Política en Cuba

Mike Porcel y la Iglesia de los Desterrados

Por: Julio Pernús

En realidad, yo no conocía nada sobre el trovador cubano Mike Porcel hasta que algún decisor censuró de la Muestra de Cine Joven del ICAIC el documental sobre su vida titulado Sueños al pairo, de los realizadores José Luis Aparicio y Fernando Fraguela, lo que convirtió en viral su historia.

Sobre este suceso se han escrito en las últimas semanas decenas de artículos, por lo que será difícil aportar algo novedoso al debate, máxime cuando vivimos en tiempo de coronavirus y los medios de comunicación solo apuntan sus agendas en esa justificada dirección.
Ahora, no he visto ningún escrito que analice el rol de la Iglesia católica dentro de la narrativa de Sueños al pairo. Pues el mismo Mike Porcel ha confesado en la obra que, siendo víctima de una condena al ostracismo en nuestro país por su deseo de migrar, solo pudo conseguir el sustento de su familia y ejercer su vocación como músico en espacios eclesiales. Allí, en nuestros templos, nunca se le cerró la puerta a él, ni a nadie, por sus posiciones ideológicas, pues Dios no responde solamente a un tipo determinado de preferencia política, sino que gusta de querer a todos sus hijos, sin importarle el color social con que se vistan.
Cuando algunos pasadólogos han acusado al clero católico de guardar un silencio cómplice con respecto a injusticias históricas, salen a relucir anécdotas como las de Porcel: que de no ser por este “censurado” documental, hubiera quedado enterrada en el silencio del corazón del párroco de San Francisco de Padua, en esa década de los ’80, con tantas historias eclesiales por contar. Incluso -a decir del destacado músico Amaury Pérez- cuando varios amigos se alejaron de Mike por miedo a cualquier tipo de parametración, la Iglesia no lo hizo, poniendo por delante de los miedos propios del contexto la humanidad de su misión, siendo un hospital de campaña para los desterrados-diría el Papa Francisco- en medio de nuestra Isla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas