Onírica

Danza

Por: Anckla

Salió con la marea alta, en medio de la oscuridad, empujando de de la orilla su balsa de cámara y su red, frente a un cielo raso de nubes densas que se mezclaban con el horizonte. Hacia frío. El mar, tranquilo, le dejó entrar por las corrientes, con los remos caídos. Un silencio, hueco.

Sin lunas, ni estrellas, ni luz.
Él se aleja.
Por debajo de la oscuridad y el silencio, él se aleja.
Mira a sus pies. Mira el anc(k)la.
Prende un cigarro que es un rubí callado entre las brazas de aguas.
Tiene una cadena al cuello, como corbata.
Tiene el anc(k)la colgándole de la cadena.
Él se abraza a la red, envuelto en humo. Bailan.
Un lucero rojo se hunde, se hunde en el agua.
Empieza a llover.

Los relámpagos son feroces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: