Política en Cuba

Carilda Oliver… Labra

Por: Jorge Fernández Era 

—Mi amiga: extiéndete en la butaca, habré de actualizarte como al modelo económico.

—Tengo cosas que hacer, no puedo dedicarte veinte años.

—El tema lo merece: ¡Cuba se suma desde ya al extensionismo agrícola!

—¿Y no lo estaba? ¿No es picadillo extendido eso que nos dan por la bodega?

—Soya: soya extendida… Pero por ahí no va la cosa: extensionismo agrícola es suministro de la información necesaria al productor para que este decida las mejores opciones en su finca.

—¿Más información? ¡¿Acaso él no ve lo que se cosecha en el noticiero y la mesa redonda; las visitas del presidente, del vice y del primer ministro a campesinos que lo hacen bien y a empresas agrícolas que lo hacen mejor; los spots atestados de puercos, viandas y hortalizas, con música de a la hora que me llamen voy y cubano vamo’ pallá?! Todos juntos parecen formar parte de la campaña Pensar como París.

—Fertilízate: lo trascendente es que los campesinos recibirán la visita de extensivistas (respira, respira) que los asesorarán respecto a mejores prácticas de siembra, cultivo y cosecha…

—…que ellos ignoran.

—Exacto. Paralelo a eso, comenzarán a implementarse nuevas formas de comercialización de productos agrícolas.

—¡Acopio de paciencia! Desde que yo gastaba culeros he sufrido unas treinta maneras de transportar los productos del campo a la ciudad para que no lleguen, para que se pierdan entre CPA, CCS, UBPC y siglas conexas.

—Les sucede lo que a la leche: vagan de almacén en almacén y regresan al lugar de origen… No podemos renunciar a que cada cubano se los coma cuando le dé la gana.

—Me suena.

—Como debe sonarte lo de la entrega de tierra en usufructo…

—…que lo único que ha traído son fructos llenos de tierra.

—Te veo negativa. Te impide percibir que todo se descentraliza…

—Aquí lo único descentralizado es la zafra azucarera.

También le puede interesar

—…y ya no será el Ministerio de la Agricultura, sino los Comités de Defensa de la Revolución, los que se echarán encima el desarrollo agrícola en la base. El nuevo coordinador ha declarado que es un imperativo cosechar calabazas, que es un imperativo cosechar piñas, que es un imperativo cosechar hasta la última maceta…

—Prisionero del imperativo el hombre. Nos llama a dejar el descanso reparador para sumarnos al surco, para dejar de ser lo que somos: comunidades cazadoras-recolectoras. 

—Carpentier nombraría a eso regreso a la semilla.

—Y a los corrales, que no ha sido sin el consumo de carne como el hombre ha llegado a ser hombre. Lo dijo Engels.

—Ese, cuando analizó el papel del trabajo en la transformación del mono en hombre, no pensó en las organizaciones de masas. La entrega de regaderas de acero inoxidable es un paso trascendental en la historia de la humanidad.

—¡Las vi! Diez litros. ¡Sueño con una en la ducha!… Ya me caerá alguna si la distribución de la regadera es tan regada como todas las distribuciones.

—Que cada cual siembre su pedacito. Dejaremos de ser una carga para el Estado y se llegará a las treinta libras de viandas y vegetales y a los cinco kilogramos de carne per cápita de que habla el ministro de la Agricultura. Es la única manera de bajar los precios. 

—Que Dios te oiga. Ayer pagué por una col veinte pesos. Daba dolor picarla: pequeña e inmadura.

—Confía en Murillo. Prometió que, con el ordenamiento, los salarios se elevarán por encima de la canasta básica.

—¿Y si sucede al revés?

—Me desordeno, te desordenas, nos desordenamos.

desarrollo agrícola en Cuba, desarrollo agrícola en Cuba

Autores

Puede comentar acá

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas