Cultura

Coronavirus (COVID-19): Pánico vs Negación (I)

En pocas semanas ya se había identificado la enfermedad en Wuhan, y ya se ha hecho la secuenciación genética del coronavirus, lo cual es súper importante para entender los riesgos y poder encontrar curas y formas de revertirlo.

Perspectivas, realidades y consejos útiles

Por: Danilo Euser

Realidad indiscutible: las bacterias resistentes y las pandemias han sido, y son, una de las principales amenazas para la Humanidad. También suelen ser un ejemplo de la ineficiencia y el diseño inapropiado de nuestros Sistemas Sociales existentes.
Aclaración: estas líneas no ofrecerán una descripción microbiológica ni epidemiológica del virus. Para obtener esa información, consultar directamente en las entidades científicas sanitarias, como el apartado especial de la página oficial de la Organización Mundial de la Salud. Aquí nos limitaremos a responder algunas cuestiones no tan mencionadas, desde un punto de vista, tanto sociológico como individual.
¿En qué situación nos encontramos? ¿Cuál es el impacto real que puede tener este virus, tanto individual como socialmente? ¿Se puede revertir? ¿Qué podemos hacer para prevenirlo (más allá de las medidas higiénicas)?

Datos para No entrar en pánico:

Actualmente podemos ser, en gran medida, optimistas. Los investigadores y la comunidad médica están trabajando bastante en ello. En pocas semanas ya se había identificado la enfermedad en Wuhan, y ya se ha hecho la secuenciación genética del virus, lo cual es súper importante para entenderlo y poder encontrar curas y formas de revertirlo. Igualmente se está trabajando en varios protocolos de vacunas, que podrían estar disponibles en no mucho tiempo.
También tenemos test para identificarlo, lo que ayuda mucho a tomar las medidas pertinentes y mitigar el contagio. La inmensa mayoría de las personas que se contagian responden bien, sin consecuencias reseñables, y aunque las cifras de muertes son reales, y los peligros para una parte de la población más vulnerable también, la realidad es que en este sentido la enfermedad no es más letal que otras similares. Además, se estima que el número de personas que salen ilesas puede ser mucho mayor, ya que solo se conocen los casos reportados, y puede que este número sea bastante menor que el denominador real de infectados/enfermos sin complicaciones.

Realidades y peligros objetivos

[Riesgo individual vs riesgo sistémico]

Si bien este coronavirus no ha mostrado ser más letal que otras infecciones comunes, si que parece ser bastante más infeccioso (ya se ha declarado pandemia), y esto, a un nivel sistémico, puede ser muy problemático. Y es que la velocidad de contagio es un factor determinante en la capacidad de los sistemas sanitarios para tolerar la epidemia sin colapsar, lo cual puede ser bastante más grave que el propio virus.
Entre los problemas que se pueden dar están: contagio intra-médico; operaciones y citas importantes canceladas; imposibilidad de ingresar pacientes necesitados por desborde de capacidad; pacientes vulnerables con mayor riesgo de contagio, y un largo etcétera.
Quizás el principal peligro actualmente de este virus sea su exponencialidad, y es que las consecuencias del mismo pueden ir mucho más allá de la esfera médica.
El impacto económico puede llegar a ser tremendo si no se controla su expansión a tiempo. Ya China está sufriendo bastante en este sentido; en Italia se están aplicando medidas de guerra en muchos hospitales; vuelos cancelados en varios países; encuentros deportivos de gran calibre; eventos internacionales y otras cuestiones importantes están siendo víctimas de este fenómeno sistémico y exponencial.

No estamos suficientemente preparados globalmente para enfrentar las amenazas biológicas con determinación y eficacia.

Síntomas de ineficiencia y mal diseño

Hacinamiento de personas en espacios reducidos, jornadas laborales extenuantes, estados socio-económicas deplorables y descuido de la salud, condiciones ideales para que aparezcan enfermedades. A esto se le suma una globalización y conexión mundial, una desigualdad abismal de desarrollo tecnológico y médico, y un estado de desinformación general sobre la salud, todo listo para que se produzca una pandemia.
Tenemos que ver este tipo de sucesos como una alarma clara de que no estamos haciendo las cosas bien, de que estamos actuando por debajo de nuestras posibilidades y capacidades científicas a un nivel global, solo por seguir manteniendo un sistema basado en el comercio y el beneficio monetario.
Tenemos la información, tenemos los medios, pero seguimos pagando un alto precio por no usarlos de forma relevante. Dejemos de pensar de una forma separada y competitiva, y comprendamos de una vez que nuestra salvación y prosperidad dependen de la integración y la colaboración. Declaremos la Tierra y los recursos como patrimonio de toda la humanidad, y pongamos la ciencia y la tecnología al verdadero servicio de la humanidad y el planeta.

También le puede interesar 

3 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas