Onírica

Apoyo la libertad de cada cual para escoger y disfrutar de su sabor de helado preferido

Por: Sender Escobar

Entrevista a Cecín Galindo

Conocí a mi entrevistado hace varios años, cuando coincidimos en la presentación de su laureada novela Ponte en Cuatro o Ponte en Fase, la biografía novelada de la actriz porno, albañil discapacitada y microbióloga marciana Silvita Beleño. Me sorprendió su agudeza: Cecín es uno de esos seres extraordinarios que irradian ingenio. De inmediato nos pusimos de acuerdo para una entrevista exclusiva, pero las circunstancias obraron en nuestra contra y diversos conflictos de agenda nos impidieron concretarla. Hoy, sin embargo, hemos coincidido al fin. Con una taza de café irlandés, Cecín se dispone a pronunciarse sobre varios temas acuciantes en las esferas de la cultura, la ciencia, la terraformación estratigráfica y la unicornología.

En las aproximaciones disyuntivas, ¿coincide usted con las aspiraciones macrobióticas de la perífrasis estructural?

No estoy de acuerdo ni en desacuerdo, sino todo lo contrario. La perífrasis estructural está desencaminada porque sus teóricos no han logrado aún una exposición coherente de los procesos que ocurren en el seno de la población mundial de unicornios. En una ocasión, durante una entrevista que conduje con la eminente unicornóloga catalana Tutá Romestresa, entre ambos concluimos que la perífrasis podía ser muy estructural, pero sin melón no puede haber sistema inmune. Una aspiración macrobiótica es como un globo, que uno infla e infla hasta que explota; creo que la irresponsabilidad de los defensores de la perífrasis estructural los conduce a poner en riesgo el campo investigativo de las aproximaciones disyuntivas, porque no hay enfoque que resista la solidez y la contundencia del esquema piramidal unicorniano, pero bueno… son los tiempos en que vivimos.

Es reconocido su aporte a la ciencia social como parte de las voces actuales en contra del dogmatismo institucional. ¿Hasta qué punto considera que el espagueti incide directamente en el cambio sensorial de la semiótica pirotécnica?

Bueno, Senderito, me has hecho una pregunta muy abarcadora, y por muy experimentado que sea yo o muy excelsa que sea mi vastísima obra, no podré respondértela con entera satisfacción. Podemos recurrir al viejo silogismo: el espagueti se hace con harina, la harina se obtiene del trigo, el trigo no crece en palacio, en el palacio hay un mal rey, y en tales condiciones, la mejor solución al problema consiste en apelar a la pirotecnia básica y darle candela a to’ el potrero pa’ que no quede títere con cabeza. Más semiótico que eso, no creo.

En su última crítica sobre el boxeo subjetivo en la obra de la actriz y directora porno Martha Fierro, renueva el concepto de las transgresiones sucedáneas. ¿La frecuencia meteórica influye también en la termodinámica ventricular?

La frecuencia meteórica pone otra vez sobre el tapete la gran desgracia que fue el incendio de la biblioteca de Alejandría – pésimo uso de los postulados de la semiótica pirotécnica, de la que casualmente ya hemos hablado –; a cada rato, más o menos cada sesenta y cinco mil milenios, hay un meteorito que borra especies enteras de la faz de la Tierra, aunque a veces sucede que el meteorito es más pequeño y solo sirve para resetear de fábrica espacios reducidos, como cualquier isla de mediano tamaño. Sucede también que, lejos de valorar el riesgo que suponen semejantes seborucos para la existencia de la termodinámica ventricular colectiva, se les entroniza como resultado de la ignorancia y acaban parqueados con toda honra en espacios patrimoniales. Marthica Fierro, gran amiga mía – fue ella quien inspiró mi primer bestseller, De Cabo a Rabo, la historia de cómo transité de militar a actor porno porque, como debes saber y seguro saben también nuestros lectores, mi trayectoria ha sido sumamente variada y prolífica –, descubrió que existía ese vínculo entre las transgresiones sucedáneas, el meteorismo periódico y el culto a la personalidad, y el brillante ensayo en el que expuso sus descubrimientos fue el que motivó la crítica mía a la que haces referencia. Sí, respondiendo tu pregunta, yo diría que sí, hay una relación causal entre ambos fenómenos.

¿Le parece meritorio el arraigo de la precocidad primigenia o es que la manifestación arcaica del asfalto diverso no posee los matices del incoloro cis, como manifestó una vez en sus ensayos?

Ese ensayo al que haces referencia fue muy polémico en su momento, muy polémico. Creo que, en ese sentido, como en muchos otros, yo fui un adelantado a mi tiempo. La filóloga y ensayista papirofláutica brasileña Suzana Horia, en su momento, pretendió apoderarse de los resultados de mi investigación y exponerlos como propios, pero fue incapaz de exponer el vínculo entre el asfalto diverso en disolución de picadillo de soya y las determinantes de la trisexualidad pangermánica, que era precisamente el punto fuerte de mi teoría. Supongo que el arraigo de la precocidad primigenia es un subproducto de la ignorancia del público general sobre mis postulados, pero no los puedo culpar. A veces a la gente no les alcanza el cerebro, por eso hay tantos doctores en ciencias teorizando sobre la innovación para el desarrollo sostenible marciano. A tu pregunta, responderé que no, aunque bien podría ser que sí… imagínate, no espero que me comprendas. Los genios siempre estamos a cierta distancia de la humanidad.

¿Considera polémicas las negativas de admisión que ha tenido en los últimos veinte años en las academias de tangencialismo secular y en el Instituto Vergóptero Enciclopédico?

Más que polémicas, me parecen laudatorias. Me enorgullece profundamente no contarme en el seno de la comunidad de tangencialistas seculares… Imagínate, ¡declarar en televisión nacional que las uñas de dinosaurio decrépito podían ser una fuente de proteína para la alimentación humana! Es terrible, Senderito, terrible. Los tangencialistas seculares se han quedado atrasados en estos tiempos de cambio. En cuanto al Instituto, es otra historia. Como bien sabes, la trisexualidad se convirtió en una corriente de pensamiento, en un estilo de vida, por mi influencia sobre el reconocimiento internacional de la comunidad trisexual. Para los vergopteristas de la Enciclopedia Francesa era intolerable la trisexualidad, porque aparecía condenada explícitamente en las Sangronas Escrituras, y por eso nunca la apoyaron; el estigma ha pesado sobre los vergopteristas en tiempos subsecuentes, y el Instituto se ha plegado mezquinamente a tan retrógrada posición. Hay esperanza, no obstante. El mes pasado asistí – vía virtual, desde luego, puesto que mentes privilegiadas como la de tu entrevistado no pueden arriesgarse a contraer una dolencia tan propia de batracios inferiores como la Covid-19 – al Primer Congreso de la Federación Vergóptera Reformada de Karagajastán, donde mi ensayo Sobre la impotencia de San Apapucio y la Crítica de la Razón Imperfecta de Conchita Montoya: un enfoque interdisciplinario para la reivindicación de la trisexualidad ocupó una de las conferencias magistrales. Algo está cambiando en los vergópteros del mundo, y ojalá esos vientos de cambio también renueven una institución vetusta y desfasada como el Instituto.

También le puede interesar

¿Cómo se titula su nueva novela?

No puedo adelantarte ni una sola letra, Senderito, pero sí el título y un poco de la trama: se llamará El Poder está en tus Dedos y abordará in extenso las meditaciones de Rosa Meltroso sobre el intríngulis del orgasmo femenino.

Tres investigadores como Lucius Carl, Agustín Mijares y Liev Borchin han traducido sus trabajos y creado cátedras de investigación a partir de su obra. ¿Cuál considera que es la más profunda de ellas?

¡Qué pregunta tan compleja, Senderito! Como todo creador, me cuesta definir cuál es la más profunda de mis obras. Imagínate, todas son profundas, como corresponde a mi intelecto; pero si debo ser arbitrario, te diré que está entre La Fosa de las Marianas, Cuatro ensayos sobre la pasividad trisexual y la anchura del canal de parto y Las Mil y Una Historias: discursos comentados de un sanaco ilustrado. Ambos fueron, respectivamente, Premio de la Crítica al Tabaco Más Denso 2008 y Premio Óscar Guáil de Sátira Metafísica 2011.

¿Cuál es su opinión respecto al mariconismo celular?

Siempre me ha gustado Céline Dion, sobre todo la canción que hizo para la película Guardaespaldas.

¿Apoya usted la bisexualidad monofásica?

Apoyo la libertad de cada cual para escoger y disfrutar de su sabor de helado preferido; creo que ese es un derecho humano inalienable, como el de protagonizar sus propias parodias de Sylvester Stallone o despotricar de los protagonistas a la hora de la novela cubana. Yo estoy más allá de eso.

entrevista exclusiva, entrevista exclusiva, entrevista exclusiva, entrevista exclusiva, entrevista exclusiva, entrevista exclusiva

Autor

Puede comentar acá

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas