Política en Cuba

Utópico versus Real

Fotografía: Wendy Pérez Bereijo

Por: Ernesto Núñez

ARTÍCULO 1. Cuba es un Estado socialista de derecho y justicia social, democrático, independiente y soberano, organizado con todos y para el bien de todos como república unitaria e indivisible, fundada en el trabajo, la dignidad, el humanismo y la ética de sus ciudadanos para el disfrute de la libertad, la equidad, la igualdad, la solidaridad, el bienestar y la prosperidad individual y colectiva.

¿Qué significa lo anterior?¿Sabemos cómo debe verse ese paraíso? ¿Entendemos las problemáticas que vive nuestra sociedad y que nos impiden ver el primer artículo como una descripción-proyección de una realidad virtual o de la que realmente vivimos?
Empecemos por algunos términos.
Estado: Básicamente es la unión del Gobierno y el pueblo. Es, en Cuba, la ANPP. Se afirma que en ella están representados los máximos dirigentes del Gobierno y los máximos dirigentes del pueblo.

Pero si en Cuba hay 9 298 277 de ciudadanos con derecho al voto (datos del Referéndum Constitucional del pasado 24F), y entre el PCC que tiene aproximadamente 670 000 miembros (según las palabras de Raúl Castro en el 7mo Congreso del PCC en 2017) y los 600 000 de miembros de la UJC, suman 1 270 000. Entonces se puede entender que la población en Cuba supera en 8 028 277 aproximadamente a los miembros del Partido. Luego, en la ANPP, los miembros del Partido y la UJC ocupan más del 90% de los asientos. Por tanto, si la población con derecho al voto en Cuba está compuesta por un 86.3 % de no miembros del Partido o la UJC, podemos llegar a la conclusión de que en Cuba el Estado es igual al Gobierno. Aunque se diga lo contrario,

el Estado es prácticamente lo mismo que una reunión de miembros del Partido.

¿ Y el pueblo? ¿Cuba no es un Estado entonces? Cuba es un Gobierno. Un Estado debería ser de tal manera que en la ANPP los miembros del PCC no deberían ocupar un porcentaje de asientos mayor al porciento de miembros del Partido entre el total de ciudadanos con derecho al voto. Es decir, en la ANPP los miembros del Partido deberían ocupar el 13% de asientos, aproximadamente.

Socialismo: Resumiendo las concepciones marxistas y anarquistas de socialismo, asumamoslo como que: no es un sistema económico-político-social per se. Es una etapa de tiempo no prestablecida, durante la que una sociedad se sumerge en un proceso de transculturación “consciente” con la meta de alcanzar nuevas formas de pensar o producir la realidad. Es decir, es el tiempo que le toma a una sociedad transformar totalmente su cultura con el fin de imponer una que ha sido planificada para ser más justa y equitativa.

En Cuba sí se puede hablar de una transformación consciente de la Cultura en la etapa de la joven Revolución.

Pero las metas más apreciables en el proceso de transculturación ( en el sentido político) que se vivió en nuestra isla son: mantener al PCC en el poder y evitar la penetración norteamericana en nuestra economía y cultura (tema que he tratado en otras ocasiones). Aunque ya hoy la presencia norteamericana en nuestra cultura es imposible de refutar. En fin, debido a que en Cuba de la pos-revolución

el proceso de transformación consciente de la cultura ya no parece encaminado a elevar la calidad de vida de la población,

no se puede hablar de un socialismo. Nuestro sistema más bien tiene un mando ideólogico real central, que maneja un monopolio de gobierno como principio económico (y aquí hay que tener en cuenta que no es lo mismo socializar que estatizar).
Estado de derecho: este término se refiere a un Estado donde el poder de los gobernantes se encuentra limitado por un texto constitucional, el cual debe ser respetado por todos los integrantes de la sociedad. En la Cuba post-revolucionaria hemos tenido dos Constituciones, la del 76 y la de este año. Estos textos, en teoría, deberían crear un marco legal dentro del cual el PCC y la ANPP tienen que actuar. Siendo ilegal y criminal toda acción que se lleve a cabo fuera del mismo. Solo voy a tomar uno de los ejemplos más recientes del Gobierno actuando anticonstitucionalmente:

durante el proceso del Referéndum popular del pasado 24F todos los residentes de la isla vivimos una campaña política a favor del SÍ promovida por el gobierno.

Asimismo, toda manifestación a favor del NO no llegó a puerto alguno, incluso era posible comprobar el nivel de censura enviando a un amigo un sms con el texto yo voto no y otro que dijera yo voto sí. Ambos sms serían cobrados, pero solo uno llegaba a su destinatario. Ya en este foro se ha abordado dicho tema.

Y, si tenemos a un Gobierno que debiera regirse por una Constitución, pero que en un proceso tan importante como el que culminó el 24F la viola -a pesar de la legitimidad social de tal acción-, ¿la constitución en Cuba es un texto que limita el poder de los gobernantes, solo del pueblo? Pero el concepto de Estado de Derecho afirma que la función de la Constitución no se asemeja a realidad a la que estamos adaptados a vivir. Me cuestiono que seamos un Estado de Derecho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: