Onírica

Poder constituyente

Por: Hamori Toltor

Quiero hacerme una constitución, puesto que ya soy viejo y me han cambiado muchas cosas

Artículo Primero

Mi cuerpo tiene las mismas partes y órganos que antes. Tan solo perdí una uña, pero me volvió a salir

Artículo Segundo

Ha cambiado la extensión de mi cabello, me han salido nuevos lunares, y últimamente no suelo afeitarme

Artículo Tercero

Refórmese esta constitución cuando algo de lo antes mencionado cambie

3 Comentarios

  • Ramón García Guerra

    Ante todo, la uña es otra y eso cambia en todo lo que eres. Eres tú que perdió una uña y te ha vuelto a salir. Esto es, hay una historia de por medio.
    Luego, hoy es otra tu apariencia y tu falta de cuidados en ello es evidente. Apenas eres la misma, en apariencia. Porque con tanto pelo y lunares eres en todo diferente.
    Finalmente, creo que debes de modificar tu constitución y darte formas nuevas, con cada paso que des, para fluir con la vida misma.

    Esto es pura analéctica: eres tú que te niegas a tí, para ser otra y tú misma.
    Luego, me hace recordar a una amiga que hacía una década que no veía y se me ocurrió saludarla con un: “Eres la misma”.
    Ella me contestó: “Ay, no jodas. ¿Sigo siendo la misma tonta de siempre?”

    • Hamori

      Pues gracias por el comentario. Solo intentaba, desde mi cuerpo, plantear el ciclo de las constituciones que no refieren nada revolucionario hacia el futuro, y que no son más que actualizaciones de lo que hemos llegado a ser…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas