La reacción de Nubia
Onírica

Caso clínico #1: Nubia

Por: Ernesto Núñez

Nombre del paciente: Nubia
Diagnóstico: Trastorno de identidad disociativo (TID)
Introducción: El trastorno de identidad disociativo es un diagnóstico controvertido descrito como la existencia de dos o más identidades o personalidades en un individuo, cada una con su propio patrón de percibir y actuar con el ambiente. Al menos dos de estas personalidades deben tomar control del comportamiento del individuo de forma rutinaria, y están asociadas también con un grado de pérdida de memoria más allá de la falta de memoria normal. A esta pérdida de memoria se le conoce con frecuencia como tiempo perdido o amnésico.
Análisis clínico de la paciente: Hasta el momento es posible identificar cuatro identidades o personalidades bien definidas en la mente de la paciente. A saber: Personalidad 1, responde al nombre de Continuidad. Personalidad 2, el resto la identifican como Disidente. Personalidad 3, será identificada como Indiferente pues no recuerda tener nombre. Personalidad 4, se refiere a sí misma como Revolucionario.
1 (Continuidad): Sentimientos de superioridad, hipersensibilidad y respuesta agresiva ante la evaluación negativa. Excesiva emotividad y búsqueda de atención. Grandiosidad, necesidad de admiración y falta de empatía. Patrón general de desprecio y violación de los derechos de los otros. Patrón hostil, agresivo, abusador y destructivo. Preocupación por el orden y el control, a expensas de la flexibilidad, la espontaneidad y la eficiencia.
2 (Disidente): Sentimientos de superioridad, hipersensibilidad y respuesta agresiva ante la evaluación negativa. Excesiva emotividad y búsqueda de atención. Presencia de un exacerbado trastorno victimista. Grandiosidad, necesidad de admiración y falta de empatía. Patrón general de desprecio y violación de los derechos de los otros. Patrón hostil, agresivo y destructivo. NOTA*: Es evidente la semejanza entre estas dos personalidades. Tal vez sea esta la raíz de la relación de odio que existe entre ellas.
3 (Indiferente): Sentimientos de inferioridad, trastorno bipolar tipo I (presencia de episodios maníacos alternados con graves estados depresivos). Excesiva despreocupación por su bienestar, pérdida de memoria a largo plazo. Manipulable. Excesiva pasividad ante lo mal hecho. Sentimiento de culpa que lo lleva a autolesionarse.
4 (Revolucionario): Sumamente empático. Sentimientos de superioridad. Excesiva emotividad. Trastornos de ansiedad social y depresivo. Déficit de atención, inseguridad, desorden. Curiosidad exacerbada. Sobre-excitabilidad psicológica. Pereza y temor extremo a la equivocación

Relación entre personalidades: Continuidad se presenta como la personalidad dominante en Nubia. No reconoce la existencia de Indiferente, a pesar de interactuar a diario con este. Con Disidente la relación es más compleja pues aunque acepta su presencia no parece entender que forma parte del mismo cuerpo. Y con Revolucionario parece existir una confusión pues cuando se refiere a él lo llama Disidente, como si fueran el mismo. Hacia estas dos personalidades la actitud es agresiva, pues se piensa como la única personalidad en Nubia y las ve como cuerpos extraños que desean su muerte.
Disidente no está de acuerdo con que Continuidad sea la personalidad regente e intenta sabotear y desprestigiar las acciones de este. Al manifestarse se expresa como una víctima, pero queda la cuestión de si se siente así o lo finge. Incluso ha llegado al punto de auto flagelarse para acusar a Continuidad del daño. Cuando se refiere a Indiferente expresa pena por su situación pero rara vez trata directamente con él, y acusa a Continuidad de los trastornos que sufre aquél. Confunde en ocasiones a Revolucionario con Continuidad y cuando se refiere a estos no es posible discernir cuando habla de uno o de otro.
Indiferente no se expresa mucho, y casi todos los intentos de hacerle hablar terminan frustrados por la intervención de las otras tres personalidades, principalmente de Continuidad. Cuando asume el control permanece callado y tembloroso, aunque a veces se ríe estrepitosamente. Se muestra confundido cuando se le pregunta por Revolucionario, alarmado al mencionarle a Disidente incluso pide que no se le mencione más y mira a todos lados asustado – , y al preguntarle por Continuidad siempre repite un discurso cargado de elogios con la mirada perdida en el vacío.
Revolucionario se presenta con mucha formalidad, paciencia y educación. Recalca que no tiene mucho tiempo para hablar y reflexiona cada frase que sale de su boca. Demuestra una lástima profunda por la situación de Nubia, entiende que es solo un fragmento de ella e identifica a Indiferente como la personalidad original, pero revela que no sufría ninguno de los trastornos que padece hoy, aunque expresa que nunca fue feliz. Explica que ciertas circunstancias, como violencia física y violaciones repetidas fueron las causas que llevaron a Nubia a sufrir el TID. No critica directamente a ninguna de las otras personalidades pero sí sus acciones, pues asegura que todas están conscientes del problema que supone el TID, pero prefieren o ignorarlo o luchar por destruir al resto de las personalidades, lo que asegura solo llevará a Nubia al suicidio.

Esquema de relación entre las distintas personalidades

Conclusiones del caso: En la cabeza de la paciente existe una lucha cada vez más agitada por el control del cuerpo, al punto que en ciertos momentos dos personalidades toman el control al mismo tiempo y Nubia comienza a golpearse frenéticamente a sí misma. La influencia de Continuidad y Disidente son extremadamente dañinas para Nubia. Hay que enfocarse en el fortalecimiento de Indiferente y explicarle de la existencia de Revolucionario, para intentar que juntas asuman el control y entonces trabajar por la unificación de todas las personalidades en una sola.

3 Comentarios

  • ismael Zuaznabar

    no entendi el mensaje kafkiano del autor y ademas si se refiere a situación nacional debería ser directo o no tiene pantalones

    • Hayes Martinez

      Gracias por comentar Ismael. A pesar de no ser yo el autor del texto, le comento par de cosas.
      Lo primero, es que modere su comentario, que se va de los límites del respeto.
      Le sugiero también que esté más al tanto del contexto en que está publicado. Me refiero a que es atento, verá que el texto está publicado en la sección Onírico, justo donde se publican los textos que tengan cierta elaboración metafórica, artística, o que no sean simplemente el clásico texto de opinión política o teórica, cultural etcétera.
      Por otro lado, debería estar al tanto de las diferentes manera de comunicar, el autor, prefirió usar una metáfora ( la que quiso, y le gustó) para comunicar algo de la realidad.
      Qué realidad? En qué país reside usted? Interprete el texto.
      Cada cual comunica de la manera que prefiera su mensaje. Si quiere algo más directo, escríbalo usted.
      Gracias también por su apreciación literaria. Saludos

    • oscaracso28944

      Ismael… diría que agradezco el comentario. Por lo general lo hago… pero no. Primero porque no me aporta nada, no aprendo nada, no critica nada para que artículo o el autor (yo) mejore. Pero le voy a responder porque mi mamá tomó ácido fólico en el embarazo y se dedicó a educarme bajo las normas de respeto cívico y social más básicas.

      Le recomiendo ubicarse en contexto, o categoría. Este texto se cataloga como onírico, es decir, tiene el mismo rigor científico que un cuento o una poesía.

      Y sí, sí me refiero a Cuba, a nuestra sociedad dividida actual ¿Acaso usted nunca leyó Abdala? Creo que no… es una obra de teatro escrita por José Martí dedicada a la Patria, a la cual llama Nubia en el texto. Y la Patria de Martí es Cuba. Si no entendió la analogía no es mi problema, el arte es subjetivo.

      A ver mi niño, déjame explicarte los otros símbolos que usé en el artículo y que le pueden ayudar a descifrarlo:

      Continuidad: palabra que viene del latín «no me muevo porque no me da la gana»… Es la palabra q ha usado Díaz Canel en su campaña mediática para reafirmarse como líder del pueblo.

      Disidente: palabra que viene del griego «voy a dar perreta»… es la forma más educada que encontré que usa la oficialidad para referirse a la oposición, hay muchos más: apátrida, imperialista, gusano, etc… seguro las conoce, se mencionan mucho.

      Indiferente: uso este término para referirme a toda la masa de pueblo alienada por el estrés, el calor, el hambre, y todos esos males.

      Revolucionario: este es el que mejor define a aquellos pocos intelectuales que se dedican a pensar en una solución para esta locura de país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: