Política en Cuba

Lo que quiero y no quiero para Cuba

Por: Giordan Rodríguez Milanés

Una vez leí, no recuerdo dónde ni de quién pero sé que fue de alguien de la Revolución, que nosotros [los revolucionarios cubanos] no sabemos bien lo que queremos pero sí tenemos muy claro lo que no queremos. Y yo (siempre el Yo, por más que me lo subsuman en el Nosotros porque sin Yo el Nosotros no existe) soy uno de esos. Tengo muy claro lo que NO quiero para Cuba: 

1.- No quiero para Cuba la bota del Imperio en ninguna de sus versiones. 

2.- No quiero para Cuba niños con hambre ni muertos, y menos, por enfermedades prevenibles. 

3.- No quiero para Cuba guerra entre cubanos de índole clasista, ni de ninguna índole sobre todo, porque no veo muy claro que estén defendiendo a los humildes de la Patria quienes, de uno u otro extremo, abogan, manifiesta o sutilmente, por el enfrentamiento. 

4.- No quiero para Cuba más bloqueo americano. 

5.- No quiero para Cuba más aplicación selectiva de las leyes ni de la Constitución. Ningún artículo de la Constitución debería pretender aplicarse, por nadie, en detrimento de otro atenidos a condicionamientos ideopolíticos de ninguna índole. 

6.- No quiero para Cuba desigualdad grosera, ni igualitarismo desmovilizante, ni absurda burocracia. 

7.- No quiero para Cuba girovagantes ni corruptos en puestos de dirección que determinen la vida de la gente común, y luego no respondan por sus actos, o los promuevan para que nos hagan más daño aún. 

8.- No quiero para Cuba ideólogos que me dicten cómo debo pensar o expresarme y que, si no lo hago tal, me calumnien o me repriman sin yo haber violado ley alguna. 

9.- No quiero otaolas para Cuba, ni eliéceresávilas ni supuestos defensores de la libertad y los derechos que inciten al odio, la intolerancia y el irrespeto. 

10.- No quiero para Cuba ningún tipo de discriminación, sea institucionalizada o no. 

También le puede interesar

¿Qué Sí quiero para Cuba? 

No sabría explicarlo con un programa de gobierno (No soy ni podría ser político). Sólo tengo la imagen difusa de la Cuba de mis sueños, socialista, sí, y libertaria, en la que quepamos todos, aún los que no crean en el socialismo. Porque vivo con la esperanza de que el Socialismo verdadero ha de ser como dice el Papa Francisco que es Dios, que ama hasta a quienes no creen en Él.

Porque si el Socialismo es la Maravilla, como me han contado, y sólo el Amor la engendra

Entonces El Amor es el Único camino al Socialismo verdadero.

Y por esa Cuba de mis sueños es que soy tan jodedor. Y seguramente también un gran equivocado. 

(Sin que por eso, dejo claro, haya que dejar de defenderse).

(Sin que por eso, dejo claro, haya que dejar de defenderse).

Cuba socialista, Cuba socialista

Autor

Puede comentar acá

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas