Opinión

Todo el mundo con la lengua afuera

Por: Miguel Alejandro Hayes

Hace unos días, asistí a un concierto de Kamankola. Mientras esperaba, escribí estas notas. Acá las comparto.

***

Nunca había ido a al parque G. No recuerdo si era porque no me dejaban ir en mi época de adolescente, o porque no me gustaba.

El caso es que ese día andaba triste. Arrastrando el peso de la novia que te deja, y por si fuera poco, sin dinero. Nada, el escenario perfecto para descubrir cosas nuevas. Así fue.
Conocí el Proyecto Delta. No recuerdo bien los chistes, un poco nerds sí, pero me reí mucho. Después, aparecieron los amigos del amigo, la invitación, y ahí se terminó: sentado en un banco en G.
Yo cargaba con la misma majomía de la que los socios se quejan, que si la extraño, que si quiero verla… Pobre de ellos, siempre lo mismo.

No faltó la invitación al trago, pero yo no tomo. Aquella parecía ser una noche insoportable, rodeado de machos, alcohol; yo no le veía lo divertido.
La llegada de un celular con música marcó espectativas, al menos para mí. Una letra decía los centinelas me fusilan. Sonaba bien. Arrastro mi esquema de voces roncas, desabridas, y aquello que escuchaba, encajaba.

Era un tal Kamankola. Ni idea. Un loco ahí que me cuadró lo que cantaba. Sus letras de inconformidad, de desamor, de voz que coquetea con la censura, me servían de espejo; quizá era por causa de alguna especie de alter ego que yo tenía -¿tengo?.

Lo copié, lo escuché. Lo escucho. Algo parecido a un enamoramiento asexual en un solo sentido, surgió. A lo Hegel: había mismidad en su otredad.
Me sirvió mucho. Me sirve mucho. Lo comparto con todo el que puedo. Esos versos los he dedicado a novias, los he dedicado a… No sé si es que es de verdad las ocasiones lo han merecido o que las canciones han merecido la ocasión. El caso es que funcionan -parece que suena bien ser el tipo malo, sensible y en la mira del censor-.
Y aquí estoy, esperando el inicio del primer concierto de ese flaco con dreeadlocks al que asistiré. No me alcanza el tiempo y tecleo esto rápido.

Ya quiero entrar y gritar: ¡todo el mundo con la lengua afuera!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: