• Onírica

    Te toca ser ingeniera y madre nuevamente

    Querida Adriagna: Las circunstancias precisamente no son las más ideales en estos días cuando todo debería ser sonrisa, júbilo y alegría. Nos sentimos tristes, llenos de incertidumbre y preocupación gracias a un sentimiento que se ha hecho tan grande que ni las propias palabras, incluso los hechos, pueden explicar: la amistad. Lo que más nos duele es enterarnos tarde, cuando muchos de nosotros casi celebrando la víspera de año nuevo, mientras tu familia difícilmente pegaba ojo acompañada por la compañera infaltable del pesar, las lágrimas, esas que siempre son útiles para expresar lo mismo dolor que alegría, sin importar la causa de su surgimiento, incluso, a pesar de ello, tienen…

  • Onírica

    Laminarios XI

    Por: Kmilo Noa En la carretera el soldado desconocido chapea el marabú de las vallas. Su camisa verde-olivo está empapada de un sudor parecido a la sangre de los mártires. Imágenes pintadas sobre cal viva puestos a exhibir el trompeteado sacrificio solo reservado para los muertos de la patria.

  • Onírica

    Gramsci y la navidad

    Queridísima mamá, ésta será la quinta Navidad que paso privado de mi libertad, y la cuarta en la cárcel. Verdaderamente las condiciones de detenido en las que pasé la Navidad de 1926 en Ustica eran una especie de paraíso de la libertad personal en comparación a las condiciones de encarcelado. Pero no creas que mi serenidad disminuyó. Envejecí por cuatro años, tengo muchos cabellos blancos, perdí los dientes, ya no río con gusto como antes, pero creo haberme vuelto más sabio y haber enriquecido mi experiencia de los hombres y las cosas. Además no he perdido el gusto por la vida; todo me sigue interesando y estoy seguro que aun…

  • Onírica

    Brain’s theft

    Por: Kmilo Noa Si Oskar Vogt viniera a estudiar mi cerebro tan minuciosamente (como mi madre aparta la basura del arroz de la basura comestible) y metiese sus dedos en mi cavidad craneal, Iba a darse cuenta que mi cerebro es una glándula donde puede encontrarse contenida toda la miseria del mundo. II Si yo pudiera infiltrarme en el Panteón de los Cerebros de Moscú me robaría el cerebro de Máximo Gorki y le extraería la glándula escritural tendría que limpiarla con extremo cuidado para después comérmela untada en mayonesa. Si yo pudiera infiltrarme en el Panteón de los Cerebros de Moscú me robaría el cerebro de Máximo Gorki e…

  • Onírica

    Poder constituyente

    Por: Hamori Toltor Quiero hacerme una constitución, puesto que ya soy viejo y me han cambiado muchas cosas Artículo Primero Mi cuerpo tiene las mismas partes y órganos que antes. Tan solo perdí una uña, pero me volvió a salir Artículo Segundo Ha cambiado la extensión de mi cabello, me han salido nuevos lunares, y últimamente no suelo afeitarme Artículo Tercero Refórmese esta constitución cuando algo de lo antes mencionado cambie

  • Onírica

    Heredero

    Asumía ribetes dramáticos cuando lo apodaban Tomás Maltús, castellanización liberal del nombre del célebre economista.

  • Onírica

    Desde que no estás

    Por: Miguel Alejandro Hayes Nota al lector: Llevo días pensando. Lo hago. No lo hago. Digo mañana y termino por no hacerlo. Ya me decidí y ahora no encuentro un porqué que me lo impida. Perdónese al no poeta por las faltas, las impurezas y las inercias; tenía un gran motivo. A Elizabeth Sabina calla desde que no estás. No se atreve a correr sin mirar atrás. Hegel ya no quiere cuestionar la nada, a su ir y venir sin cesar de otredad y mismidad. Aute cansado, se niega a hacer sus labores. No reivindica espejismos, ni me cuenta de lujuriosos amores. Derrida no menciona a la metafísiva ni a…