Onírica

El profesor de Ética

Profesor de ética

Por: Elaine Roca

Esperando a que sea la una no hay nada que hacer, me siento y miro…
Ahí viene el profesor de Ética, el mismo de hace años. Siempre sonríe, tiene la quijada salida y los ojos pequeños. Es calvo porque el pelo parece que le estorba al cráneo. Hombre negro, para el orgullo de las razas. Usa pantalón de tiro alto, tiene marcado el pliegue de la plancha al frente, los dobladillos correctos, los zapatos abetunados brillantes, acordonados para que no se salgan. Las medias geométricas combinadas con el cinto, el cinto de cuero, la hebilla plateada. Pullover a rayas anchas y apenas líneas rojas. El cuello doblado, en puntas, perfecto, con tres botones, y los tres están ahí. Las uñas cortas, sin mugre, y la nariz sin aire.

También le puede interesar 

Profesor de ética

Por: Elaine Roca

Esperando a que sea la una no hay nada que hacer, me siento y miro…
Ahí viene el profesor de Ética, el mismo de hace años. Siempre sonríe, tiene la quijada salida y los ojos pequeños. Es calvo porque el pelo parece que le estorba al cráneo. Hombre negro, para el orgullo de las razas. Usa pantalón de tiro alto, tiene marcado el pliegue de la plancha al frente, los dobladillos correctos, los zapatos abetunados brillantes, acordonados para que no se salgan. Las medias geométricas combinadas con el cinto, el cinto de cuero, la hebilla plateada. Pullover a rayas anchas y apenas líneas rojas. El cuello doblado, en puntas, perfecto, con tres botones, y los tres están ahí. Las uñas cortas, sin mugre, y la nariz sin aire.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas