Política en Cuba

Una nueva categorización

Por: Giordan Rodríguez Milanés

A las ya históricas categorizaciones polarizadas de “revolucionario-contrarrevolucionario”, “afecto-desafecto”, “crítico constructivo-crítico destructivo”, se comienza a sumar otra, que ya se va perfilando: “Los que pensamos como país-Los que no pensamos como país”.
Lo mismo que hasta ahora cualquier Diosecillo Ideopolítico, frente a cualquier tamaño de buró, se aroga la prerrogativa de decidir quién es revolucionario y quién no, ya van apareciendo los catalogadores de valores patrios.
En definitiva, cuando uno profundiza, se percata de que tales polarizaciones se resumen en algo tan determinante para cada cubano de la isla comprometido con su Patria, tan determinante que raya en lo prosaico: pensar como el PCC o no pensar como el PCC.
Parecería sencillo -para el oportunista, el arribista, el burócrata, el girovagante, el unimente lo es, sencillísimo-, si incluso dentro del Partido no hubiera disensos -solapados o manifiestos-, contradicciones y diversidad de puntos de vistas.
Entonces, para algunos, pensar como país ya ni siquiera es coincidir con una ideopolítica diversa dentro de los límites de su propia ortodoxia, de su propia cerrazón. Para algunos pensar como país es decir aquello que en cada ámbito se espera que diga. Manifestarse del modo que se espera del sujeto -o la sujeta-, sin enseñar jamás lo que en realidad se piensa.
Con esos, estamos más que jodidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: