Política en Cuba

Ciencia y gobierno en Cuba. Dirigir no es una tarea (I)

En plena lluvia, el equipo del Solar se traslada a la casa del profesor e investigador Ricardo Jorge Machado, un intelectual cubano de larga trayectoria.
A pesar de la tormenta, truenos, lluvia, se desarrolla una entrevista cuyo eje central es la relación entre Ciencia y Gobierno en Cuba.

Ivoox

Apple Podcast

Telegram (versión comprimida)

Si la estrategia se aprobó por el Buró Político desde la semana pasada y ustedes decidieron esperar hasta ayer para anunciarla: ¿son los enemigos los responsables de que en los últimos días se mostrara “insatisfacción, incomprensión, inseguridad”, “se especulara, se sembraran dudas y se alimentara la desconfianza” sobre las medidas que venían en camino? ¿No son ustedes mismos? ¿Es esa “la manera más efectiva de comunicar” “con toda transparencia” para no “seguir anclados a formas anteriores a la era digital”, de no “burocratizar los procesos ideológicos”, de ser “más proactivos, capaces de anticiparnos a las manipulaciones mediáticas” a que usted alude?

¿Es el pueblo el responsable de que solo ahora, a las puertas del VIII Congreso del PCC, se vengan a implementar políticas aprobadas por el VII cónclave en el 2016, que venían estudiándose desde mucho antes y que en el presente encuentran escollos mayores a causa de la crisis de la covid y el recrudecimiento del bloqueo norteamericano? ¿Se asumirá críticamente que el gravamen sobre el dólar que ahora se suprime fue un error, y una tozudez mantenerlo por tanto tiempo?

¿Se sostiene la tan mentada madurez ideológica con la no aceptación del disenso, con casar a la crítica con la oposición y el mercenarismo? ¿Es eso “escuchar, atender, diferenciar la crítica honesta y la sugerencia valiosa del acto malicioso y la propuesta impracticable”?

¿Los indiscutibles resultados en el enfrentamiento a la pandemia y las fortalezas ante situaciones de catástrofe como la que hemos vivido en los últimos meses pueden enmascarar esa trinchera a medio hacer que es una agricultura que no aporta ni el cinco por ciento al producto interno bruto y que debía ser la fuente principal de ingresos? ¿Por qué engañarnos entonces con sobrecumplimientos y planes que nunca se hacen digeribles? ¿No es una vergüenza que un gobierno se reúna todos los días en pos de la comida de la gente y en dichas reuniones solo se cosechen dos libras de arroz y cuatro onzas de frijoles adicionales para los próximos dos meses?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas