Economía en Cuba

La ley del embudo

PYMEs y comercio exterior.

Por: Mauricio de Miranda Parrondo

El ministro de Comercio Exterior de Cuba, Rodrigo Malmierca, afirmó hoy en la Mesa Redonda, que “en ningún país del mundo una PYME exporta o importa por sus propios medios. Esto lo dijo para explicar por qué las empresas de “gestión no estatal” (para usar el eufemismo en boga en los medios cubanos) debían hacerlo a través de empresas estatales del Grupo Empresarial del Comercio Exterior. Mencionó que “ni en China ni en Singapur esto era así”.

En realidad, Malmierca se equivoca. En ningún país con economía de mercado, ni siquiera en las llamadas “economías socialistas de mercado” esto es así.

En los países normales, no existe una obligación de acceder al comercio exterior a través de una empresa estatal.

Las PYMEs deberían tener la posibilidad de acceder al comercio exterior por si mismas o de hacerlo a través de empresas especializadas cooperativas o privadas que podrían formarse como parte de una flexibilización generalizada de la actividad por cuenta propia o de una necesaria flexibilización de los objetos sociales de las actividades económicas “no estatales” y también de poder hacerlo a través de empresas estatales si lo decidieran.

Una cosa es que las empresas estatales compitan con otras no estatales para la prestación de estos servicios y otra muy distinta es que actúen como monopolios. Ya sabemos cuál es el resultado de un mercado en el que impera el monopolio: la ley del embudo.

Tomado del Facebook del autor

También le puede interesar 

El momento de escasez le quitó el velo

Autores

One Comment

  • Antonio

    El Ministro Malmierca ocupa tan importante cargo por sus conocimientos y demostrada capacidad. Un funcionario de cualquier nivel se mueve en un marco muy estrecho; cuando se expresa públicamente su personalidad se desdobla, deja de ser él como individuo para actuar y expresarse según se espera de su cargo. Convencido estoy que existe total conocimiento sobre el tema, lo que se dijo obedece a un libreto muy preciso que rige en general en las comparecencias públicas y muy en particular en el programa Mesa Redonda. La “equivocación” para el Ministro, acompañada de las consecuencias, habría sido apartarse del libreto.
    En Cuba se ha vivido y se pretende continuar viviendo a lo Julio Verne; un mundo gravitando en una mezcla entre la ciencia y la fantasía con predominio de esta última. Lo que ha hecho Cuba en el plano externo y lo que se hace a lo interno generalmente no coincide con un “país normal”. Extenderse sobre el tema tratando de confeccionar una lista de aciertos y errores rebasa la extensión de este espacio. Analizar las consecuencias rebasa mis conocimientos de simple actor y a veces víctima.
    Como se publicó hace años en una revista Selecciones, los cubanos somos los mejores en todo y sobre todo, desde el dirigente más alto hasta el trabajador más simple; tan geniales que no necesitamos para nada la experiencia de otros. Tendremos éxito donde otros fracasaron haciendo lo mismo. No somos osados somos temerarios. Agregue usted los adjetivos que desee … se quedará extremadamente corto. Saludos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas