Onírica

Brain’s theft

Por: Kmilo Noa

Si Oskar Vogt
viniera a estudiar mi cerebro
tan minuciosamente
(como mi madre aparta
la basura del arroz
de la basura comestible)
y metiese sus dedos
en mi cavidad craneal,
Iba a darse cuenta
que mi cerebro
es una glándula
donde puede
encontrarse
contenida
toda la miseria del mundo.

II

Si yo pudiera infiltrarme
en el Panteón de los Cerebros
de Moscú
me robaría el cerebro de Máximo Gorki
y le extraería la glándula escritural
tendría que limpiarla
con extremo cuidado
para después comérmela
untada en mayonesa.
Si yo pudiera infiltrarme
en el Panteón de los Cerebros
de Moscú
me robaría el cerebro de Máximo Gorki
e inmediatamente prendería fuego
a ese lugar espantoso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: