Entrevista

Jorgito Kamankola: intento ser lo más libre posible

El piquete de La Trinchera al fin logró una de las entrevistas más anheladas. Jorgito Kamankola nos recibió en su casa con la naturalidad de los que comparten madrugadas repletas de canciones. Un artista que, desde una estética sugerente, con guitarra en mano raya los acordes de la calle, y con su música representa a una generación que canta junto a él a dreadlock suelto y descamisado.

La Trinchera: Tu nombre artístico según has comentado proviene de la jerga marginal. ¿Por qué Kamankola?
Jorgito Kamankola: Cuando hice mi primer disco que se llama Musas Desechables, hay una canción en la que utilizo la palabra kamankola, pero refiriéndome al significado, que es como una especie de intriga o lío. El coro dice:
Ya se va la caravana, ya se forma el arrebato
Kamankola en la farándula, abre monte garabato.

…yo soy un gran defensor de la jerga

Y entonces, cuando grabé ese disco que lo presenté en Cuerda Viva, todavía no tenía nombre para el grupo y uno de los guitarristas que tocaba conmigo en ese momento, me sugirió que nos pusiéramos Kamankola y enseguida me gustó el nombre. Sobre todo porque yo soy un gran defensor de la jerga. Creo que la jerga es la auténtica expresión de cada sitio. Y siento que me identifico mucho con ese nombre.

Hace tiempo no escribía nada afuera

LT. En varias de tus canciones La Habana es el tema central. ¿Es difícil para tí componer fuera de Cuba o utilizas el sentimiento de nostalgia como fuente de inspiración?
JK. Hace tiempo no escribía nada afuera. Salía, absorbía un montón de cosas, y aquí es donde me desahogaba. Y ya un poco más al suave he compuesto varios temas fuera de Cuba -sobre todo los de mi nuevo disco-, pero casi siempre los termino en La Habana. No sé, es una especie de energía rara donde las musas o yo que sé, me dicen: todo lo vas a terminar aquí. Pero sí, he compuesto canciones fuera de Cuba, en España sobre todo.
LT. ¿Quiénes consideras como tus principales influencias para dedicarte a hacer canciones?
JK. Silvio, Pablo, Sabina. Aunque fundamentales para mí fueron la trova de Samuel Águila, Roly Berrío, Leonardo García, pero la música de Ariel Barreiro es la que me ha servido de mayor inspiración.

LT. Cuando hablas de tu influencia, Silvio, Pablo, Sabina, aprecio en tu obra un elemento singular, y es que tu poesía no respeta el tiempo del rap, incluso a pesar de tu influencia. ¿De dónde proviene ese estilo particular?

…cantar lo que piensas o la realidad que vives no significa ser contestatario

JK. Proviene del mismo rap en esencia, pero en particular de la músca que hizo el dúo Yunior Clan y Grandes Ligas, algo parecido al Spoken Word y que dentro del rap cubano ha sido lo que más me ha influenciado como artista.

LT. ¿Te consideras un artista contestatario?
JK. No, porque cantar lo que piensas o la realidad que vives no significa ser contestatario.

Toda mi influencia musical proviene del rap y la trova

LT. En tu discurso, la marginalidad de cierta manera sale a la luz a través de tus canciones. ¿Es algo que te propusiste o te sientes la voz de la otra Cuba, la que no es televisada ni que nunca ha visto el resultado de los constantes logros y avances?
JK. Mi obra la hago porque lo siento, es como una especie de poder de Dios que me hace componer temas. Hablo de todo lo que he vivido, del barrio que vengo. Toda mi influencia musical proviene del rap y la trova, que son dos tipos de poesía con las que me siento identificado. Primero el rap con esa poesía cruda, directa y la trova con sus metáforas. Entonces he mezclado esas dos maneras de hacer canciones y cómo mencioné soy defensor de la jerga, el lenguaje de la calle, porque de ahí vengo y ahí continúo.

LT. A tu manera de percibir la realidad, ¿qué cambios quisieras para ver una Cuba mejor?
JK. Esa es una pregunta demasiado grande, pero creo que falta mucho para que la gente se sienta a plenitud. Mira, yo he vivido el capitalismo crudo y es una de las peores cosas que he visto. Cuba tiene aspectos terribles en cuanto a leyes, pero todavía se conserva la humanidad, el piel con piel, que creo es una de las cosas más importantes que deben conservar los seres humanos más allá de los grandes mercados y de las grandes tiendas.

En mi caso, yo intento ser lo más libre posible

Considero que aunque tengamos poco, lo necesario no debe faltar. O sea, si decides vivir en Cuba eres consciente de estar bajo leyes absurdas e idiotas, pero si no te gusta, vete a vivir a otro país bajo otras leyes absurdas.
A mi manera de ver (no soy profeta ni nada de eso) pienso que cada persona debe emprender su propio camino hacia su libertad. En mi caso, yo intento ser lo más libre posible, hacer la canción que yo quiera y como deseo, no regirme ante un patrón institucional para que la canción alcance mayor difusión. Esa es mi manera de ver la vida que me rodea para asimilar la realidad del país en que vivo, cambiar mi estado mental…

…por ese rumbo de aquí a veinte años nos encontraremos una ciudad de alcohólicos mal hablados

LT. El fenómeno de la banalidad gana espacios en la juventud, sin embargo artistas como tú alzan su bandera para decir presente a través de la música. ¿Cuándo y cómo te sentiste en la necesidad de escribir y cantar?
JK. Hace años, cuando llegó el rap al barrio y encontré un modo diferente de expresar sentimientos. Yo siempre escuché a Paulito FG, El Médico de la Salsa, La Charanga Habanera, Van Van, que me parece una música necesaria porque a la gente le gusta bailar. Pero con el rap conocí otro tipo de música y baile, además transmitía un mensaje que era la realidad que se vivía y sentí que también tenía algo que comunicar y así comencé. En cuanto a otra cuestión como el reguetón no me opongo a él, pero quiero que otros géneros tengan el mismo espacio y la culpa en parte la tiene el sistema. No puede ser que niños de cinco años conozcan todas esas canciones y parece ser que es lo único que hay. Entonces esos niños en el futuro de lo único que van a conocer es sobre maltratar a una mujer, tener un pañuelo no sé qué y otras obscenidades. Me parece que hay que llevarlo todo al mismo nivel porque el resultado futuro en lugar de ser Juan Formell el ídolo de la música cubana como lo es hoy, va a ser Chocolate. No le estoy restando mérito a él, pero Chocolate no ha hecho nada de lo que uno pueda considerar como aporte a la música como arte. Pongo a Chocolate como ejemplo, como existen otros que me parecen que no aportan nada a la cultura cubana. Estoy de acuerdo que tengan sus espacios merecidos pero eso no significa matar lo otro, que si es significativo. Porque por ese rumbo de aquí a veinte años nos encontraremos una ciudad de alcohólicos mal hablados.

La Habana no es el Vedado, ni La Habana Vieja, La Habana es un montón de lugares que se están cayendo…

LT. En estos momentos se desarrollan en toda la capital acciones en vista la 500 aniversario de La Habana, ¿percibes que en serio se está haciendo lo más grande por ella o solo es un slogan publicitario?
JK. Es un slogan publicitario, porque no veo ningún cambio, las calles siguen con los mismos baches. Las paradas muy lindas, se gasta un dineral en afiches y nada más. La Habana no es el Vedado, ni La Habana Vieja, La Habana es un montón de lugares que se están cayendo: El Cerro, Regla, 10 de Octubre. Yo creo que ni siquiera debería celebrar ese aniversario viendo La Habana como está. O todo ese dinero que se gasta en publicidad deberían utilizarlo en arreglar dos o tres calles necesarias, no las mismas que reparan siempre.

…el arte en general es una herramienta fundamental para hacer Revolución

LT. ¿En qué estás proyecto nuevo estás trabajando ahora?
JK. Ya terminé un disco, lo que pasa es que todavía no tengo nombre para él. Lo que sí te puedo decir, es que es un corta venas total, muy deprimente, pero es lo que tengo para decir.

LT. ¿Ves la música como un modo de hacer Revolución?
JK. Pienso que el arte en general es una herramienta fundamental para hacer Revolución, al menos dentro de la mente y del comportamiento hacia el mundo. Siempre está la clasificación de artista bueno o malo, pero hay artistas simplemente, lo demás es un producto que permanece ahí.

LT. Muchas gracias Jorgito por la oportunidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: