Onírica

El capataz y el esclavo

Capataz: No sé por qué te quejas, aquí estás mucho mejor que en África.
Esclavo: Me quejo por el sol, por los azotes, por haber sido sacado a la fuerza de mi país, que no era el mejor, pero era el mío.
Capataz: Si te sirve de consuelo, ni el amo ni yo tenemos nada contra ti. De hecho en Europa repudiamos la esclavitud, ahora usamos un sistema mucho mejor: el capitalismo; lo que pasa es que la dinámica socioeconómica de este continente no nos permite implementarlo como allá, así que nos vemos obligados a usar la mano de obra esclava, mucho más barata. Es necesario para el sistema y de eso se trata, no tenemos nada contra ti. Todo muy racional, ¿ves?
Esclavo: No comprendo nada de lo que dices, pero sí entiendo que este sistema se trata de que yo tabaje para que tú vivas bien. Tu comodidad sale de mi sangre y mi sudor, así que en tanto yo sea el esclavo y mi espalda la azotada, no podré estar de acuerdo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: