolas tuvieron más de mil ciento cincuenta bajas, entre muertos y heridos. El general Fidel de Santocildes contaba entre los muertos.
Ocho días tuvo Maceo acorralado en Bayamo a Martínez Campos, quien se atrevió a salir de la ciudad tras recibir un refuerzo de alrededor de cinco mil hombres.
Al conocer los resultados de la acción, el Generalísimo Máximo Gómez escribió a Maceo, felicitándolo a él y a los jefes y oficiales a su mando por tan brillante victoria, planteándole, además, que esa fecha sería una página más de gloria en su historia militar.
En lo sucesivo, los españoles se vieron obligados a colocarse a la defensiva y apenas salieron de sus bases en las poblaciones fortificadas, a no ser en fuertes columnas.
Tras la derrota de Martínez Campos frente a Antonio Maceo en el Combate de Peralejo, el General español solicitó a la Corona ser sustituido de su cargo como Capitán General. Regresó a España en enero de 1896.
Sin embargo, antes de cesar en sus funciones tampoco pudo impedir el comienzo de la Invasión, que partió a finales de ese primer año de la guerra desde Mangos de Baraguá, lugar de su primer enfrentamiento con Maceo, ni que los mambises llegaran victoriosos a Occidente en enero de 1896.
No, definitivamente nunca pudieron entenderse.

5 Comentarios

  • Norma Normand Cabrera

    Solo una precisión: Martínez Campos regresó a España en 1879 y volvió a Cuba en abril de 1895, como Capitán General. Su regreso definitivo a España fue a inicios de1896.
    Gracias!

    • Hayes Martinez

      Gracias Norma. Esto viene a llenar el mito. Maceo apenas estuvo 10 días en la manigua luego de la protesta histórica. Sin embargo, años más tarde, como expones, pudo demostrarle a Martínez campo el no entendimiento. Un abrazo

  • José Antonio Mitjans

    Por qué no te embullas y nos cuentas de la Batalla de Mal Tiempo?, otra de las que llenaron de gloria los campos de Cuba???

    • Norma Normand Cabrera

      Gracias por la sugerencia, trato de desempolvar algunos temas menos conocidos (por ser menos tratados, o menos divulgados) de nuestra extraordinaria historia patria. Sí, Mal Tiempo es uno de ellos, se conoce el nombre, que fue muy importante, etc., pero se pudiera abundar en algunos detalles.
      Agradezco la confianza.
      Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: