Onírica

Anti-reloj

Por: Anckla

Eso pasa todos los días. Da pereza levantarse al toque del reloj.
La rutina del hogar antes de salir, entre la poca pasta y el cepillo, el jabón que ya se extingue, y el café con poca azúcar y mucha agua -sin elección.
Todo en ritmo sincronizado con ese maldito tic tac. Ya la ancestral mala costumbre de intentar llegar a tiempo se sale de control.
Las opciones de embarcar en la ciudad son variadas, pero igual no dan cabida entre el espacio y el dinero.

Los horarios incumplidos y al final, muchos se van a embarcar, y el resto ya se embarcó. Es mejor tomar las cosas a su tiempo y sin contar las horas. Después de tanto estudiar, de graduarse con honores… Si lo mismo hay que cobrar, tarde o temprano es igual, de todos modos no va a alcanzar. Si honesto se debe ser no queriendo pretender abandonar la conciencia; si aquí no vale la ciencia y la matemática no cuadra; si lo mismo en taxi es una cuadra, que de la novia a la lisa; vale lo mismo que una pizza -y de mala calidad.
Miles quien trabaja en el agro, y pobres los ingenieros, las siglas con muchos carros, y camello para enfermeros. Médicos en las paradas, bodegueros en Varadero.
Suelta el reloj y apresura, que los empleos no faltan.
Si el estatal no camina, el particular discrimina.
Da tiempo y conocimiento a luchar cualquier invento y olvidarse de la premura.
No sé de que vive el cura y sé cuanto cobra el santero… Si vivir va siempre primero, desconecta ya el horario.
No se pregunta salario, y sí, que va a entrar a diario. Si no se estudia medicina y el turismo es escaso, correr tras guaguas es algo que haces muy a menudo. Tampoco tienen menudo, y si no dan el vuelto, que nunca eso esta resuelto.
Desprenderse del imperfecto, el chofer y carreritas vanas. Llegar a trabajar sin ganas, lo mismo cada mañana.
Más se pierde que se gana, y el tiempo no se detiene. Saber que el que tiene tiene, y hace lo que le venga en gana. Si va a trabajar mañana, ni en taxi ni cogerá el bus -a ese que no se le ve ni la luz.
Y cuando se toma el café, es despacito, y le hecha lo que le venga en gana, no lo apura ni un tsunami, y llega simpre fresquecito. Sabe lo que comerá esta noche, y si se pone enfermito, su médico, el enfermero y también a sus ingenieros, se los traen en avioncito. Para no discriminar le dio baja al bodeguero. Dejar detrás el minutero, segundero y el horario, soltar este calendario donde se repite todo, soltar el reloj que todo…
pasa todos los días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: