Onírica

El último Bírol con alma

Bírol con alma.

Por: Day Cordero

 

La introducción de mierda que puedes saltarte:

No estoy loca, solo que, cuando beso con los ojos abiertos pienso cosas curiosas.

Abro los ojos y cierro las piernas. Veo al mundo como si buscara otros labios. ¿Debería inspirarme este beso narciso?

Los labios se van aburriendo.

Seco el arroyo. Ridícula su pose de galán. La dama infeliz madura en un beso. Luz en sus ojos, prosa triste en su vestido. Áridas sus piernas. Vive en los celajes y carente de música besa a la rutina mientras que al amante narciso le aparece un sapo en el pantalón.

¿Por qué aquí no hay canción?

***

Nota rápida en mi teléfono:

Me convencí de que había conocido al último ´´Bírol con alma´´ el día que encontré un preservativo entre las cosas de mi abuela. Eventos aislados, lo sé, pero ese día supe casi al azar que él era el último ´´Bírol con alma´´, el beso con los ojos cerrados de la dama infeliz, y el tipo de ser humano que haría un chiste sobre el preservativo.

***

La parte que me inspira:

Sé de un amor tan fuerte que hasta su semilla nació convertida en canción.

Bírol, te pienso y se enternece el piano que suena mientras escribo. Tropiezo entre páginas que gritan, los minutos me acarician la boca y la idea de ti se hace indescifrable en una fotografía.

Mi Bírol con alma, esta soy, romántica en el tejado y cortesana tierna en las noches.

Escuché decir que hasta la reina de Inglaterra hablaba de tu peinado, el niño a cuadros, el de la guitarra divertida y el dichoso piano que no ha aprendido a tocar.

Dichoso el piano. ¿Supo alguna vez que eras canción?

Soy joven, te escucho y revoloteo, revolotean las cartas de amor que emigraron contigo. Bírol, estoy volando en mi habitación. Ojalá el viento me marchite el rostro en un millón de aplausos para la mujer que te sostuvo en brazos.

Bírol, eres su canto al mundo en la mejor de las versiones, su foto atemporal. Dos, para abrazarte cuando echas de menos el ruido, la armonía es insípida y el resplandor del día casi tan aterrador como la luz de un quirófano.

Bírol, mi Bírol, la prueba de amor que burló al destino. El pelo suelto cuando escribo, la lágrima dulce que me hace pensar.

Y te veo Bírol, imponente en el Muelle de los Desaparecidos, echando de menos al otro extremo de la cuerda que te germinó.

***

´´Love me do´´

Último Bírol con alma, las metáforas fluyen nostálgicas y tienen sexo entre renglones, casi tan frescas como tu mirada en el sepia. El mundo está lleno de colores, rojo el sur, cuando tu estribillo brota en mi sexo.

Quiero besarte con los ojos cerrados y extraviarme en un campo de flores como se pierde un pinareño en La Habana. Quiero alcanzarte sin sombrilla en la tormenta, ser niña contigo y adulta después. Precipitarme en veinte ´´Golden Slumbers´´ sobre tu piel.

Brisa que me alborota el vestido, chubasco en mi Liverpool derretido ¿Hacemos un cancionero juntos y mil veces el amor?

¿Bírol, tú eres real? pellízcame las perlas, pellízcame la carne para darme cuenta.

Love me do.

Chico, love me tú.

***

´´Help´´

Lamenta mi ventana en noches donde la mente va más de prisa que la vida, me perturba el aquello de verte morir en el último acorde.  Observo el reloj y tengo la loca idea de cómo los rusos deberían clonarte. Tírame el cabo Vladimir.

Una canción no sabe que es canción, ni siquiera puede escucharse a sí misma. Una canción me adivina la vida, me incendia las sábanas en veinte abrazos de fuego que debieron ser las de Caín.

Me perdí en muchos bares donde no estabas tú. En el silencio del caos te escuché, luego de la explosión y la culpa que queda cuando estalla una canción incomprendida en el alma equivocada.  Mi Bírol, mi hogar cuando me quito los tacones que dicen quien no soy.

***

Bírol oculto y antisocial, no hay mejor erotismo que el vivido cuando te descubro un lunar.

Somos un secreto a voces entre los espíritus de los coliseos. Hasta los fantasmas de mi baño saben de ti, del llanto de tu guitarra mientras me explota lentamente el sur en veinte átomos de placer, de mis senos pálidos y libres en un cuadro de Van Gogh.

Alimentas al artista y a mí me pica la libertad.

Invócame tú y te invoco yo mientras imaginas líquida, sólida y vaporosa tu melodía sobre el ombligo de la flaca con cuerpo de guitarra. Mi Bírol, mi canción de ducha, las pompas de tu jabón de pepino penetrando mi cuerpo.

Mis labios pintados con tu nombre en la tela, mi lengua contando todas las veces que me desnudo. A las 11 y 11 que me bese el acorde mientras hago de tu boca mi silla.

Mi canción en la pregunta, mi respuesta en tu erección.

.

Bírol con alma, todas querrán escucharte cuando tu corazón de partitura navegue y se aleje del puerto. ¿Nos abrazamos y nos conformamos con que sea platónico?

Mi Bírol con arte y látigo en la lengua, abuso del posesivo con la misma intensidad con que nos abusamos en la madrugada, pero sé que no se mantiene cauta a una canción.

 

También le puede interesar 

2 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas