Política

Movimientos de izquierda

Frente a la colonización económica en el continente americano

Por: Jorge Bonilla

La década de los años 90, marcó la dominación de sistemas políticos que desencadenaron situaciones que favorecieron índices de desigualdades sociales caracterizados por una creciente dependencia económica, política y militar a los designios impuestos por el gobierno de los Estados Unidos, materializando desapariciones forzadas de personas inocentes, quebrantando las disposiciones legales enarboladas por los presuntos defensores de los derechos humanos.
Los índices de pobreza, analfabetismo y dominación económica, materializaron avalanchas de movimientos progresistas afianzados por un creciente apoyo de las masas, favoreciendo el triunfo político de movimientos de izquierda radical, moderada y modelos antineoliverales.
Durante los años que de marcaron la aplicación de los precitados sistemas políticos en el continente latinoamericano se enfatizaron diversos mecanismos de presión económica, con el fin de frenar el desarrollo de los aludidos modelos, las medidas de cerco económico que se recludesen actualmente contra el pueblo de Cuba, constituyen la máxima expresión de los elementos antes expresados.
Ahora bien, el incumplimiento del Plan leninista, la falta de continuadores de los postulados marxistas, así como la interpretación desnaturalizada poco consecuentes con el principio histórico concreto franqueado por la filosofía marxista, lastraron el crecimiento económico de los citados modelos.
No obstante, la hiperinflación, los procesos internos que afectan la unificación de partidos políticos y movimientos sociales y las luchas de los pueblos por su emancipación, generaron los triunfos electorales de las tendencias políticas neoliberales.
A partir de entonces se generó un clima de inseguridad ciudadana que franqueó la victoria política de partidos de derecha, comenzando a denotarse nuevamente los índices de pobreza, desigualdad y privatizaciones que dificultan el acceso a la educación de estudiantes carentes de ingresos económicos.
Por tanto los movimientos izquierdistas como tendencias diametralmente opuestas están compelidos a convertirse en movimientos que generen emprendimiento económico, revaloración en la interpretación de los postulados enarbolados por el marxismo-leninismo, en tanto que constituyen sus referentes esenciales, replantear sus posiciones en el ejercicio de las facultades lesgisferantes, franquear la educación gratuita y de calidad en función del reconocimiento de los derechos fundamentales, re direccionar su actividad por medio del trabajo científico-técnico, afianzar el trabajo de capacitación con los líderes de subordinación provincial y local según el caso, partiendo de la territorialidad como rasgo esencial del mecanismo estatal, para garantizar el funcionamiento de las estructuras de subordinación nacional, desarrollar acciones concretas en función de afianzar el papel activo de la ciudadanía en los procesos democráticos ejercidos en los procesos pre y poselectorales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas