Economía en Cuba

Política monetaria y cambiaria en Cuba

Por: Miguel Alejandro Hayes

La política monetaria opera sobre la circulación de dinero (en sus diferentes niveles de liquidez) buscando un:

objetivo directo: mantener un equilibrio en el nivel de precios (1),

y un objetivo indirecto: con el nivel de precios resultante, tener un punto de partida que permita sostener el ciclo productivo favorable de la economía. Su marco de acción suele ser el estado nación.

El tipo de interés de intervención, las operaciones de mercado abierto, las facilidades permanentes o las reservas mínimas son algunos de los instrumentos de la política monetaria para cumplir su principal objetivo: la estabilidad de los precios.

Página oficial del BBVA.

Por otro lado, las políticas cambiarias, a grandes rasgos, se pueden entender como el conjunto de acciones sobre la moneda propia respecto a otras (no propias) (2). Su marco de acción también es el estado nación.

Conjunto de acciones encaminadas a determinar o influir sobre el tipo de cambio de la moneda propia respecto de las restantes monedas

Diccionario de Economía. El Economista

Como la absoluta mayoría de las naciones emiten una sola moneda, las políticas cambiarias, teorías correspondientes y sus experiencias históricas, operan sobre la relación de la moneda de un país con la de otro.

las políticas cambiarias… operan sobre la relación de la moneda de un país con la de otro.

Se trata de gestionar mecanismos para lograr una relación con otras economías que sea favorable para la propia, pero que es mediada por sus monedas. En otras palabras, la política cambiaria es el sistema de acciones para que, a través del dinero, una economía (su sistema de precios) interactúe con otra, ya que no es más que, por otra regla de tres, traducir de un sistema de precios (el de cada moneda) respecto a otro.

Su objetivo es lograr una interacción con monedas extranjeras que tengan saldos orgánicos a los intereses nacionales en materia económica, complementando a la política monetaria en la gestión de niveles de circulación (evitar alguna inflación o deflación).

Se le suma el atraer o repeler capital extranjero, en dependencia de la capacidad de compra de la moneda nacional que se cuantifica como de una demanda potencial en determinadas ramas, o el bajo precio de la moneda nacional como atractivo de inversiones. Además de que regula el acceso de los internos de la economía a otras monedas.

En resumen, la política cambiaria gira alrededor de una relación de la economía con el exterior.

la política cambiaria gira alrededor de una relación de la economía con el exterior.

En Cuba, tanto en medios oficiales (partidistas) como diferentes de estos, se habla de unificación monetaria y cambiaria. Dicha nomenclatura corresponde a las políticas del mismo nombre (y en el mismo orden), como reflejo mediático de la proyección monetaria gubernamental, que apunta a proyectar determinados precios fijados legalmente, y emplear, quizá, determinados topes a los determinados por oferta y demanda, para acompañar los nuevos volúmenes de circulación monetaria posteriores a la unificación.

Por otro lado, en los medios mencionados se le llama política cambiaria no a la relación con una moneda exterior, sino a la unificación de la multiplicidad cambiaria de las dos monedas emitidas en Cuba (CUC y CUP). Existe una clara diferencia que va más allá de lo semántico.

en los medios mencionados se le llama política cambiaria no a la relación con una moneda exterior, sino a la unificación de la multiplicidad cambiaria de las dos monedas emitidas en Cuba (CUC y CUP).

El hecho de que las políticas monetarias, según como se entienden tradicionalmente, se hagan para marcar dinámicas con el exterior, indica que se trata de un proceso de negociación que opera sobre una suerte de términos de intercambio globales (3) entre diferentes economías. La política monetaria es una forma de gestionar dichos términos de intercambio, es decir, de las identidades que se establecen entre dos sistemas económicos (dos sistemas de precios). Estas responden a un problema específico: el posicionamiento de una moneda nacional ante otra (extranjera), por tanto, a la gestión de una influencia exógena en el sistema de precios de la moneda propia, y por ende, en el ciclo productivo.

En cambio, lo que necesita la economía cubana es lograr un ordenamiento endógeno al sistema de precios (y el ciclo productivo), o sea, un ordenamiento que le sea propio al sistema de precios internos. Esta cuestión del sistema de precios, dígase el monetario, entendido como algo endógeno, responde a las interrogantes propias de la Economía Política Clásica y a la génesis y conformación de relaciones dinerarias en una determinada economía.

lo que necesita la economía cubana es lograr un ordenamiento endógeno al sistema de precios (y el ciclo productivo), o sea, propio del sistema de precios internos.

Dicho de otro modo, el problema especifico de la economía cubana actual en el ámbito monetario es el de la conformación de una moneda que cumpla con las funciones de dinero (4), como parte del proceso de consolidación o estructuración orgánica de la economía interna, y no un problema de gestión de la economía interna ante una exterior.

Por lo que el empleo, ya no del término, sino de las prácticas de políticas cambiarias, puede representar la adopción de un tipo de solución que le es propia a un problema diferente al cubano. El debate ha girado en torno a aplicar la solución de un fenómeno de origen exógeno, a uno de origen endógeno.

Una de sus posibles implicaciones, y quizá la más evidente, es el hecho de que toda tasa de cambio, diferente de 1×1, implica un mecanismo para subsidiar “ganancias” hacia un lado del cambio, y fuente de pérdidas hacia el otro. De ahí que la aplicación de una política monetaria, tal y como está previsto, represente el aumento de la masa monetaria para algunos agentes de la economía, y la reducción para otros (sobre todo empresas estatales), lo cual hace que la unificación se convierta en un verdadero trade off que, como todos, se resuelve apostando por determinados intereses (el de los decisores y los que estos representan).

toda tasa de cambio, diferente de 1×1, implica un mecanismo para subsidiar “ganancias” hacia un lado del cambio, y fuente de perdidas hacia el otro

Por lo que, en última instancia, la aplicación de políticas cambiarias como fórmula, no es más que el enfrentamiento de una economía, la correspondiente a cada tasa de cambio (su sistema de precios), respecto a otra. Eso es lo que estamos viviendo, la conversión y adaptación de la economía que se ve obligada a 1×24 a la que tiene derecho a 1×1. Mientras, el problema sigue siendo el de crear un sistema monetario, no de gestionar, y menos de traducir, por regla de tres, la deformación.


Notas

(3) La definición de términos de intercambio hace referencia a los precios (índices) de exportación en relación con los de sus importaciones. Pero esta concepción viene un enfoque que mira el intercambio mercantil entre naciones en la versión muy específica (la exportación importación de bienes y servicios). Es decir, limita la interacción con el exterior a esos aspectos.

En cambio, es sabido que las exportaciones son solo la terminación, la punta del iceberg de la cadena de producción interna, de ahí que al hablar se apueste en estas lineas, no por los precios de las importaciones como referente, sino por la conversión de un sistema de precios de la economía a otros (tasa de cambio).

Se podría, entonces, nominar a los términos de intercambio globales, en tanto forma de enfocar la cuestión de la tasa de cambio, como los términos (reglas) de intercambio de la totalidad de una economía (global) respecto a otra. Es decir, podemos entender la tasa de cambio como términos de intercambio globales.

(4) Las funciones del dinero, desde un enfoque de El Capital, son: medida de valor, medio de circulación, y la función dinero (conformada por: medio de atesoramiento, medio de pago. Para el caso de la economía cubana, esas funciones se encuentran afectadas, ya que la multiplicidad cambiaria impide a las monedas nacionales ser medida eficiente de valor. Ver: aquí, aquí

Política monetaria y cambiaria en Cuba, Política monetaria y cambiaria en Cuba, Política monetaria y cambiaria en Cuba, Política monetaria y cambiaria en Cuba

Puede comentar acá

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas