Onírica

Lo que debo hacer

Por: Pablo Dussac

Los ancianos que dirigían
el país gritaban con roña:
¡Vete, exiliado, traidor, falso patriota!

Los jóvenes de la comuna
vociferaban de buena fe:
¡Sálvate, no seas patriota, esto no da más!

Y yo, en mi delirium tremens de poeta,
vivo muriendo feliz en mi extraña lucha,
haciendo lo que nunca
me dijeron que debía hacer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: