Política en Cuba

Episodio 35: Venezuela: crónicas de un desastre anunciado (segunda parte)

Ernesto Gutiérrez continúa en El Solar conversando sobre Venezuela, su orden e historia constitucional. Esta vez aborda el período de Hugo Chávez en el poder. Este es el segundo episodio de tres, para aquellos que gustan de la Historia y el Derecho.

También le puede interesar

No se puede estar en el mundo hoy, del lado de los que luchan y de los que lloran, sin pensar y sin hablar de Venezuela. Lo delicado de su situación no puede confundir a la hora de tomar una postura en su conflicto interno.
Como la rutina de la pugna por el poder en sus estados más primitivos, ocurre que se desatan dos polos, y de ahí, el análisis formal lleva a tener que decidir. Claro está que un golpe de estado no se puede apoyar. Pero, ¿hay que defender a Maduro y a su gobierno ?
La forma en que la izquierda enfrenta la disyuntiva gobierno vs. oposición, no es nada novedoso respecto a sus ya tradicionales prácticas políticas. Aún hoy, seguimos permeados del estalinismo. Este, defiende las lacras burocráticas, militaristas, y a las burguesías disfrazadas con nuevos discursos ideológicos.
Consecuentes con ese paradigma “de izquierda”, el argumento ampliamente difundido, es que todo lo que sucede es resultado de un plan de EUA para tomar el petróleo de Venezuela. Es un poco más complejo el argumento, pero es eso esencialmente lo que se utiliza para explicar qué ocurre en Venezuela.
Hay que tener en cuenta que los términos en que se plantea un análisis determinan su límite, por eso, al encasillar toda la explicación al actual panorama venezolano dentro de la cuestión del enemigo, cualquier solución o resultado pensado, quedará en esos marcos. De ahí, que con dicha explicación extrínseca, se deje fuera de la escena -y carente de legitimidad- a todos eso venezolanos que protestaron por los presos políticos, por los precios, o por cuestiones de democracia. No es que tengan estos razón o no, pero es un hecho que estén protestando pobladores de barrio, y que lo hacen a través del ejercicio de su derecho, y sin ser invitados por el gobierno de EUA. Como he mencionado antes, no hay que tener granos para estar inconforme.
Defender a Maduro como salida, es signo de poseer todavía el mismo rasgo que hizo que en otros tiempos se apoyaran gobiernos autoritarios y estalinistas que tanto le gustaban a la izquierda, los mismos que aplastaron rebeliones y levantamientos populares ( por solo citar, Berlín, Hungría, Checoslovaquia, y los sucesos de Tiananmen).
No se puede negar que la crisis es un elemento al que las potencias extranjeras le intentan sacar partido, más en el caso de Venezuela, con una gran crisis. Ello no significa que se deba apoyar a un gobierno dispuesto a detener con violencia de ser necesario, un levantamiento popular.
El hambre, la cuestión de los que emigran, todo ello no puede pasar a un segundo plano a la hora de pensar en Venezuela “porque hay que defender la patria del imperialismo”.
Si se quiere hacer el socialismo en Venezuela, no puede ser a base de la escasez, de las necesidades insatisfechas, y sobre todo, en este clima que desmoraliza a las fuerzas progresistas que pagan con daños a su identidad política los errores del gobierno bolivariano.
El socialismo resulta imposible de construir yendo junto con burócratas, castas militares, arribistas y oportunistas, que explotan al pueblo por la vía del capitalismo de estado.
Propongo estar claros. Condenemos la injerencia imperialista, tan despreciable como siempre; y defendamos el derecho venezolano a su autodereminación. Ello no quiere decir, que se deba apoyar a Maduro como la mejor opción para Venezuela, y menos para el socialismo.

Crisis de Venezuela. Crisis de Venezuela. Crisis de Venezuela

Autor

  • Un podcast cubano para debatir y reflexionar sobre economía, política, filosofía, y hasta poesía

Puede comentar acá

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas