Onírica

Depredador

Por: Giordan Rodríguez Milanés 

Quien ve voltearse en el último instante a una rata que huye despavorida, cree que el roedor es valiente. Y no: es precisamente el terror lo que la compulsa a enfrentar el destino, y a tratar de hacer daño al presentir que se acabó su tiempo de engullir sobras. Chilla, se desespera, salta, chilla…

Algunos pasan por la vida como ratas con ínfulas de depredador sin siquiera percatarse de que su último chillido ya pasó. Los delata su anonimato, su vocación omnívora para digerir oportunidades, aún cuando la rapiña les chorree por la demagogia perniciosa. 

…chilla hasta que el gato, ineludiblemente, por ley natural, le desgarra de un zarpazo. 

Así como el depredador esparce las vísceras de su cena, el tiempo muestra las entrañas del simulador, del oportunista, del cobarde que cree que, porque esconde su identidad en un rostro valeroso, ya es valiente; del que cree que, porque repite las palabras forjadas a sangre y pólvora por un revolucionario, ya es revolucionario. O confunde el combate, físico o político -que lo escoja- con el chancleteo de solar de comadres ya sin prótesis dentales. 

Hay quien cree que una vida de vómitos panfletarios sobre la hoja en blanco puede compararse con una vida lumbre de canciones sobre el pentagrama, con metáforas que lo mismo le sirven para amar a una muchacha al injustamente condenado que para que el soldado se entierre en una trinchera y espere la embestida del enemigo. 

¡Esperar al enemigo mientras se pregunta quién habrá visto por fin al unicornio!  ¡No como la rata acorralada, no! Sino como el espíritu bravío detrás de, cuyo rostro y nombre, se esconde el cobarde, que jamás lo pudo ni lo podrá emular. 

Hay ratas que creen que, porque aprendieron a medrar hasta cierta altura, jamás encontrarán el gato que las va a sumir, para siempre, en un olvido que ni sus propios hijos la recordarán.

También le puede interesar

cobardía política en Cuba, cobardía política en Cuba

Autor

Puede comentar acá

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas