El mercado y el socialismo

Seamos dialécticos, no utópicos, para que no nos sigan estafando