Política

La destrucción también viene de adentro

Por: Miguel Alejandro Hayes

La degradación del chavismo, va a resultar que no solo es debida a la derecha, sino también, a todas esas tendencias negativas en su interior.

El debate sobre Venezuela es casi una tarea hoy para los revolucionarios. La evidente actitud injerencista de los Estados Unidos, sumada a la gestión chavista -que ha dejado mucho que desear-, han sido las dos causas principales de la gestación de la actual crisis económica y política en la nación sudamericana. De ahí, que si bien se puede apreciar un antichavismo por parte de la derecha venezolana y sus aliados del norte, sería necesario revisar también la otra determinación,

y ver hasta qué punto el propio chavismo es debilitado desde adentro.

Lo primero que resalta, es un proceso de distanciamiento con sus bases. Ello, se ve en las diferencias de calidad de vida, y el uso del poder para el enriquecimiento y realizar arbitrariedades.
A tales brechas ha servido el fenómeno del empoderamiento de los altos mandos militares venezolanos, que dirigen empresas estatales y expropiadas. Ellos “tienen gobernaciones, alcaldías, ministerios, y lo más importante es que tienen a Pdvsa. Además, controlan minas, la empresa de exportación de oro y están haciendo dinero a montones”, según señaló el economista marxista venezolano Manuel Sutherland (1). Todo ello, como la expresión de la degradación de la vanguardia chavista, quien es la encargada de liderar el proceso revolucionario en Venezuela.
Hay que agragar que el gobierno de Maduro se negó a condenar y sancionar a toda la burocracia corrupta y a sus socios millonarios, a decir del también economista marxista, Claudio Katz (2).
Esa mano blanda por parte del presidente, equivale a un amparo oficial a lo que se le ha denominado boliburguesía. Esta es una banda de privilegiados que “sobrefactura importaciones, transfiere fondos al exterior y se enriquece con la especulación cambiaria y el desabastecimiento”, recalcó Katz (2).
Se está dando la relación, a decir de Sutherland, entre burguesía, contratistas y comisionistas, militares y políticos que viven de las comisiones y de empresas que adquieren de forma indebida. Así, se aprecia “un círculo bastante amplio pero pequeño en relación con la población, integrado por sus escoltas, secretarias, asistentes, jardineros, que tienen apartamentos, autos, dólares, dinero que les cae de la corrupción por un “efecto derrame”, destacó el marxista venezolano (1). A lo que agregó, que algunos de ellos reciben prebendas, andan en camionetas, helicópteros. Lo que denota una complicidad silenciosa con los mismos vicios que han aquejado históricamente a las élites burocráticas, por parte de la máxima dirección del país bolivariano.
La toma de medidas económicas improvisadas, con falta de una visión sistémica –como lo asociado a las políticas monetarias-, agravan la situación. A ello se le adiciona un uso indebido de los recursos del país, es decir, la corrupción que debilita la ya en decadencia economía (ha caído un 30% del PIB en los últimos 5 años). Todos esos desbarajustes con las importaciones que hacen los corruptos, provoca que sea imposible contener la hiperinflación (la más grande del siglo XXI según las cifras oficiales), debido a que estas empeoran la relación precio/cantidad de productos en circulación.
A ello se le suma que los negocios de militares y políticos “roban el dinero público, sobre todo la renta petrolera a través de un dólar preferencial artificialmente bajo, mucho más bajo que el paralelo, que permitió hacer las fortunas más grandes del planeta”, a decir de Sutherland (1).
Entonces, lejos de responder la dirección del chavismo con una gestión coherente, que inspire con el ejemplo de sus líderes y de toda la vanguardia, aprueba esas prácticas sectarias y mafiosas de las camarillas partidistas y militares, que afectan la credibilidad de sus filas, y ayudan a oscurecer la situación del la nación. Todo ello, se refleja en que hayan cedido espacio como el símbolo indiscutible de una verdadera Revolución. Más bien es, un chavismo donde Chávez -obra y pensamiento- están ausentes. La degradación del chavismo, va a resultar que no solo es debida a la derecha, sino también, a todas esas tendencias negativas en su interior. No creo que deba alarmarse alguien, tampoco no sería algo nuevo en la historia.
Tal vez, hoy solo queda abogar por la no intervención de los Estados Unidos, y evitar cualquier conflicto armado. Luego, habrá que revisar seriamente las filas del chavismo, no yo, el propio pueblo venezolano lo hará.

Bibliografía
1. Katz, Claudio. Venezuela define el futuro de toda la región. Rebelión. [En línea] 06 de 02 de 2019. [Citado el: 06 de 02 de 2019.] rebelion.org/noticia.php?id=252200&titular=venezuela-define-el-futuro-de-toda-la-regi%F3n-.
2. Sutherland, Manuel. Estoy en contra de una invasión militar pero no puedo aplaudir a este gobierno. Sin Permiso. [En línea] [Citado el: 06 de 02 de 2019.] sinpermiso.info/textos/venezuela-estoy-en-contra-de-una-invasion-militar-pero-no-puedo-aplaudir-a-este-gobierno-entrevista.

Relacionado: Lo mejor para Venezuela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: