Política en Cuba

Convivencia

Por: Miguel Alejandro Hayes

¡Yo voto sí! ¡Yo voto sí! ¡Yo voto sí! Es la consigna, la voz que se ha escuchado bien alto por toda la casa, como quien se llama a sí mismo. Parece que ya se han hecho normales los gritos de cuatro sílabas, bien pegajosos.
Al fin, la victoria auto-anunciada desde antes de ser pensada una posibilidad de referéndum es indiscutible, y su porcentaje lo confirma.
El Yovotosí, cariñosamente Sí, ya puede estar tranquilo. Reafirmó su discurso, de ser continuidad de la Revolución, de su compromiso con el socialismo cubano, de homenajear a Fidel, de respetar los derechos y expandirlos, y hasta de su solidaridad con Venezuela. En pocas palabras, reafirmó ser amo y señor de la casa.
Va orondo, disfrutando el resultado de aquella obra de la que es hijo pródigo, y de lo que -a pesar de algunos esfuerzos innecesarios- obtendría de todas todas.
Pero hay algo que el Sí olvida: aunque sea quien mandé en la casa, no está solo en ella. Si bien antes -incluso antes de que llegara a esta- sus padres eran sus únicos habitantes, y si desde afuera se les intentaba colar algún inquilino con pretensiones de tomar la casa, este era expulsado; ahora hay otros habitantes. ¡No son hijos bastardos, no! Son hijos de las mismas circunstancias, y de los mismos padres que el Sí. Con la misma educación, solo que no todos son iguales, y no se interactúa de la misma manera con el medio en el que se está.
Esos otros hijos son, el Yovotono, y el Yonovoto -este es el más viejo de los dos-. Son cariñosamente el No, y el Novoto. Ambos, más pequeños que el Sí, pero están ahí. El Sí ha estado adaptado a lidiar con el Novoto, y ciertamente es insignificante para él, tanto que ha olvidado que existe,-y creo que hace bien-. Pero el más pequeño habitante de la casa, el No, ha crecido, no mucho-, pero lo suficiente como para que junto con el más apático del hogar, se hagan sentir.
Todos ellos -los tres- son parte de la casa, y tienen derecho a ella. El Sí manda, pero no puedo expulsar a los otros. Tiene que aprender a convivir con el Novoto, más bien con el No. Es feo que siga dando gritos que se llaman a sí mismo. Ya no puede ignorar a esos dos hermanos, ni maltratarlos -aunque sean majaderos e indisciplinados-. Son las reglas de la casa, las que el Sí puso.

2 Comentarios

  • Annarella

    Sinceramente, Miguel Alejandro, me conmueve tu voluntad conciliadora, pero te olvidas que esa Constitución no está pensada para el hijo más pequeño que ya existía mucho antes de ella. El NO no fue tomado en cuenta por la Comisión redactora quien impuso sus reglas ignorando muchas voluntades en diferentes temas de interés nacional. El artículo 4 es el centro de mi preocupación porque hemos sido víctimas de el por más de cuarenta años desde antes que se consagrara en los artículos 3 y 65 de la Constitución del 76. Ayer mismo, y tú lo sabes, a Yoanis Sánchez le hicieron un acto de repudio solo por pensar diferente mientras ejercía su derecho a presenciar el conteo de votos. Es el odio institucionalizado y la intolerancia de estado lo que me preocupa y esta nueva Constitución la perpetúa. Dios nos proteja.

    • Ernesto Núñez

      Estamos en un punto de inflexión, y tenemos resultados oficiales que demuestran cómo la oficialidad reconoce la existencia de una divergencia de opinión. Y al reconocerlo nos muestra el número mínimo de posibles entes listos y deseosos de obrar por un cambio. Cambio que de una forma u otra llegará. Intentar acercar a las partes al diálogo es un proyecto que merece apoyo. Pues es el primer paso al cambio que desea la sociedad cubana. Pero es el comienzo a un cambio pacífico, progresivo, calmado. Que le permita a la sociedad irse adaptando las nuevas leyes y reglas. La otra opción de cambio es esperar unos años a que la masa de entes posiblemente activos para el cambio crezca. Y que se dé una situación donde ambas partes se enfrenten y en nuestro país se de una guerra civil, que puede desencadenar en la intervención de cualquiera de las grandes potencias (Rusia, China, EEUU) o de todas. El cambio viene, eso es seguro e imposible de evitar. Ahora, si corre o no la sangre de los inocentes podemos aún decidirlo nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: