Política en Cuba

Parece que ayer fue un gran día

Por: Miguel Alejandro Hayes

Llegué tarde a La Habana; lo suficiente como para no poder coger el P que me llevara hasta G y 23 antes de las 3 y 30 de la tarde, y sumarme a enérgicos activistas a condenar el golpe de estado en Bolivia. También, claro, era tarde para presentarme a la sede de Zoonosis junto con otros enérgicos activistas.
Parece que ayer fue un gran día, y no estuve.

No se otros, pero veo un contraste.

Por un lado, tenemos una protesta –independiente-, que se planta delante de una institución estatal para exigir pacíficamente algo en particular. Este hecho, hasta donde sé, no pasó de esos compañeros vestidos de civil que siempre merodean, y de la discreta presencia de uniformados para mediar en nombre del orden.
Es cierto que se trataba solo de un reclamo que, por mucho que se le intente politizar –tanto por los funcionarios para-ideológicos, como por actores de la oposición-, no llega a ser una lucha tiene que atravesar el núcleo duro de las relaciones de poder de la sociedad cubana.
Se trató, sin dudas, de otra victoria para el ejercicio de reclamos legítimos por parte de la ciudadanía.
Por el otro lado, hubo una pequeña marcha -mucho menos independiente-, que daba un mensaje de apoyo a Evo Morales, y condenaba el golpe de estado realizado a este. Esto, claro, no fue contra una institución del estado-partido. Y se contó con el permiso de autoridades y de otras instituciones; se puede apreciar en la medida que había presentes funcionarios y símbolos de organizaciones e instituciones. Se trataba de un acto con un marcado carácter político. Me consta que no se materializó hasta que no aparecieron determinadas autorizaciones.
Por la importancia de las actividades realizadas creo que fue un gran día. Ambas fueron iniciativas que vinieron de abajo y que, en el primer caso no recibió el golpe duro de arriba, sino que se toleró; en el segundo, recibió la autorización. Tal vez, los resultados comienzan a ser parte de una nueva cultura política donde las normas del sistema se flexibilizan, pero siempre delimitando hasta dónde se puede actuar sin autorización. Solo tal vez, porque mientras escribo estas breves líneas en las redes sociales preguntan por los defensores del derecho de los animales de ayer.
En cualquier caso, me surge una pregunta cuya respuesta pudiera ofrecer conclusiones que trasciendan la formulación inicial: ¿cuántos estuvieron primero protsestando frente a Zoonosis, y luego fueron a apoyar a Evo?

4 Comentarios

  • Sender

    Migue yo no pude por el Trabajao pero sin dudas hubiera estado en ambas especialemnete en Zoonosis que concluyó en un resultado concreto: Me tomé la atribución como atrincherado que soy, para comunicarme con una de las activistas y decirle que cuente con el team de la trinchera para lo que sea necesario.
    Dime, te sumas al ladrido-maullido o lo que sea, por los bichitos peludos, plumíferos y lampiños.

    • Hayes Martinez

      No dudo que tu estarías en ambas como el primero, solo que no he conocido de ningún caso. La marcha de la mañana era muy independiente, la de la tarde, muy institucional.
      Me alegro que hayas hecho contacto con activistas. La Trinchera, siempre està al servicio de las causas justas, lo que incluye a los bichitoa peludos, plumíferos y lampiños

  • Hayes Martinez

    Acabo de leer una entrada de Razones de Cuba, en la que aclara que Zoonosis no es una institución. Así que rectifico lo escrito en el post correspondiente a estos comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: