Onírica

Esdrújulas maneras

Por: Pablo: Dussac

Asúmete en la cúspide
De estos versos intrépidos
Que, por céntimos de amor,
Dejaron de ser incrédulos.

Se arriesgan al ridículo,
Lo insípido, vanal,
Tránsito de íntimas imágenes
Los incitan a plasmar.

Vorágine de ideas
Brotan desde la médula,
Dice quien sabe más
Que son las células de un poema.

Cavernícola es la métrica,
Implícito el sentir,
Intrínseca es la forma
Que adoptan para existir.

Esdrújulas maneras,
Enérgico bolígrafo,
Rítmicos caprichos,
Veneno para séquitos.

Bordados al unísono,
Letales cual ejército,
Inmunes a las críticas
Y su látigo voraz.

Cual cánticos me llegan,
Rápido los grabo,
Plácido en el trance
En el que surgen raros trazos.

La mística en la cúspide,
El juglar en su júbilo,
Los estruendos del público
Que se refleja en la obra.

Trémula, la élite,
Ante la ola que avanza,
Súbita e imponente,
Fatídica, drástica.

Ávidos de vida
Como ánimas mortíferas,
Fortificando la lírica
Con lúdico fulgor.

Pálpitos del alma,
Terribilísimo autor,
Ejercicio del acento,
Esdrújulo esplendor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: