Marxismo

El objeto y el método

Pequeño comentario para cuestionar el instrumentalismo desde el que algunos piensan la dialéctica

Por: Miguel Alejandro Hayes
Tengo varios amigos que, como desconocen la dialéctica, hablan de ella y de su uso como si se tratara de una varita mágica. Seguro la mayoría de ellos cree eso, o porque conocen aquella idea de que la dialéctica materialista va de aplicar la dialéctica idealista o porque pueden intuirla. De ahí que les dedique estas líneas.
Y como sé que la jerga filosófica de corte de la clásica alemana vista a través de Hegel no está de moda, que pasa por mal escrita y cuesta entenderla, usaré exposición más sencilla y de tema cotidiano.
Imagínese el lector que una mujer está embarazada. Ella puede acceder a un hospital, el cual cuenta con equipos para hacer ecografías y demás análisis del feto.
Supongamos, que la madre quiere saber el sexo del niño y que no utilizará como el examen de sangre o la muestra de pis. Para lograr obtener la información deseada, debe estar en el hospital y en el lugar donde se le haga la ecografía.
Luego, le corresponde al personal especializado colocar el equipo necesario en la zona donde este pueda construir la imagen correcta del feto. También, deben haber transcurrido trece semanas (al menos) de embarazo.
De no juntarse lo antes mencionado, no tendría sentido hacer una ecografía (eso mismo ocurre con la dialéctica).
Volvamos, por si acaso, a un lenguaje un poco más teórico.
Para acceder a determinado conocimiento objetivo, no solo se necesita tener la herramienta (o el método) y saber usarla, hay que agregar que el grado de desarrollo del objeto de estudio esté en un punto tal que la aplicación del método arroje un resultado fiel; y por último, que quien aplique (porque sabe) dicho método al objeto, lo haga desde un lugar (teórico) en el que pueda ver las determinaciones de aquel.
De ahí que se pueda ilustrar que Marx pudo redactar el Capital porque, 1-) ya había el desarrollo teórico para ello (contaba con teoría del capitalismo de Ricardo y la dialéctica hegeliana), 2-) el capitalismo estaba ya bien formado en Inglaterra, incluso había ocurrida la primera crisis de superproducción y, 3-) sobre todo, estaba el alemán en una posición respecto al objeto, desde la que se podían ver muchas más determinaciones que las que vieron sus antecesores ( de ahí que tuviera un resultado satisfactorio al aplicar el método).
Lamento haber tenido que utilizar un ejemplo en el que objeto y método estén tan claramente separados, por tanto, que el primero se considere como algo independiente. Enfoque ese que reproduce criterios rechazados por la dialéctica, pero ese ya es otro tema.

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas