Economía en Cuba

El momento de escasez le quitó el velo

Por: Miguel Alejandro Hayes

Ya se puede, en tiendas cubanas, comprar en MLC determinados bienes (alimentos y aseo). Con ello, se dan las condiciones para la propagación de un estado de opinión que, más allá de sus implicaciones políticas, tiene cierto sesgo desde el punto de vista económico. Dado que existe la clara división, quizá con cierto carácter clasista, entre poseedores y no poseedores de MLC, algunos consideran que los primeros son aquellos que reciben remesas del exterior. Sobre esta segunda idea me detengo.

Es necesario señalar que, a nivel de macroagregados, y también hago referencia al consumo promedio; las remesas (las cuales oscilan, según estimaciones, entre los 2 MM y 6 MM), no juegan un papel significativo dentro del PIB cubano.

No es despreciable estadísticamente el hecho (del cual no conozco estudios académicos cubanos, aunque pudiera haberlos y es difícil construir la estimación) de que parte de esas remesas vayan a inversiones al sector privado y no al consumo personal de ciudadanos. De ser así, este segmento, sería realmente una partida contable de inversión, y no remesas propiamente. Es decir, a nivel macro, no se puede sobredimensionar el papel de las remesas. No dudo que el mito alrededor de estas se deba a la extraña y condicionada costumbre de mirar afuera para explicar la realidad cubana.

Cambiando de plano: hay que una parte no despreciable de dichas remesas que son tan solo ayudas de pequeños montos, y que, como tendencia, pocas veces suman una centena en plural, y que no marcan grandes diferencias sociales. No quiere decir esto que no existan personas que tengan un nivel de vida elevado (entiéndase elevado como “vida de rico”) a causa de las remesas, pero esa no es la generalidad. Aquellas son fuente de ayuda, no de enriquecimiento.

Dado que las tiendas en MLC marcan una importante desigualdad social, el hacer caer todo el peso de la derivada nueva división por gamas de ciudadanos en las remesas, tiene varias implicaciones. Va implícito que: 1) son las remesas un factor importante de la desigualdad, cuando solo marcan diferencias pequeñas, porque son para subsistir, no para hacer ricos a muchos; 2) los ricos, los ahora con MLC, son los de las remesas, cuando los nuevos ricos en Cuba no se han originado de ese ingreso repatriado que funciona como subsidio y que le llamamos remesas; 3) los cubanos que están fuera de Cuba, que son los que supuestamente alimentan a los nuevos ricos, son ricos en sus países. No sería necesario exponer que para sostener a unos nuevos ricos aquí, se tiene que ser rico afuera. ¿La mayoría de los cubanos que se van se hacen ricos? Lo cierto es que la mayoría, simplemente trabaja y vive de su salario. No todo el mundo es rico en el capitalismo exterior.

¿Quién compra en las tiendas en MLC, entonces? Los que más MLC tienen en Cuba son los nuevos ricos (grupo en el cuál pueden entrar diversos sectores). Estos no son los que tienen 40, 60, 100, 120 USD que mandan de afuera una vez al mes y que, como está la cosa, se los tienen que administrar; sino que son los que están en los grupos de Whatsapp cambiando en bloques de dos ceros (algunos de tres ceros) sus CUC por dólares.

Tampoco las remesas son la fuente esencial de cambio para acceder a la MLC que va a ir a la tienda. El que tiene su remesa, no la va a estar cambiando por CUC porque necesita ir a la tienda, como tampoco ha guardado para acumular, porque no alcanza para eso. Las remesas alcanzan para, como se dice, el día a día, el goteo. 

Los que sí están cambiando de manera informal sus dólares por CUC, son personas que a través de negocios, u otras actividades legales o no, y a los que les llega el efecto derrame de aquellos, han acumulado dólares, siempre en centenas (al menos), y que quizá les de para seguir teniendo MLC para ir a la tienda. Se los cambian a los que ya tenían muchos CUC y ahora, quieren dólares. El movimiento grande, a nivel de ciudadanos, de la relación entre CUC/MLC, es entre los que ya movían uno u otro.

Sí, a las tiendas en USD pueden ir los mismos que no dejaron de vivir bien durante la cuarentena, los que han mantenido los ingresos de los bares y restaurantes de las zonas de alto standing de la Habana, los que pueden comprar con cierta tranquilidad. A ellos se les suma el que recibe su ayuda a través de las remesas, y va a hacer su modesta compra con su MLC, luego de sumar y restar a ver qué puede comprar para que le alcance.

La segmentación social no la generó la MLC, simplemente, el momento de escasez le quitó el velo delante de los ojos a los que aun no la querían ver. Hay cubanos con dólares y cubanos sin dólares, pero para comprender quiénes llegan a fin de mes a regañadientes y quiénes no tienen ese problema, hay que mirar la desigualdad estructural y sistemática que se hace innegable ahora. El problema no está en quiénes pueden acceder directamente o no a la divisa, porque el mercado negro está al alcance de todos, sino en los montos que se poseen para ir a este a cambiar en divisas. Eso es lo que está marcando las grandes diferencias ahora mismo.

14 Comentarios

  • Estela

    Reflexión que pone el dedo en donde es. En Cuba, como en cualquier parte, ser rico o no depende de muchas variables locales, que no siempre son fáciles de calcular desde afuera, pero que se simplifican bastante cuando metes la mano en el monedero, y te alcanza justo para lo esencial o te sobra para darte un gusto. El acceso al dólar no es LA barra de medida, como muchos se han aferrado en señalar. Ni las “gratuidades” y/o subvenciones hacen ya la diferencia, como hace unos años. El asunto está (como en Estados Unidos mismo, si nos ponemos a ver) en la cantidad de que dispones, de lo que sea, que puedas transformar en lo que quieras. Tan elemental como en casi cualquier parte de este mundo…

    • Hayes Martinez

      Gracias! Coincido.
      Y ahí llegaríamos al verdadero debate, que es cómo está diseñado ( metáfora, que no es un plan macabro de nadie) el reconocimiento social al trabajo ( salarios e ingresos) de todos los sectores y tipos de propiedad y, además, como estos son parte de un círculo vicioso que refuerza una matriz productiva insuficiente en cantidad y cualidad. Es decir, que la propia deformación de los ingresos es parte de un círculo vicioso que deforma la estructura productiva.

  • Yas

    Hay un sector muy importante de la sociedad y la economía que fue afectado duramente las políticas restrictivas de Trump y la caída total del turismo a causa del virus. Es el sector que vivía del turismo y es una cadena más amplia que el arrendador de habitaciones y el taxista. Podríamos decir q el turismo beneficiaba a muchísima gente directa o indirectamente. Esta naciente clase media está quebrada y viviendo de las reservas.

    • Hayes Martinez

      Interesante. Sin dudas una parte de la naciente clase media está así, pero otra no. Otra sigue teniendo negocios en servicios, y han seguido más o menos igual. Son los que están esperando el escenario pyme e importanción para comenzar. Entonces, sería bueno saber cuántos hay de cada tipo, digo

  • Alina Lopez

    Atinado análisis. Dejo un dato y me voy. A la caída del socialismo en la URSS los nuevos ricos estaban en dos sectores fundamentales: la mafia, que existía en estado subterráneo y muy alimentada por sus relaciones con fuentes estatales, y los antiguos altos dirigentes y sus familias. Saludos.

    • Hayes Martinez

      Gracias!
      Luego de un dato así no es válido marcharse.
      Ese sería un buen estudio que creo que aquí no sería imposible hacer. Tal vez sí desde el punto de vista de datos económicos reales, pero digamos, con cierta arqueología del ecosistema jurídico para buscar cuáles y quiéne han sido los sectores que han aprovechado para posicionarse económicamente. Creo que hice bien en dejar el término en nuevo rico, así, abierto.

  • Ernesto

    Interesantes reflexiones, me parece que “el pueblo más culto de América” sigue cometiendo la impericia de confundir efectos con causas….El dólar y las tiendas en MLC son un buen ejemplo. En Cuba se está formando una nueva “sacarocracia” en nuestras narices y aún la opinión pública no logra distinguirla con plena lucidez….Muy buen artículo.

  • Ramón García Guerra

    Ciertamente, muchos hablados en Cuba acerca de las remesas en los últimos cinco lustros. Durante ese tiempo se ha triplicado el monto de las mismas. También ha variado su distribución, que afecta hoy al 60% de los cubanos.

    Según el Depto. del Tesoro de Estados Unidos, (2018) donde vive un tercio de la diáspora, el flujo de remesas es de 3,000 millones USD anuales. Advierto que el monto de remesas se triplicó con las reformas al crear estas la expectativa de que el país marchaba hacia una economía de mercado.

    Estudios del CEEC (2012) revelan que el 20% de los cubanos recibe el 53% de las remesas, así como el 60% del 43% restante se destina a la alimentación y la vivienda. Esta es una economía que sin duda se practica a nivel de familia.

    Curiosamente cubano publica su índice GINI en el período que coincide con las reformas. Cuando en los 2000 se publicó esa índice fue para demostrar que la batalla de ideas había cumplido su misión, que era el reducir el estado de precarización que se produjo en la década de 1990.

    Luego, será en la década de 1990 y en la etapa de la Reforma en los años 2000que llega extremos la estratificación de la riqueza y la segregación de los territorios. Sin embargo, hasta la fecha las políticas del Estado no logran conectar con esa realidad.

    Existe un montón de pregunta qué no nos hacemos al hablar del tema. ¿Cómo se explica la emergencia y la vitalidad de la economía de remesas en las últimas tres décadas? ¿dónde se ubican las remesas en la economía nacional y la vida cotidiana de los cubanos?

    La tradición mutualista en Cuba que es de larga duración. la ayuda mutua fue una práctica cotidiana en la primera República en Cuba y suplir la carencia de un estado social en esa época. La escala de esa economía se dió a nivel gremial y de comunidad.

    Durante el proceso de reformas, parte de las remesas se destinó a la compra de activos económicos para futuras inversiones a realizarían en el contexto de una economía de mercado, que era la expectativa que creó dicho proceso.

    después de legalizar el cuentapropismo la economía de remesas se convirtió en un factor de inversión sin dejar de practicar el mutualismo a nivel de familias. Entonces se crean las economías en red en ciudades pequeñas y emergen un comercio de fronteras.

    Las compras que realizó el gobierno en el exterior en 2019 fueron de 1,650 millones USD, mientras que las mulas compraron 3140 millones USD en ese año. Los ingresos netos de la economía del turismo en las últimas dos décadas son el 33% de las remesas.

    Considero un error el reducir la importancia de las remesas en nuestra sociedad. Tengo una pregunta qué hacer a los que discrepan de lo dicho: ¿Quién ha pagado la factura en los últimos cuatro meses donde el consumo se ha mostrado muy activo?

    • Hayes Martinez

      Gracias por su comentario Ramón. Sea o no sea mi caso, le comento.
      Yo, particularmente, no hago una reducción del papel de las remesas. Dije, y fui explícito con que estás, estadísticamente no son significativas a nivel de macroagrados ( no son el 10 por ciento del PIB). Eso no es una cuestión de opinión, es un hecho. Una economía donde las remesas son estadísticamente significativas ( y dije estadísticamente), es Costa Rica, donde estas son alrededor del 30 por ciento de su PIB.
      Sobre las estadísticas del CEEC, recuerde que son de 2012, la estructura social cubana hace que esa cifra sea ya pasada. Y se debe recordar que esas estadísticas son estimaciones, es imposible dada la dinámica actual de recolección de información en Cuba, cuantificar exactamente las remesas.
      Un abrazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas