Política en Cuba

Solo el respeto a su derecho de expresión

Por: Sender Escobar

Con el permiso de René Francisco Rodríguez, me voy a meter en un tema espinoso, pero al fin y al cabo es mi criterio. Si Luis Manuel Otero Alcántara es artista, yo soy John Williams o Steven Spielberg.
Pondría mejor en la categoría de artista callejero cubanos a Happy Zombie o 2+2=5?, o el que pinta los bichos en paredes de ruinas donde la realidad y las contradicciones de la sociedad de nuestro país se aprecia desde las diferentes panorámicas que se ven cuando un grafiti o un mural en una pared habla más claro y conciso que el propio NTV.

Artista verdadero es Bansky, que con sus pinturas en las paredes inglesas o en la propia Jerusalén le vuela los sesos al sistema oficial, como decía Mario Santiago Papasquiaro.
Si echarse un cubo de mierda frente al capitolio en protesta por el decreto 349 es arte, caballero, el cálculo que di en la universidad no me ha servido para analizar absolutamente nada.

Si hacer llamados a libertad de Cuba con la bandera de las barras y las estrellas de fondo, si como medio de señalar bajo que venia debemos regirnos los cubanos para alcanzar la verdadera democracia, entonces las enseñanzas de Martí valen lo mismo que un trapo sucio colgado en un árbol a la margen de un río.
Si ponerse un casco en la cabeza con una ruina de fondo como homenaje a la tragedia de las tres niñas fallecidas es arte, bueno, creo que yo me quede más atrás que los cordales en los temas de la subjetividad y sugerencia a través de la visualidad.

A mí percepción, Luis Manuel Otero Alcántara es un testaferro de lo absurdo, como dijera un amigo poeta. Creo que Alcántara merece solo el respeto a su derecho de expresión, pero nada más. Si sus maneras de llamar la atención se consideran arte, los borrachos de la esquina de mi casa en Las Tunas son miembros de la Real Academia de la Lengua Española.

Apoyo el libre vuelo artístico sin marginaciones o censura, pero de ahí a lo otro va un buen trecho. El concepto de artista, entre todo lo que pudiera englobar un concepto que no tiene fronteras, debe corresponder con la conciencia de quien lo manifiesta, y el compañero que es tema central de este comentario, la única conciencia que manifiesta es el mercantilismo mercenario y la instrucción llegada de noventa millas más allá, con un paquetito envuelto en fajos verdes.
Artista es el cubano de a pie que pone a toda capacidad su ingenio creador, no un ridículo que utiliza las redes sociales para en la inmediatez de una noticia controvertida hacer una mierda cualquiera y engancharle la etiqueta de arte y el ponerse el epíteto grandilocuente de artista. Creo que ese joven está a la misma altura del señor que pegó con una precinta un plátano en la pared y dijo que era arte…
No pido perdón si molesto a alguien. Al menos, así pienso yo.

5 Comentarios

  • oscaracso28944

    En el tema LMOA – artista estoy más que de acuerdo con el autor. Y sé q es una declaración sobre el tema pues cansa q su obra sea catalogada de arte. Pero me preocupa ahora mismo más el tema del encarcelamiento ¿Por qué? ¿Deberíamos defenderlo? ¿Deberíamos abogar por su libertad? Mi ética me dice que sí, que sin importar si es un inflador, un artista, un influencer, o un activista político debo defender a quién sea de cualquier injusticia.
    Pero mis ideales políticos y su discurso se contradicen al punto en que me da igual su suerte y pienso a veces: «lo estaba buscando» «él quería eso». Pero luego lo pienso mejor y no veo razón alguna para desear tal suerte. Si hay dinero o no del norte no lo sé, y tampoco me importa mucho, la verdad. Sea cual sea la razón hay un hombre preso ¿Por? No tengo idea. Hay muchos como él en Cuba. Otros que perdieron sus trabajos, otros golpeados, pero sobre todos hay mucha gente que se ha vuelto loca con este sistema y sus formas. No, no el reggaeton, sino la Revolución ha vuelto loca a mucha gente. Temo esta situación. Si Luis sale libre seguirá con su discurso anti izquierdista, el cuál repudio. No sé si el personaje sabe qué cosa es marxismo realmente o no, no sé si sabe la esencia de las luchas de una izquierda real. Imagino que no tenga idea (digo x su discurso).

    Le pregunto al autor ¿Qué debemos hacer los que no creemos en su arte y discurso pero sí creemos en su derecho a ser libre? ¿Lo apoyo?

    • Giordan Rodriguez Milanes

      La relevancia estética adjudicada a la cosa resultante de la actividad humana consciente (eso que llamamos: arte) es una compleja convención. Sólo eso digo. Ojalá no tengamos un día que avergorzarnos como nación por juzgar y condenar aquello que debería solo ser competencia de críticos y espectadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas