Imagen: La Joven Cuba
Noticias

A confesión de partes

Por: Giordan Rodríguez Milanés
Consejo de dirección de la Universidad de Oriente reconoce que invalidó la categoría docente del doctor René Fidel González García, debido a que “desde el año 2012, comienzan a aparecer una serie de publicaciones del entonces profesor en sitios como La Joven Cuba, Rebelión, Sin Permiso, Cuba Posible, entre otros”…
Según una publicación aparecida en La Tablilla, René Fidel “invocaba la libertad de palabra reconocida en el artículo 53 de la Constitución (…) sin tener en cuenta los límites en el ejercicio de ese derecho”.
Según expresa el Consejo de Dirección de la Universidad de Oriente: “Luego de ser revocada su categoría docente en diciembre del propio año, que no implicó la terminación de su relación jurídica laboral con la Universidad, se le propusieron dos plazas técnicas en el propio centro para desempeñarse en la Biblioteca Francisco Martínez Anaya, que no fueron aceptadas por el doctor en Ciencias Jurídicas.
El Consejo de Dirección de la Universidad de Oriente, deja claro que, el doctor René Fidel González García, “…no volverá a educar en las mismas aulas y pasillos donde se formaron revolucionarios íntegros como Vilma Espín, Pepito Tey, Frank y Josué País”.
A confesión de partes, relevo de pruebas.

2 Comentarios

  • Jagger Zayas Querol

    Es una gran pena que sucedan hechos como estos por personas que se dicen revolucionarios, comunistas e invoquen con total desparpajo que no volverá a educar “en las mismas aulas y pasillos donde se formaron revolucionarios íntegros como Vilma Espín, Pepito Tey, Frank y Josué País”
    Si esos héroes y mártires de la Revolución Cubana hubieran aceptado esos mismos argumentos de los que defendían el Régimen de Batista, hoy no serían más que olvidados, como muchos que dieron la espalda a la lucha que hacía el pueblo cubano por su definitiva liberación y redención, pero la comodidad del oficialismo que garantiza como dice Martí en Yugo y Estgrella: ” duerme en paja caliente, y tiene rica y ancha avena.”
    Aplastar con toda la fuerza y potencia del ejercicio ilegítimo del poder, puede destruir a un hombre, pero no derrotarlo. Esa es la enseñanza de “El viejo y el Mar” de Ernest Hemingway.
    Sin embargo, hay que admitir que no es la primera vez que se cometen tales arbitrariedades e incluso, se han publicado en los órganos oficiales de prensa, después de innumerables denuncias que han obligado a los burócratas de turno, emulando el tristemente conocido “Quinquenio Gris”, a hacer “mea culpa”. Sucedió y seguirá sucediendo y “Herodes, guardó silencio”.
    Lamentablemente, el pueblo, este que parece “aguantón” según algunos de sus perennes enemigos, no olvida, aunque parezca que tiene amnesia. Tiene en una balanza las conquistas de la Revolución y la unidad del Pueblo frente a la permanente agresión imperialista, en contrapeso a desmanes de los burócratas, muchos de ellos dirigentes y ejecutivos que tan a diario cometen injusticias, mienten, manipulan, dicen “No” (para proteger su “silla” antes que el “Sí” que por el compromiso que asumen, la pone en peligro) dañando lo más puro de la Revolución Cubana -a ellos, qué les importa???- y la credibilidad que el pueblo tiene de ella y las futuras generaciones cada vez más escépticas de que alcancemos el sueño prometido y deseado.
    Decia Raúl Castro “estamos caminando por el borde del abismo”. Eso no fue exageración de él, ni un fatalismo pesimista: es la realidad y gentes (que no personas) como las que han obrado con vesanía contra un profesor universitario, revolucionario, militante del PCC y formador de hombres del futuro (pero no “bueyes”, sino “estrellas”) y fue un llamado a los revolucionarios a salvar la Revolución Cubana, tanto contra el imperialismo, como contra estos burócratas que cómodamente, desde el mal ejercicio de su pequeña cuota de poder, están esperando que la revolución se venga abajo.

    • Hayes Martinez

      Gracias por su comentario Jagger.
      Desgraciadamente, vivimos en una sociedad que sabemos, que en ultima instancia lo que cuida es una camarilla. Asi lo vemos: se prefiere arremeter contra un ciudadano, que hacer el procedimiento establecido y reconocer si corresponde el error de una viceministra y otros funcionarios.
      Solo una cosa: aqui todo el mundo sabe la realidad que vivimos. Aquellos que la niegan, lo hacen a conciencia y conveniencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: