Onírica

Crónicas de Tutanga (V)

Tutanga en la nueva coyuntura especial.

Por: Ernesto Gutiérrez Leyva

Durante la semana que culmina, Tutanga ha estado auténticamente conmocionada. Medios de comunicación, jubilados en los parques, personas haciendo cola, todas hablan de lo mismo con intensa preocupación: el incendio en el Amazonas. En ningún lugar de la nación es tan palpable la inquietud como en las paradas de los autobuses: auténticas aglomeraciones que bien harían pensar al visitante extranjero que se han adelantado las festividades por el 1 de mayo o que se espera la visita papal, se suceden en todos aquellos puntos del país que en algún momento tuvieron el privilegio de contar con transporte público.

Como respuesta a la situación antes narrada, representantes de las altas élites empresariales comparecieron en televisión, anunciando toda una serie de medidas en respuesta a la coyuntura nacional: Se prevé un aumento considerable de las bicicletas en las vía públicas, así como un mayor aprovechamiento de las energías inagotables, como el sol y -como ya es tradición- las del propio tutano de a pie.

La alta dirección tutana, también ha mostrado interés en evitar el temido invierno nuclear, por lo cual ha tomado medidas para evitar las bajas temperaturas en sectores como el transporte público “ahora irán más apretaditos” anunciaba el administrador de la finca durante su comparecencia en televisión.

Entre los primeros resultados esperados, se espera una drástica reducción de la emisión de CO2 a la atmósfera, así como un palpable descenso en los accidentes automovilísticos y ferroviarios… Dicho y hecho: la implementación de las políticas proambientalistas ya empiezan a implementarse y a arrojar resultados: el derroche de electricidad en los hogares comienza a descender, el calor humano se siente como nunca en el transporte público y hasta al célebre empresario que dirige la finca, Richard Gere, se le ha visto repartiendo botellas de aire limpio por toda la capital. El impacto en la opinión pública es evidente: las personas conversan sobre las medidas tomadas larga y tendidamente -durante horas incluso- en las paradas de los ómnibus urbanos.

Dado que se espera una continuidad de la coyuntura presente, el mencionado líder ha hecho claras referencias de saber qué están haciendo, él y su equipo de trabajo. Afirman tener un plan metódicamente estudiado ante la previsible evolución de los acontecimientos, los cuales no por ello dejan de ser menos coyunturales…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: