Onírica

Kubilete

Fotografía: Anckla

Por: Anckla
Siempre que vemos la vida aquí, en esta mesa de juego, se nos pasa la hora pensando en emigrar.
No importa ser negro o gallego, jevita o cundango; o te rompes la cabeza esperando que la suerte te sorprenda o vendes alguna prenda para comer.
El cubano ha aprendido a luchar con la carencia, a huirle a la inteligencia que se camufla entre nosotros.
A la jevita del gallego , si no aparece algún punto -que es rojo y se convierte-, le sirve desde un negro hasta un cundango. La detienen luchando y le ponen advertencia. La gallega y su negro, también al punto le huyen.
Si 4 negros y un punto no logran hacer la noche, si 5 jevitas buscan en el Meliá sus gallegos, si 3 cundangos La Rampa recorren como manada, los puntos que se corroen, le quitan la jugada, al cubano aventajado que lucha su carabina -esa jugada fina para poner el tiro.
Se jode por 2 puntitos y ya, na’, no es natural. Si fuera el tiro natural de 5 cubanos buenos, el full de aces como siempre, es quien mayorea el juego.
Dejar de jugar por abajo y llamar las cosas como son… perder tiempo en la constitución de nuestras reglas de juego… ¿tiene más derecho el gallego aunque valga menos que el cubano?, los cundangos que se casen ¡cada cual con su ano!
Las jevitas que se quieren, tienen derecho al matrimonio. Los negros son patrimonio -los trajeron los gallegos-, no discriminarlos a ellos, pues ¡todos somos CUBANOS!
La carabina se puede, siempre que puedas jugar, pero el punto en este juego todo lo quiere controlar. Cuba debe gritar, no al full de puntos, para ganar.

Un Comentario

  • Mauricio Cifuentes Nodarse

    Me sorprende que haya sobrevivido el término ¨cundango¨ al siglo XXI. Para los que no lo conozcan es sinónimo de gay, afeminado, sodomita, homosexual pasivo. Me atrevería a decir que cuando Don Fernando Ortiz lo pronunciaba le dejaba un buen gusto en su boca. Es un vocablo que suena tan infantil como él: como un globito que se revienta en la boca. Cun-dan-go.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: