Cultura

La Trinchera en el aula

Por: Ana Barnes

La Trinchera se estrena en Classroom. Lo supimos cuando hace algunos días las estadísticas de vistas del sitio remitían repetidamente a esa plataforma. Y como desde entonces no han cesado las consultas, decidimos investigar un poco. Descubrimos que algunos textos publicados en LT habían sido insertados como bibliografía por algún profesor en alguna de sus aulas virtuales. 

Rápidamente quisimos entender cómo funciona Classroom. Supimos que es una herramienta colaborativa de Google que permite que los profesores creen virtualmente sus aulas. En ella se insertan clases, tareas, comentarios y se puede seguir el progreso de los estudiantes. Sus funciones incluyen la organización de materiales y recursos, bases de datos de contactos, informes de originalidad, banco de comentarios, modo de bloqueo, campos personalizados, administración de permisos y más.

Por supuesto, la educación es un sector en el que el gigante americano también buscó hacerse de un espacio. Así, desde 2014, puso en marcha este programa, inicialmente concebido para facilitar la comunicación entre alumnos y profesores. Con ello simplificó la creación y difusión de recursos  en formato numérico dentro y fuera del centro escolar. Pronto se dieron cuenta de que se podía ampliar el acceso y flexibilizaron las reglas. Se hizo posible para cualquiera conectarse con una simple cuenta de Google, permitiéndole luego crear su propia aula. Una ventaja para todo aquel con deseos de transmitir su saber, sin necesidad de estar adscrito a ningún centro de enseñanza en particular.   

La tecnología que está detrás de esta plataforma acelera la utilización de ficheros compartidos mediante Drive, la nube que Google pone a disposición del usuario. Integra el uso de herramientas en línea como Google Doc, YouTube, Agenda o Forms, asegurando un ahorro considerable de tiempo y de papel. Todo resumido en una plataforma fácil, única y gratuita. Claro, una gratuidad que tiene su costo, indudablemente. Se ha sabido que el gigante de Mountain View ha abusado de la exploración de los datos de los estudiantes, de su historial de navegación y búsqueda, así como de otras informaciones, para usos publicitarios. Sin que los usuarios tengan la posibilidad de rechazarlo. 

Sin embargo, con la llegada de la pandemia por coronavirus y el aislamiento social impuesto a medio mundo, se ha acelerado el uso de todas estas herramientas para la educación a distancia. A pesar de sus puntos oscuros, esta provee una solución técnica a un problema inesperado.  Por supuesto, una solución en la medida en que cada alumno y cada profesor disponga de una conexión internet suficiente y rentable. O posea el tipo de instrumentos tecnológicos necesarios, o el espacio apropiado en el hogar para poder estudiar. Nada evidente, según no pocos docentes que han tenido que revisar acelerada, crítica, comunitaria y creativamente las prácticas pedagógicas en el aula de la escuela pública, para continuar haciendo realidad el derecho a la educación. 

Sin dudas, los tiempos del internet, la virtualidad y los espacios colaborativos forcejean con realidades que se mueven a otros ritmos. Mientras tanto, los editores de LT seguimos atentos a estos nuevos terrenos en los que se nos ha abierto un pequeño sendero. 

También le puede interesar

LT en Classroom, LT en Classroom

4 Comments

  • MYK

    Esto es una buena noticia, quiere decir que se lee y se aprecialo que aqui se publica, es una muestra de que tenemos buenas cabezas pensantes. Felicidades!!!

    • Miguel Alejandro Hayes

      Para mí es una muestra de que se puede romper la hegemonía mediática a veces ( después de todo, este es un pequeño espacio, fuera de las grandes campañas, propaganda y movilización de recursos).
      Gracias! Es de todo el que se sienta un poco identificado con la lógica que acá se intenta contruir (con eso más que con los criterios de cada cual)

Puede comentar acá

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas