Opinión

Romerías, la Utopía

Señales de un cambio del paradigma comunicativo católico en Cuba y el documental, “Romerías, la utopía”

Por: Julio Pernús
En realidad siempre resulta complejo escribir sobre la obra de un amigo, pero he preferido hacerlo, antes de permitir que el tiempo abdujera los recuerdos del estrenado documental, “Romerías, la utopía”, de los directores Carlos Gómez y Manuel A. Rodríguez Yong.
No es mi interés hacer un examen a fondo sobre la calidad audiovisual de la obra, pues en su presentación nacional el 6 de mayo, durante el programa de la televisión cubana, “Cine de Nuestra América”, el presentador Frank Padrón hizo un análisis integral y acertado del material. Pero, sí quisiera detenerme en los rasgos católicos que posee la ópera prima del director Rodríguez Yong, joven comunicador católico y miembro de SIGNIS Cuba.
Desde hace algunos años me he interesado en escribir sobre la nueva realidad comunicativa que se viene asentando en el interior de la iglesia católica cubana. Cada vez es más común ver a comunicadores católicos ocupando roles protagónicos en el ecosistema de los medios masivos de comunicación en la Isla. Hoy, más que construir una pastoral de la comunicación especializada en comunicar ad-intra, orientada a los mismos católicos, el desafío es generar un discurso coherente, en medio de una sociedad que suele valorar la diversidad de voces.
Muestra de este cambio paradigmático es Romerías, la utopía. Desde el principio de la obra se evidencia la formación católica de Manuel Alejandro. El largometraje comienza mostrando los antecedentes cristianos de la fiesta más popular de la juventud cubana. El propio director ha dicho que su realización conllevó un arduo trabajo investigativo; de ahí que sería deseable e incluso factible, seguir contribuyendo a este esfuerzo indagando y publicando en los medios eclesiales información relacionada sobre los sacerdotes franciscanos que, ya en la etapa colonial, instauraron en Holguín esta milenaria tradición.
No creo que fuera ingenua la transmisión de imágenes de la eucaristía con que da inicio a la fiesta joven del arte cubano y que ocupa varios fragmentos del largometraje. Incluso se menciona los conflictos iniciales con la Iglesia, en pos de forjar una imbricación de la comunidad católica con el mundo de la cultura ecuménica, pues no se quería desgajar de un tirón el carácter religioso de las Romerías.
Incluso durante la secuencia de la entrevista al P. Marcos, de la diócesis de Holguín, este afirma que la comunidad católica debería tener un aporte mayor en las Romerías; literalmente dijo:

el evento cultural debería tomar un carácter de mayor importancia para la Iglesia.

Yo creo que la imagen gráfica que pudiese representar la impronta religiosa de Rodríguez Yong como director es la importancia visual que se la da a la Loma de la Cruz y especialmente a esa cruz, durante el hilo visual del rodaje.
Un regalo especial para los espectadores son los fragmentos de la bendición del Papa Francisco a toda la ciudad de Holguín, un gesto que lleva detrás el esfuerzo de Monseñor Emilio Aranguren, obispo de la diócesis oriental y quien merecería, por su amor a la ciudad de los parques, ser declarado hijo adoptivo de la provincia.
Aunque no es en sí una obra católica, creo que Carlos Gómez y Manuel A. Rodríguez Yong como directores, prefirieron darle el carácter sincrético real de las Romerías. No deja de ser un documental cargado de referencias católicas en su ADN, como el aporte a escondidas de Cáritas a la construcción de uno de los símbolos de la fiesta y cómo los organizadores trataron de ocultar el logo para no molestar a las autoridades civiles. En realidad, como toda obra humana, es perfectible y sus directores han mencionado elementos a mejorar. Pero, insisto, que cada día es más común ver a católicos dentro de nuestros medios ocupando roles protagónicos y eso nos hace pensar con ilusión, cómo ha cambiado el paradigma comunicativo de la iglesia en el país.

Otros textos de este autor

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas