Onírica

De evolución

Por: Anckla

Qué respuesta al quedar sin palabras, excepto la mirada desmesurada del ahogado que no cree que su tabla lo sumerge sin remedio. La resignación fallida de quien lucha con el cabo después de saltar y sentir el tirón del lazo sin que le rompa la nuca.
Sentir la amenaza fría del metal alrededor de las muñecas, y el lento pasar de los años enjaulado, o en una caja si te arriesgas al plomazo para subsistir.
¿Cómo rebatir el sinsentido de cambiar lo que va tarde al cambio? En el preciso momento del devenir de la historia y el mismo concepto base, de traicionero te acusa cuando se exprime la raza de hombres por hombres vestidos con telas de hombreras graduadas, solapas recargadas y de pechos con medallas. No se responde con palabras lo que te sentencia al silencio. Le ha llegado el momento al isleño: ocuparse de evolución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: