Opinión

Los premios Lucas

Por: Miguel Alejandro Hayes

Como cada año, en el teatro Karl Marx se entregaron los premios Lucas. En ellos se reconocieron los mejores videos clips de factura nacional. Más allá del enaltecimiento a la cultura cubana que ahí se realizó, queda espacio a otras reflexiones.
Confieso que asistí al evento por el mero compromiso de aceptar aquel regalo que no era otro, que unas entradas para la segunda fila –alantico-, bien cerca del escenario. Pero durante el transcurso de la noche, fui contra todo pronóstico, sorprendido.

No sé en otras ocasiones, pero esta vez ganó el arte revolucionario, comprometido. Quedé satisfecho.

Era de esperarse que la competencia estuviese llena de vídeos de muy buena calidad, respaldados por la alta factura de los realizadores cubanos de la talla de Joseph Ros, Ángel Alderete y Alfredo Ureta.
No soy experto en materia de arte, pero algo tengo bien claro:

este nunca es algo puro, per se, desconectado del mundo.

Cómo la ciencia o cualquier otra actividad humana, el arte es el resultado de las experiencias de quien la hace y de cómo este se relaciona con el mundo, cómo lo aprehende, cómo produce y autoproduce su realidad.
Por eso, lejos de una regla universal del buen arte, cada época y lugar crean su propia noción de este. Ello es producto de la identificación con una obra, por parte del espectador y los patrones a los que estos se ajusta, resultado de una representación artística que conecta el conjunto de valores, tradiciones, etc, con una realidad social. De ahí que los Lucas digan mucho del (buen) estado de nuestro arte, porque no se premió el arte por el arte -que nunca existe- o que imita modas foráneas; sino que -conscientes o no- la selección de los premiados esconde cómo la realidad del artista se encuentra multiplicada en el público; de forma tal que las emociones que genera una creación, se repitieron en quienes la seleccionaron ganadora, y en quienes festejan esos criterios. Más que profesión, esas “purezas de la forma” que ganaron, no son otra cosa que emociones.
Por eso no es extraño que resultara premiada la agrupación Los locos tristes, un modesto conjunto, que reconoció la sorpresa de que un trabajo realizado en tiempos libres de la banda en una simple computadora, ganara. Era algo más que la imagen, era le conjunto de la pieza Nostalgia, que transportaba a una época, que quienes la vivieron y los otros que no, sentimos nostalgia de ella. No era estilismo, era la vibra.
De la misma manera está el joven fenómeno musical cubano, nada menos que Cimafunk. Resultó esperado su premio a video más popular, que demostró su gran aceptación en el público espiritualmente joven. ¿Por qué en ese público?
Estoy seguro que no es por el funk, ni el afrodance, ni el soul, ni la rumba, ni el bolero. Es el músico que cuidadosamente -sin caer en la trampa de la posmodernidad-, no se encasilla en ninguno de esos ritmos y lleva en sí la tradición; pero que no la ahoga en una repetición acrítica del pasado, sino que la asume conscientemente, y le da vida por adaptarla al mundo de hoy, manteniendo esencias, no formas. Tal vez por eso, por romper esquema, por dar continuidad y no continuismo a tradiciones musicales, por la necesidad de asumir esa fórmula en otros aspectos de la vida más allá de la música, a nivel inconsciente se genera ese fenómeno Cimafunk.
Por último, y nunca en mejor momento, el anuncio de que se cambiarán los muebles de la casa, se llevó el premio al video del año. Escuché esa canción por primera vez en el año 2013, y nunca la he sentido con tanta fuerza como hoy. Quizá ha tenido que esperar a este contexto, pero hoy Mi casa.cu es un himno, símbolo para todos los cubanos que queremos cambiar para que el proyecto se mantenga, y por eso conecta tanto la obra con el público. No fue el vídeo solo, sino como se relaciona con nosotros.
Y eso fue parte de los premios que se alzaron en Lucas y que me dio una gran alegría, porque vi en ellos un arte que se aferra a la vida de los cubanos y que reflejan el sentir de muchos. Me alegro de haber podido estar ahí.

6 Comentarios

  • Grisell Concepción Timor

    Considero que si se van a premiar audiovisuales, en el jurado deben haber ESPECIALISTAS en AUDIOVISUAL, en SEMIÓTICA DE LA IMAGEN, en FOTOGRAFÍA. Tenemos Doctores en Ciencias y Másters en Ciencias, Por qué no se convocan como jurado??? y así se ELEVA EL NIVEL del jurado???

    • Hayes Martinez

      Gracias Grisell. Muy interesante su propuesta. De verdad que me ha hecho pensar.
      Pero me pregunto, si eso no convirtía la premiación en una noción puramente técnica? Creo que el exceso de teoría en el arte puede estancarlo. No sé, me gustaría pensar en eso. ¿Qué cree usted? Aunque no seamos quienes deciden sobre el tema, es un tema que merece atención.
      Si pudiera desarrollar su idea (si no lo ha hecho ya) y se le pone a circular, puede contribuir a crear conciencia o a que se piense en lo que plantea usted.
      Un saludo

  • Grisell Concepción Timor

    Jamás he conocido un profesor, un investigador, un Doctor en Ciencias del Arte, que no sea en extremo sensible; además, la mayoría enseña, así que doblemente sensibles, empáticos. Hay también profesores de profesores y de varias generaciones.
    Conozco de cerca a los profesores y estudiantes de la Facultad de Comunicación Social y pienso que son una cantera de inestimable valor para investigar, integrar y dirigirlos medios en nuestro país.
    En el mundo existen comunicólogos como Martín Barbero , Martín Serrano, Daniel Prieto Castillo, entre otros y sociólogos como Pierre Bordieu que son el ABC de los medios. El que no los conozca no sabe la responsabilidad que tiene al tomar decisiones como son las de qué se promueve y qué se difunde en un medio tan invasivo como es la televisión.
    Las investigaciones no se hacen para guardarlas en un archivo de una biblioteca, responden a problemas reales que existen. Son para darle solución a problemas.
    Ahora quiero compartir otras opiniones:
    1. El video de David Blanco que obtuvo premio fue dirigido por Orlando Cruzata, el creador y director de Lucas. Está siendo juez y parte a la vez.

    2. Tú dices en el artículo y cito textual: “De la misma manera está el joven fenómeno musical cubano, nada menos que Cimafunk. Resultó esperado su premio a video más popular, que demostró su gran aceptación en el público espiritualmente joven. ¿Por qué en ese público?”
    Meses antes de la votación sucedió esto:
    En la revista Somos Jóvenes, el 10 de septiembre de 2018 sale este artículo: “CIMAFUNK, la fiebre que invade la isla” Por Rafael Grillo.
    Dice Rafael Trillo: “Los jóvenes andan pidiendo Terapia. Abunda gente que se considera Paciente y lanza el grito de “¡Yo lo que quiero es un electroshock!”. Se empieza a decir “CONTIGA”, y otras palabras más que ahora se pronuncian extrañamente. Muchos se encaprichan con “parar el tiempo”; unos advierten que “me voy pá mi casa, pero si tú quieres me voy pá la tuya”, y otros alegan que “con mi dinero, hago lo que quiero”. Esta “fiebre” lleva un nombre exótico y amenaza con volverse indetenible”….La escena musical del patio, en particular la considerada “alternativa” o “emergente”, TIENE HOY UN NUEVO ÍDOLO “.

    En la revista Pionero-medium (para adolescentes), el 21 de septiembre de 2018 se publica el artículo “Erick Iglesias: CIMAFUNK soy yo” por Isabel M.Echemendía Pérez.
    Cimafunk (cimarrón-funk) no se parece a nadie, tiene de todo y a la vez es único. Hace covers, produce y compone sus temas. El primer disco, Terapia, le ha valido el premio en la categoría Artista Novel, en el pasado festival Cuerda Viva.
    A la pregunta ¿Qué importancia le concedes a un espacio televisivo como Cuerda Viva y a la Asociación hermanos saíz (AHS)? El cantante-compositor y productor de sus propios discos con sello independiente responde:
    “Superbién. Nos apoyaron. El primer videoclip, “Paciente”, se filmó gracias a una beca que gané por la AHS. Cuerda Viva es un suceso que cada año tiene repercusión nacional. Después de haber pasado por toda la nominación, me ayudó a darme a conocer más en Cuba. Obtuve el premio como artista novel”.
    Luego obtiene el premio al video más popular y coincido con la de la Universidad de Pinar del Río y Periodista del semanario Guerrillero Mayra García Cardentey.
    3. Si existen premios para Música Pop, Pop-House-Electrónico, Pop-Rock y Rock ¿por qué no se deja este último para el tipo de rock que no clasifica como pop? Sabían ustedes que tenemos excelentes bandas de rock apenas conocidas en Cuba como por ejemplo Anima Mundi que hacen (componen y tocan) una excelente música rock progresivo??? Dónde queda esta banda si quisiera participar????

    En tu artículo afirmas: “No sé en otras ocasiones, pero esta vez ganó el arte revolucionario, comprometido. Quedé satisfecho”.

    Sinceramente, después de estas reflexiones, Miguel Alejandro Hayes sigues estando satisfecho???

  • Hayes Martinez

    Gracias por su explicación. Cómo puede verse usted tiene amplio dominio sobre la institucionalidad del arte en Cuba, y algunas de sus dinámicas.
    Advierto que usted tiene cierta incorformidad -bien justificada- con esas dinámicas del mundo del audiovisual. También las puede advertir en mi persona, porque como pudo leer , asistí a los premios por compromiso social, y como pudo leer, desconozco qué ha ocurrido en años anteriores. La producción audiovisual nacional ( e internacional) que llega a mis manos no se ajusta a mis patrones de consumo ( básicamente trova, y siempre la misma). Consumo que no considero mejor ni peor, simplemente diferente, razón por la cual (como escribi otra ocasión) ignoro el mercado musical.
    Pero entiendo que usted sienta más de cerca todas esas cuestiones del vídeo clip, y tal vez por eso lo asuma con mucha menos pasividad que yo.
    Concuerdo con usted sobre la necesidad del uso de los conocimientos avanzados en materia de comunicación. Le comunico que desgraciadamente la ausencia de esa práctica podrá advertirlo en muchos aspectos de nuestra nación. Un simple ejemplo, observe la dirección del MEP, y verá el uso que se hace en este de economistas ( no se trata de una indirecta, sino de un hecho).
    Concuerdo con usted sobre ciertas prácticas indecorosas ( o se puede usar palabra mucho más fuerte) en el video clip, y que no son sólo de este ámbito, también existen en los mundos de la pintura, la literatura ( y me consta).
    Sobre Cimafunk, valoro de otra forma. Recuerdo que no tengo ningún partido respecto a él. No creo que el premio al video más popular del año tenga algo que ver con Somos Jóvenes o Pionero. Ninguna de las dos -incluso a pesar del esfuerzo de Darío, director de la primera- son medios que tienen el impacto para ello. En ese caso, se puede saturar al receptor de algo, que puede desecharlo. Por la vía que haya sido ( que no tiene que ver con el papel de esas revistas) su música es aceptada por los jóvenes.
    Sobre lo que plantea de los jurados académicos… Concuerdo con usted en que estos deben ser parte de este. Claro está, su presencia hace falta. Yo hago alusión a que el exceso de criterios técnicos es dañino. Prueba de ello hay. Un ejemplo es en el mundo jurídico, donde se incluyen jueces legos, para que se dictamine no solo con un discurso técnico de jurista ( que puede estar enajenado en los artilugios ontológicos del derecho), sino que se tenga en cuenta la noción de justicia más apegada a la realidad, es decir, al mundo fuera de la teoría del derecho.
    Por cosas como esa, es que mencionaba la posibilidad de que existe cierto límite en el uso del criterio técnico. Era para comentar, y pensar en ello.
    Pudiera agregar, y es que lo estético se condiciona, y después de todo el crítico responde a nociones de formas ( organización), y lo que se sienta pasa por la percepción de esa forma ( porque nuestra subjetividad se relaciona con el mundo mediada por formas). Estás , pueden distanciarse de patrones más “aterrizados”.
    El arte, siempre debe enfrentar a la institución del arte que determina cómo entender el arte, porque como en cualquier forma de pensamiento humana, impone paradigmas. La academia, no es motor de nuevos paradigmas, sino guardián de los que hay.
    Por otro lado, el arte lleva cierta dosis de censura ( en el sentido FReudiano) de la forma. La repetición de la forma mata el gusto, la atracción, el encanto. En dependencia de que en qué punto de la percepción de la forma estemos, puede sentirse alguien más o menos atraído por algo. Hay que cuidar al arte de los guardianes de la forma ( de vulgares, de corruptos, pero no estamos hablando de esos justo ahora)
    Y eso no quiere decir que me oponga a la presencia de expertos.
    De todos modos, mi pequeño post solo era la reflexión de un joven que cayó en el teatro y se sorprendió de ver premios que se parecen mucho al sentir de muchos cubanos. Y eso me pareció revolucionario, no en un sentido moral, sino práctico: esos premios tenían sentido del momento histórico. Se parecían un poco a lo que pensamos hoy…. ( Nostalgia del pasado, jóvenes rebeldes y enajenados, la Casa Cuba que cambia).
    Por lo demás, agradezco a nombre que haya gente como usted que esté tan preocupada por esas cuestiones. Sin embargo, estos comentarios no deben ser de fijar un partidismo respecto a un tema en particular, porque los partidismos arruinan los debates.
    Espero luche por implementar esas ideas que tiene, y su pudiéramos colaborar, aquí estamos.
    Saludos.

  • Grisell Concepción Timor

    Gracias por su tiempo y dedicación a escuchar mis opiniones.
    Diaz – Canel, en muchas de sus intervenciones le ha otorgado un papel muy importante a la Ciencia, e incluso propone que muchos temas se vean con los investigadores en las universidades, con lo cual estoy 100% de acuerdo pues creo que es un gran idea. Una sociedad incluido el arte, claro está no puede avanzar al margen de la Ciencia. Así que mi propuesta se asa en este precepto, el arte no debe quedar excento de esto.

  • Grisell Concepción Timor

    Dices “No creo que el premio al video más popular del año tenga algo que ver con Somos Jóvenes o Pionero. Ninguna de las dos -incluso a pesar del esfuerzo de Darío, director de la primera- son medios que tienen el impacto para ello. En ese caso, se puede saturar al receptor de algo, que puede desecharlo. Por la vía que haya sido ( que no tiene que ver con el papel de esas revistas) su música es aceptada por los jóvenes”.

    Los fenómenos no son monocausales, son multicausales. Claro que una golondrina no hace el verano. Para analizar si el resultado de la votación es confiable, habría que hacer, desde la ciencia, una investigación, pero no es el punto ahora. Seguramente coincidimos en que el materialismo dialéctico e histórico nos enseña que los fenómenos se dan concatenados, en sistema y que responden a un momento histórico- concreto y si se analizan las publicaciones sumado a los videos más puestos en la tv y el período que abarcan, por ejemplo los útimos 2 meses. (concuerdo con la profesora de la universidad e periodismo y periodista que escribió también) estamos hablando de varios factores y no de uno solo.

    Confieso que no soy seguidora d este progranma ni conocedora; solo me dio por husmear un poco y llamó mi atención de inmediato. No es mi objetivo profundizar en el tema, para eso hay expertos, pero no podía dejar de expresar mi opinión. Tal vez sirva para algo. Tal vez….

    No quisiera despedirme sn antes decir que para que los medios y el jurado no esté solo permeado de académicos, pudieran ser tenidos en cuenta los profesores de la escuela internacional de cine ; profesores de fotografía como Ramón Cabrales, Rufino del Valle; excelentes pedagogos, con prestigio internacional para nada tecnicistas -aunque domuinan la técnica a plenitud- y en extremo sensibles, como debe ser un artista de pura cepa. Personas que viven PARA el arte y no DEL arte.

    Muchas gracias, una vez más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: