Onírica

Desde que no estás

Desde que no estás. 

Por: Miguel Alejandro Hayes

Nota al lector: Llevo días pensando. Lo hago. No lo hago. Digo mañana y termino por no hacerlo.
Ya me decidí y ahora no encuentro un porqué que me lo impida.
Perdónese al no poeta por las faltas, las impurezas y las inercias; tenía un gran motivo.

A Elizabeth

Sabina calla desde que no estás.

No se atreve

a correr sin mirar atrás.

Hegel ya no quiere cuestionar la nada,

a su ir y venir sin cesar

de otredad y mismidad.

Aute cansado, se niega a hacer sus

labores.

No reivindica espejismos,

ni me cuenta de lujuriosos amores.

Derrida no menciona a la metafísiva ni a

su presencia.

Mi héroe posmoderno y gallardo

no declama de Shakespeare ni de los

Espectros de Marx.

Y Marx ¡mi Marx!

al igual que todos: calla

desde que no estás.

 

 

También le puede interesar 

Nota al lector: Llevo días pensando. Lo hago. No lo hago. Digo mañana y termino por no hacerlo.
Ya me decidí y ahora no encuentro un porqué que me lo impida.
Perdónese al no poeta por las faltas, las impurezas y las inercias; tenía un gran motivo.  A Elizabeth Sabina calla desde que no estás. No se atreve a correr sin mirar atrás. Hegel ya no quiere cuestionar la nada, a su ir y venir sin cesar de otredad y mismidad. Aute cansado, se niega a hacer sus labores. No reivindica espejismos, ni me cuenta de lujuriosos amores. Derrida no menciona a la metafísiva ni a su presencia. Mi héroe posmoderno y gallardo no declama de Shakespeare ni de os Espectros de Marx. Y Marx mi Marx! al igual que todos: calla 

2 Comments

Puede comentar acá

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas