Onírica

Un poema de amor

Por: Miguel Alejandro Hayes

Yo soy disidente

no porque me amarre a esta colina derruida

con río sin entusiasmo

y bohíos de concreto

o a una de esas ventanas con vista a luces

compras abundantes

y el sueño hecho publicidad

sino porque me niego a escoger cuando me obligan

y boto el mapa

en el que quieren que dé mis coordenadas

Reniego de los planos

de este atlas

Soy disidente,

no estoy.

Marianao. 24 de noviembre de 2020.

Un poema de amor

Por: Leonardo Romero Negrín

Hicimos ayer presencia:

Voluntad, guitarra en mano

Resolviendo como hermanos

Todas nuestras diferencias.

Para actuar con coherencia

Y vivir con la entereza

Con que la conciencia reza

probar… con amor… sin odios

Si resiste el Capitolio

La manzana en la cabeza

Porque no se crea un puente

Para cruzar y cortarlo

Se lucha para ensancharlo

Y caber todos de frente.

Y entonces, ser consecuentes

Con la gran aspiración:

Ser Todos : Generación

Con mucho amor en su centro

Con una gran Isla adentro

Que exige Revolución

Guillermo Tell, tus hijos, ¡coño!

Crecieron.

También le puede interesar

jóvenes frente al Ministerio de Cultura, jóvenes frente al Ministerio de Cultura

También le puede interesar: Convivencia, por: Miguel Alejandro Hayes

¡Yo voto sí! ¡Yo voto sí! ¡Yo voto sí! Es la consigna, la voz que se ha escuchado bien alto por toda la casa, como quien se llama a sí mismo. Parece que ya se han hecho normales los gritos de cuatro sílabas, bien pegajosos.
Al fin, la victoria auto-anunciada desde antes que se pensara una posibilidad de referéndum, es indiscutible, y su porcentaje lo confirma.
El Yovotosí, cariñosamente Sí, ya puede estar tranquilo. Reafirmó su discurso de ser continuidad de la Revolución, de su compromiso con el socialismo cubano, de homenajear a Fidel, de respetar los derechos y expandirlos, y hasta de su solidaridad con Venezuela. En pocas palabras, reafirmó ser amo y señor de la casa.
Va orondo, disfrutando el resultado de aquella obra de la que es hijo pródigo y de lo que -a pesar de algunos esfuerzos innecesarios- obtendría de todas todas.
Pero hay algo que el Sí olvida: aunque sea quien mandé en la casa, no está solo en ella. Si bien antes -incluso antes de que llegara a esta- sus padres eran sus únicos habitantes y si desde afuera se les intentaba colar algún inquilino con pretensiones de tomar la casa, este era expulsado; ahora hay otros habitantes. ¡No son hijos bastardos, no! Son hijos de las mismas circunstancias, y de los mismos padres que el Sí. Con la misma educación, solo que no todos son iguales y no se interactúa de la misma manera con el medio en el que se está.
Esos otros hijos son, el Yovotono, y el Yonovoto -este es el más viejo de los dos-. Son cariñosamente el No, y el Novoto. Ambos, más pequeños que el Sí, pero están ahí. El Sí ha estado adaptado a lidiar con el Novoto, y ciertamente es insignificante para él, tanto que ha olvidado que existe,-y creo que hace bien. Pero el más pequeño habitante de la casa, el No, ha crecido, no mucho, pero sí lo suficiente como para que junto con el más apático del hogar se hagan sentir.
Todos ellos -los tres- son parte de la casa y tienen derecho a ella. El Sí manda, pero no puedo expulsar a los otros. Tiene que aprender a convivir con el Novoto, más bien con el No. Es feo que siga dando gritos que se llaman a sí mismo. Ya no puede ignorar a esos dos hermanos, ni maltratarlos -aunque sean majaderos e indisciplinados-. Son las reglas de la casa, las que el Sí puso.

Autor

2 Comments

  • Anónimo

    Existe un dicho popular, “el mundo para que sea mundo tiene que tener de todo”, y es cierto. Mi opinión: He leído muy poco, acabo de encontrar una frase escrita por Martí, “… el hombre es una magnifica unidad, compuesto de variedades individualidades…”, (Agosto 28 de 1880, en Nueva York), Él hizo mucho por la unidad de todos los cubanos, como maestro eso, entre muchas cosas nos dejó como enseñanza, pero además con la importancia que ello genera para conseguir el bienestar y la prosperidad de todos los cubanos.

Puede comentar acá

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas